domingo, 25 de mayo de 2014

DIÁLOGO ENTRE HEIDEGGER Y SANTO TOMÁS DE AQUINO



H. Hola su eminencia reverendísima!!!!!!!!!!!!!!!! Un gran saludo al único que no se olvidó del ser.

ST: Hi, Degger, ¿cómo anda? Bueno, a ver, pare con los eufemismos. Primero, ante todo, yo soy fraile. Segundo, quiero mucho a Gilsón y Echauri, pero yo soy yo.

H. Bueno, suerte que no dijo “Yo Soy”…………

ST. Anda de buen humor hoy. Mejor, no me acuerdo de muchos chistes en sus escritos.

H. Mire quién habla.

ST. Bueno, ok, reconozcamos que ninguno de los dos tuvo vocación de Woody Allen. A ver, volvamos al famoso ser.

H. ¿El yogur?

ST. Y dale. No, su concepción ontoteológica de la metafísica.

H. Querrá decir, la suya.

ST. Yo no me explico a mí mismo con sus términos.

H. Perdón, pero usted ya sabe que para mí, la escolástica es ontoteológica.

ST. Si, claro. ¿Sabe en qué se parecen usted y Descartes?

H. ¡No me ofenda!!!!!!!!!!!!!!

ST. Je je. En que ambos me estudiaron a través de la escolástica jusuítica.

H. ¡Ah!!!! ¿Usted la des-autoriza?

ST: No, todo el mundo tiene el derecho a interpretarme como le parece. El problema es que parece que el único que no puede interpretarse a sí mismo soy yo.

H. Ok, bueno, deconstrúyase.

ST. Usted, como diría su alumno, Gadamer, no pudo evitar verme desde el horizonte de una fe protestante con herencia en la mística renana. Creo que no pudo entender bien mi síntesis entre razón y fe.

H. ¿Ah no? Pruébeme.

ST: Yo nunca hablé de una filosofía y una teología separadas. Hablaba de una Sacra Doctrina. “Filosofía” era para mí la filosofía de Aristóteles, que utilicé, como otras, como herramienta de explicación teológica.

H. Ahá. O sea que usted, de aquí no es…………..

ST: ¿Del s. XX? No, claro.

H. Oh!!!!! ¿Y los “tomistas”?

ST: Déjeme seguir. Le decía que todo mi pensamiento se entiende sólo desde el horizonte judeo-cristiano.

H. ¡Ah!!!!!!!!!!!!!!! ¿Y la famosa filosofía como ciencia autónoma de la teología, a la luz natural de la razón?

ST: Yo nunca dije eso.

H.: Bueno, dígaselo a los tomistas…………..

ST. Les envié un email pero no me contestaron. Pero usted debatió con ellos, no conmigo.

H. ¡Vamos, Tomasito!!!!!!!!!!!! ¿Dijo usted o no dijo que Dios es el mismo ser subsistente?

ST. Ipsum suum esse, si. No confundir con esse, esste y aqquél.

H.Ok,ok. Entonces……………..

ST: Entonces nada. Era un juego de lenguaje para expresar lo inexpresable.

H. ¡Ah!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ¿Ahora Wittgenstein y Pseudo Dionisio?

ST: ¿Why not? Todo vale, dice Yerabend, un hombre de Fe.

H. Ay Dios……………………………………………………………….

ST, si, ok, volvamos a Dios.

H. Adiós.

ST. No, espere. Le decía: Lo que podemos concebir es lo finito. Cuando llegamos a que hay una causa no finita, a “eso” lo llamamos in-finito,  vía negación. Sí, es teología negativa….

H. Pero usted afirma que Dios ES el mismo ser….

ST. Sí, claro, por analogía, por comparación negativa, vía deducción, con las creaturas.

H. Pero usted dice que las creaturas tienen la famosa distinción entre esencia y existencia, e incluso que de ello se demuestra la existencia de Dios.

ST: Lo que es y aquello por lo cual algo es, si me permite la corrección, y las vías, sí: eran un debate con el bueno de San Anselmo. Todo el mundo las tomó como un debate con los agnósticos. En mi tiempo había otras formas de entretenerse, por ejemplo, andar en burro.

H. ¿Había que sacar pasaje?

ST. No, tampoco pasaporte. Era una época muy liberal.

H. Qué horror. Mejor volvamos a las vías.

ST: ¿Las del burro?

H. No, las 5 vías……………..

ST. Ok.

H. ¿Usted las sigue defendiendo?

ST: Si. Detrás de sus circunstancias epocales, que hoy habría que aclarar –juego de lenguaje incluido- su núcleo sigue siendo defendible.

H. Bueno, ese es el problema. Su núcleo es la distinción esencia-existencia, clave del olvido del ser, que la escolástica arrastró desde San Anselmo, aunque usted estuviera en contra de su famoso argumento.

ST. Usted sabe bien que yo hablaba de esencia-acto de ser.

H. Es lo mismo.

ST. No, de ningún modo. El acto de ser de las creaturas es el ser dado por Dios. Tener acto de ser está implicado en la noción de creación. La distinción se origina en que lo creado tiene acto de ser dado por Dios. Dios –vía negativa otra vez- “no lo tiene”.

H. Entonces su demostración de la existencia de Dios –ya sé, de que Dios es la causa primera de las creaturas- es una petición de principio.

ST: Yo no pedí nada. Y además, la lógica, ¿a usted qué le importa? ¿No era parte del olvido del ser?

H.: ¡Pero a usted sí le importaba!

ST. Si claro, lo que yo decía intentaba tener sentido………………

H.: Vamos, ¿quién es ahora, Carnap?

ST: Pobre Carnap, al menos su lógica y su ciencia la sabía muy bien.

H.: No me extraña que lo prefiera a él…..

ST: No es eso, y no se ponga celoso.

H.: Basta, estábamos en que…..

ST. En que la distinción esencia-esse era un modo de explicar que la creatura tiene el ser dado por Dios, listo, lo cual presupone la creación.

H. Ah si ¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Pero entonces se le fue a la miércoles una filosofía autónoma de la Fe……………….

ST: Ya se lo dije. ¿Cuándo tuve esa pretensión?

H. ¿Y entonces?

ST: ¿Entonces qué?

H. ¿La distinción entre la razón y la fe?

ST: Muy simple, yo soy un fraile dominico, contemplo a Dios y predico a Dios, y para predicar a Dios, a Dios Padre, uso la razón, tomando todos los elementos que pueda. Entonces sí, hay algunos argumentos que no dependen de la revelación, pero sí dependen de un horizonte cristiano para la comprensión de lo que está haciendo el teólogo.

H. ¡Pero eso no es lo que después dijeron de usted!!!

ST: Mire, una foto mía en la web no pudo haber salido.

H: Vamos, Tomasito, me refiero a que….

ST: Si ya sé. Bueno, ya se resolverá.

H. Pero entonces, ¿cómo hablaría hoy con quien no tiene Fe, si todo lo suyo la presupone?

ST: Trataría de que mirara a su interior, y en la experiencia de su nacimiento y de su muerte pudiera ver algo de lo que desde mi horizonte es la creatura.

H. No fue ese su planteo habitual..................

ST: Es que me cansé de todo lo que se mueve. Que lo mueva otro.

H. ¿Y su aristotelismo?

ST: Bien, gracias. Igual que el suyo.

H. Pero el mío no es el suyo………………

ST. Si claro. Además usted lee Griego, yo no.

H.: O sea que está confesando que su interpretación pudo haber estado equivocada.

ST: Si, pero no me importa en absoluto. Yo nunca fui historiador de la filosofía antigua. Utilicé los textos de Aristóteles, traducidos por mi amigo Willy…………….

H. No me diga que le decían así……………..

ST. ………………..

ST: …………….para decir lo que yo quise decir. Así de simple.

H. Bueno, ST, estoy un poco sorprendido. Creo que en el s. XX nadie le va a creer.

ST: en el XIII tampoco……


H. ¿Y entonces quién lo entendió?

ST. No sé. Por ahí, Fr. Reginaldo….

H. ¡Reginaldo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Pobre, el que le pedía que terminara la Suma……….


ST. Si, pobre, se quedó con la resta.

H. Bueno…………………………

ST. ¿No le gustan mis chistes?

H. No son sus chistes, ya sabemos de quién son………………….. Bueno, pero al final lo del olvido del ser quedó olvidado, no?

ST: No, para nada. Yo nunca hablé del ser, ese es el tema. Hablé de Dios y de las cosas creadas. Y eso fue todo. Es su problema dónde quiere allí meter SU famoso ser.

H. No no, está bien, creo que lo voy entendiendo.

ST: Y yo a usted, aunque nunca hablé Alemán.

H. No se preocupe, a usted con su Italiano y su Latín le fue suficiente.

ST. Usted en cambio sabía más idiomas……….

H. Bueno, con saber Alemán era suficiente, pero además estudié mucho Latín y Griego.

ST. “Con saber Alemán era suficiente”. My God!!!! Bueno, ya comenzó el pavadómetro, estamos viejos, mejor sigamos mañana.

H. Ok, dónde nos encontramos?

ST: En I, Q, 2, a. 3 Avenue and SCG I, 13 Street.

H. Ah qué gracia, ¿por qué no se viene por mi casa?

ST: ¿El lenguaje? No, me queda lejos.

H. Bueno, un punto intermedio.

ST. ¿Entre su casa y la mía? Mm…………………………………………….

H. Bueno lo pensamos.

ST. Ok. Cualquier cosa lo llamo al celu.

H.: Ok, finalmente la técnica me sirvió.

ST: Chau Martín.

H.: Chau Tomasito, un abrazo a San Alberto.

ST.: Of course. Abrazo.

H. Otro.

ST. Adío.

H.: Auf Wiedersehen.

ST.: O sea, ol-víden-sen.

H. Si, del ser……………………………………….

2 comentarios:

Silvia Bilbao dijo...

ex-el-ente!!!
:)

Audi dijo...

Nemo locupletari debet ex re aliena