domingo, 18 de julio de 2021

CUBA: HOY, COMO EN EL 2007, COMO SIEMPRE: MENTIRA Y CRUELDAD.

MENTIRA Y CRUELDAD (*)

Toda mi vida he sido un defensor del diálogo y lo sigo siendo. Es más, es uno de mis temas filosóficos de investigación. El diálogo es uno de los logros morales más altos y más nobles. Implica muchas cosas. El abandono, no sólo de la fuerza física, sino también de la lingüística. Estar dispuesto a escuchar los argumentos del otro. Considerar la posibilidad de que uno esté equivocado, aunque sea metódicamente. Comprender al otro: escucharlo desde su perspectiva, su mundo, su horizonte. Entender no sólo lo que dice, sino por qué lo dice. Estar abierto a la crítica. Todo ello es diálogo. Gran parte de la filosofía contemporánea ha colaborado, bajo perspectivas diversas, en este noble ideal. Buber, Levinas, Popper, Gadamer, Habermas. Todos ellos filósofos muy diferentes, pero con una evidente vocación por eliminar del lenguaje –y por ende de la vida- todo rastro de violencia. Y, en todos ellos vive, aunque no lo sepan, el cristianismo, porque el diálogo comienza por la escucha, y la escucha al otro comienza por un acto de misericordia. 

Pero el diálogo supone que la otra parte también dialoga. Como la amistad aristotélica, es una relación recíproca. Uno debe siempre comenzar la actitud de diálogo, pero cuando no hay actitud similar, no cabe el ataque o el insulto, pero sí una prudente retirada. Por caridad, nada más que por caridad. Pero hay ocasiones donde la mentira, la más cruel mentira sobre los más despiadados asesinatos, llega a nosotros, como flechas que no esperábamos en el descampado de nuestra existencia. Reservemos a Dios el juicio último sobre la conciencia de quienes mienten así, pero, lo que queremos decir, es que en esos casos, hay algo que no es diálogo, pero que está plenamente justificado, y a veces es un deber. Me refiero, sencillamente, a la denuncia. 

En ese sentido, la Cuba de Castro y sus secuaces –estoy utilizando las palabras exactas- constituyen, junto con sus partidarios y los silencios cobardes de gobiernos “diplomáticos”, una de las vergüenzas más terribles de toda la historia del s. XX y XXI. Hay muchas vergüenzas más, si, pero al menos fueron denunciadas, y si no, quien escribe no ha callado las vergüenzas de los llamados líderes de Occidente. En este caso, insisto, la denuncia es lo menos que puede hacer quienquiera no haya sido víctima de la propaganda mentirosa de esa banda de delincuentes asesinos. Han fusilado por doquier, sin misericordia, y lo siguen haciendo, a todos aquellos que osaban siquiera pensar diferente. Han sumergido en cárceles inhumanas, y de por vida, a todos aquellos que se interpongan en sus tropelías. Y tienen la osadía, el atrevimiento, de presentarse ante el mundo como líderes democráticos y protectores de los derechos humanos. Estos asesinos pueden andar por el mundo sin recibir ninguna orden de arresto, por parte de jueces que en otros casos no dudarían en absoluto. Y lo peor: son elogiados por gobernantes e intelectuales, cómplices de ese modo uno de los operativos propagandísticos más hipócritas y eficaces de toda la vergonzosa historia de este siglo de totalitarismos y autoritarismos. Dios sabe qué tienen en la cabeza quienes así proceden: si indolencia, cobardía, simple estupidez, ceguera ideológica o la simple desaprensión ante los gritos y llantos silentes de incontables fusilados, torturados, encarcelados o muertos en sus intentos de escapar del infierno. ¡Vergüenza para las naciones occidentales, que cierran sus fronteras a estos refugiados, con EE.UU. a la cabeza! Y los demás, que cierren sus “diplomacias” y les digan, en los foros internacionales, a Raúl Castro, a sus seguidores y a Fidel, vivo o embalsamado, lo que se merecen escuchar: asesinos, delincuentes, no tienen derecho a integrar el concierto de las naciones, son sólo una banda de fanáticos criminales.

 Pero no, no se atreverán. La denuncia profética necesita un fuego que no abunda: la piedad por el perseguido, la rebeldía ante semejante injusticia, y saber correr los riesgos de negarle al delincuente su supuesto derecho a continuar con su injusticia. Que Dios se apiade de las almas de los asesinos, y que se apiade, también, de las almas y los cuerpos de los refugiados, torturados, encarcelados y exiliados, a cuya mirada y existencia van dedicadas estas líneas. 

----------------------------------------------------------------------------

* Publicado en LiberPress- Buenos Aires- 16 de Febrero de 2007. Fuente: http://gzanotti.blogspot.com/2010/02/mentira-y-crueldad.html

domingo, 11 de julio de 2021

LA PREGUNTA QUE HAY QUE HACERSE: ¿ES POSIBLE EL LIBERALISMO?

 Hace poco Tom Woods subió a su sitio (https://mailchi.mp/tomwoods/zuby?e=42e9250a68 ) las siguientes características de la naturaleza humana que han salido a relucir con la covid-histeria. 

Comienza de este modo: 


"...........We learned a lot about our fellow man over the course of the virus panic, much of it unflattering.


The UK-based rapper known as Zuby recently listed 20 of them on Twitter, and his list went viral.

I thought you'd enjoy it:"

Y sigue:

1. Most people would rather be in the majority, than be right.

2. At least 20% of the population has strong authoritarian tendencies, which will emerge under the right conditions.

3. Fear of death is only rivaled by the fear of social disapproval. The latter could be stronger.

4. Propaganda is just as effective in the modern day as it was 100 years ago. Access to limitless information has not made the average person any wiser.

5. Anything and everything can and will be politicized by the media, government, and those who trust them.

6. Many politicians and large corporations will gladly sacrifice human lives if it is conducive to their political and financial aspirations.

7. Most people believe the government acts in the best interests of the people. Even many who are vocal critics of the government.

8. Once they have made up their mind, most people would rather to commit to being wrong, than admit they were wrong.

9. Humans can be trained and conditioned quickly and relatively easily to significantly alter their behaviors -- for better or worse.

10. When sufficiently frightened, most people will not only accept authoritarianism, but demand it.

11. People who are dismissed as "conspiracy theorists" are often well researched and simply ahead of the mainstream narrative.

12. Most people value safety and security more than freedom and liberty, even if said "safety" is merely an illusion.

13. Hedonic adaptation occurs in both directions, and once inertia sets in, it is difficult to get people back to "normal."

14. A significant % of people thoroughly enjoy being subjugated.

15. "The Science" has evolved into a secular pseudo-religion for millions of people in the West. This religion has little to do with science itself.

16. Most people care more about looking like they are doing the right thing, rather than actually doing the right thing.

17. Politics, the media, science, and the healthcare industries are all corrupt, to varying degrees. Scientists and doctors can be bought as easily as politicians.

18. If you make people comfortable enough, they will not revolt. You can keep millions docile as you strip their rights, by giving them money, food, and entertainment.

19. Modern people are overly complacent and lack vigilance when it comes to defending their own freedoms from government overreach.

20. It's easier to fool a person than to convince them that they have been fooled.

OKOK. Pero entonces, podemos seguir defendiendo al liberalismo, sí, pero sólo como un enunciado de valores destinado al fracaso, no por su implementación, sino por su imposibilidad de implementarse..................

Sé que podría haber respuestas a esto, pero hay que plantearse la pregunta.................





REFLEXIONES SOBRE NUEVOS ENOJOS CATÓLICOS CONTRA EL LIBERALISMO.

 




Últimamente he presenciado una nueva arremetida de católicos conservadores contra el liberalismo (ellos así dicen: inútil es pedirles que distingan). Sus autores son en general personas jóvenes muy preocupadas por el “avance” de las ideas de la Escuela Austríaca de Economía, de la cual algo han estado leyendo.

Una primera objeción es el tema moral. Creen que en materia de precios, salarios, tasas de interés, la EA niega la dimensión moral. Comprendo que así lean la distinción entre ciencia y valores hecha por Max Weber, que tanto ha influido en autores como Mises[1]. Pero no es así. Lo que fundamentalmente han hecho pensadores como Menger, Mises y Hayek es señalar que la dimensión propia (objeto formal propio, si quieren) de las ciencias sociales es el orden espontáneo, o sea las consecuencias no intentadas de las interacciones humanas en el orden social. Esa dimensión no niega el orden moral. Claro que hay una ética de precios y demás señales de escasez relativa de los bienes y servicios. Pero lo que atañe a la economía es señalar ese orden espontáneo. Por ejemplo, cuando el gobierno fija un precio, hay faltante. Es una consecuencia no intentada, y desconocida, en general, por los que fijan precios.

El ejemplo es tan remanido como importante. Claro que aprovecharse del otro en condiciones de necesidad está mal, por más que el intercambio sea voluntario en sentido contractual. Pero de ello NO se desprende que el gobierno deba fijar precios y-o que esto último funcione. Fijar precios, sabiendo que la consecuencia intentada será un faltante generalizado, es tan ineficiente como inmoral. Lo demás es cuestión de distinguir entre la ley natural y la ley humana, como hace Santo Tomás en la I-II Q. 96 de la ST. Vengo haciendo esa cita desde 1985 y eso los enfurece particularmente. Todos me citan a la Q. 91 y la función educativa de la ley. Obvio. Una cosa no quita la otra. Lo que ocurre es que esa distinción de Santo Tomás lleva al fundamento del derecho a la intimidad personal, cosa que también los enfurece particularmente.

Lo interesante es que el desarrollo sostenido del mercado libre lleva a instituciones donde los precios, salarios, tasas de interés y etc. alcanzan lo que los escolásticos llamaron communis aestimatio y por ende son intercambios que no implican relaciones personales donde incidan sentimientos diversos. Ya no estamos en el s. XII donde los que pedían dinero se enfrentaban a usureros. Sencillamente pides un crédito a un banco donde la tasa de interés refleja el ahorro existente (aunque tampoco eso los calma: siguen pidiendo políticas keynesianas como si éstas se desprendieran deductivamente del Evangelio). Ahora bien, en naciones subdesarrolladas como las latinoamericanas, precisamente por la falta de mercado libre, la posibilidad de tener que intercambiar en situaciones de necesidad extrema es mayor, y al revés, a mayor desarrollo del mercado, esa posibilidad es menor. Pero ellos, bregando todos los segundos de su vida contra el mercado libre, colaboran con el primer caso, con lo cual la posibilidad de situaciones como las que ellos denuncian aumenta, y ellos vuelven a culpar al mercado libre y así por los siglos de los siglos.

Otros están muy enojados también por el tema de los fundamentos escolásticos de la economía de mercado. Lo que hacen es muy sencillo: muestran que los escolásticos “sabían de moral”, “habían leído a Santo Tomás” y por ende no tienen nada que ver con los malos, feos y sucios proto-austríacos que vinieron después. Más allá de lo históricamente dudoso que ello sea, de vuelta, una cosa no tiene que ver con la otra. La cuestión es que los escolásticos fueron los primeros, que se sepa, que analizaron las famosas consecuencias no intentadas que tanto les molestan. Que no fueron Mises, obvio. Claro, ¿tampoco habría sido un defecto que hubieran sabido tanta economía como Mises no? Oh no, vade retro Satanás.

Otros han vuelto a insistir en que “el liberalismo es pecado”, citando el famoso librito. Y lo más curioso es que lo hacen como si estuvieran en 1864, y eso tampoco los excusaría, porque 1776 y 1787 ha habían acontecido. Pero nada. Hablan como si todo el Magisterio de Pío XII, Juan XXIII, Juan Pablo II y Benedicto XVI sobre las instituciones republicanas no hubiera existido. ¿Será que son lefebvrianos? Creo que sí. ¿Pero por qué no lo dicen, entonces? ¿O será que no tienen idea de la carta de Pío IX felicitando a Mons. Dupanloup, de 1865, o de las aclaraciones de Pío X sobre el término “liberalismo”? ¿Lo saben o no lo saben? Si lo saben, ¿por qué lo callan?

Otros insisten en el tratamiento que Santo Tomás hace de los precios. Como si ello fuera Dogma de Fe. Siempre lo dije, para enojo de estos católicos y de los randianos: si quieres saber sobre Dios, lee a Santo Tomás, si quieres saber sobre los precios, lee a Mises, y no al revés (muchos hacen al revés). Si, claro que Santo Tomás se preguntó si es lícito vender algo por más de lo que vale. En esa pregunta ya estaba implícito que no manejaba teoría subjetiva del valor, condicionado por las circunstancias de la época y por la errónea teoría de la reciprocidad de cambios de Aristóteles. ¿Y por qué un católico tiene que estar de acuerdo con Santo Tomás o con Aristóteles en esos temas? ¿Quién ha elevado esas cuestiones a dogmas de Fe? (Ellos, claro). ¿Por qué un católico no puede estar de acuerdo con la teoría subjetiva del valor? Oh, porque el valor moral no es subjetivo. ¿Y de dónde sacaron que la teoría del valor en el mercado es una teoría moral? Sólo dice que un bien y servicio en el mercado tiene precio cero si su demanda es cero. Oh, pero es que debería haber demanda para “las cosas buenas” y “no para las cosas malas”. Otra vez, chicos, que sus libros y los míos no valgan casi nada en el mercado es una consecuencia no intentada de las valoraciones de la demanda. ¿Y qué pretenden, que las personas demanden “cosas buenas” por la coacción del gobierno? Ah, es que la función educativa de la ley…. Ok ya entendí. Perdón.

Y por último, noto en algunos de ellos una cierta desesperación por “refutar a Zanotti”. Muy honrado. Pero para eso hay que leerme. Yo tengo amigos íntimos que no me han leído. A nadie demando que me lea. Hay cosas más importantes que hacer. Pero SI quieres refutar a Zanotti, entonces, tarea para el hogar: Economía de Mercado y Doctrina Social de la Iglesia (Ed. de Belgrano, Buenos Aires, 1985); El humanismo del futuro (Ed. de Belgrano, Buenos Aires, 1989). Segunda edición, Ediciones Cooperativas, Buenos Aires, 2007; En castellano: El método de la economía política, Ediciones Cooperativas, Buenos Aires, 2004; Fundamentos filosóficos y epistemológicos de la praxeología, Unsta, Tucumán, 2004; Antropología cristiana y economía de mercado, Unión Editorial, Madrid, 2011; Crisis de la razón y crisis de la democracia. Editorial Episteme, Guatemala, 2014; Comentario a la Suma Contra Gentiles, Intituto Acton, Buenos Aires, 2015; Judeocristianismo, Civilización Occidental y Libertad, Instituto Acton, Buenos Aires, 2018; Igualdad, libertad, intimidad, Ediciones Cooperativas/Instituto Acton, Buenos Aires, 2010;  “La Democracia en la Doctrina Social de la Iglesia”, en El Derecho, 5 de agosto de 1982; “En defensa de la dignidad humana y el Concilio Vaticano II”, en El Derecho, 27 de enero de 1984; “Liberalismo y religión católica, apostólica, romana”, en Cristianismo y Libertad, varios autores; Fundación para el avance en la educación, Buenos Aires, 1984; “La filosofía cristiana y el pensamiento de Ludwig von Mises”, en Libertas, Eseade, Nro. 5, 1986; “Reflexiones sobre la encíclica `Sollicitudo Rei Socialis’”, en El Derecho, 20 de septiembre de 1988; “Reflexiones sobre la encíclica “Libertas” de Leon XIII”, en El Derecho, 11 de octubre de 1988; “La temporalización de la Fe”, en el libro Cristianismo, Sociedad Libre y Opción por los pobres, Centro de Estudios Públicos, Santiago de Chile, 1988. “Modernidad e Iluminismo”, Libertas, Nro. 11, 1989; “Reflexiones sobre cuestiones obvias”, en El Derecho, del 29/1/93;  “Economy and Culture in the Thought of John Paul II”, en Logos, A Journal of Catholic Thought and Culture; 1:2 1997;  “Hacia una fenomenologia de las ciencias sociales”, en la rev. Derecho y Opinion, Universidad de Cordoba, Espana, 1997, Nro. 5, pp. 611-622. Reimpreso en Sensus Communis, (2001), vol. 2, nro. 4, pp.419-435; “La ética católica y el capitalismo”, en Capitalismo y cultura cristiana, VVAA, Eunsa, Navarra, 1999;  “La ciencia como orden espontáneo”, en Libertas (30), 1999, pp. 231-263. Reproducido en Facetas liberales, Ensayos en Honor de Manuel Ayau, UFM, 2011; “La ley natural, la cooperación social y el orden espontáneo”, en Revista de la Facultad de Derecho, Universidad Francisco Marroquìn (2001), nro. 19, pp. 117-122; “The Finn-Gronbacher Debate”, en The Journal of Markets and Morality (2001), Vol. 4, Number 2, pp. 194-198; “Intersubjetivity, Subjetivism, Social Sciences, and the Austrian School of Economics”, en Markets & Morality (2007), vol. 10, number 1, 115-141; “Dignidad humana y derechos de la persona: ¿Cristianismo católico o Kant? A propósito de un debate en “Markets and Morality”; en Studium (2007), Tomo X, Fasc. XX; “Nuevo examen del iusnaturalismo: hacia un replanteo del debate”, en RIIM (48), 2008, pp. 10-16; “La filosofía política de Ludwig von Mises”, en Procesos de Mercado, Vol. VII, Nro. 2, Otoño 2010; “Ley natural, Cristianismo y razón pública”, separata del Instituto Acton Argentina, Buenos Aires, 2012, pp. 7-72; “Jacques Maritain: su pensamiento político y su relevancia actual”, en RIIM (2012), Nro. 57, pp. 115-139; “El principio de subsidiariedad ante el avance de las nuevas ideologías autoritarias”, junto con Jorge Jaraquemada, en el libro Subsidiariedad en Chile, Instituto Res Pública y Fundación Jaime Guzmán, Santiago de Chile, 2016; “La laboriosidad como virtud esencialmente judeo-cristiana”, en Fe y libertad, Vol. 1, Nro. 1, Enero de 2018; “Mises: síntesis, evaluación de su pensamiento y su importancia para el mundo actual”. Fothcoming in J. H. Cole (ed.): A Companion to Ludwig von Mises, Guatemala, Universidad Francisco Marroquín, 2019; “Comentario al famoso y olvidado discurso de Benedicto XVI en Ratisbona”, en Liber Amicorum en homenaje a Armando de La Torre, UFM/Instituto Fe y Libertad, Guatemala Ciudad, 2019, pp. 35-54; “La laicidad como un despliegue evolutivo del Cristianismo Católico”, en Fe y libertad, vo. 2, Nro. 1, enero-jumio 2019, pp. 131-144; Zanotti, G., y Estrada, J.: “La Escolástica Española”, en Revista Fe y Libertad, Vol. 3,Número 1 y 2 (Enero-Diciembre 2020) (Editado en Abril de 2021).

Vamos, chicos (y esto incluye a curitas jóvenes youtuberescos): ya son muchos años. Si quieren refutar a Zanotti, lean. El único que lo hizo fue Fernando Romero Moreno, después de lo cual, más que debate, hubo amistad, comprensión mutua y síntesis mutua. Los demás, watch and learn.

 

 

 



[1] “La filosofía política de Ludwig von Mises”, en Procesos de Mercado, Vol. VII, Nro. 2, Otoño 2010.

domingo, 4 de julio de 2021

Independence Now And Independence Forever, by Chuck Baldwin.

 https://chuckbaldwinlive.com/Articles/tabid/109/ID/4151/Independence-Now-And-Independence-Forever.aspx 

------------------------------

"...1. That man is created equal under God, and as such, human life is a sacred gift of God.

2. That the Natural rights of the individual are inalienable and superior to the will of the state.

3. That government exists to protect the Natural rights and liberties of man, not to provide man with public benefits and favors.

4. That a man is innocent until proven guilty, that he has the Natural right to a trial by jury and the right to a defense attorney.

5. That people have a Natural right to choose their own form of government.

6. That individuals have a Natural right and duty to bear arms for their own protection.

7. That the power and reach of the central government needs to be limited, being held in check by independent sovereign states and a well regulated and fully equipped militia.

8. That religious liberty is the core of America’s freedoms.

9. That the people have a Natural right and duty to alter or abolish any government that has become tyrannical.

10. That America would always be a constitutional republic.

11. That only sound money would be used as legal tender so as to keep the federal government from amassing excessive debt.

12. That America would always promote and protect a free market economy with limited governmental interference.

13. That a man’s home is his castle and his personal property can never be seized except by arduous due process.

14. That a free society depends upon the acceptance and application of God’s Natural Laws relating to the pursuit of happiness and peace, upon governmental adherence to the Law of Nations and upon upholding our Creator’s foundational moral code relating to human behavior.

15. That liberty depends upon the unfettered exercise of the Christian faith, including strong, uninhibited preaching from America’s pulpits."

domingo, 27 de junio de 2021

EL VIRUS DE LA SOLA RAZÓN INSTRUMENTAL




Hace muchos años, una buena persona, just doing his job, me preguntó: ¿cuántas horas tardás en preparar una clase?

What?

No fue la primera ni la única vez que me pidieron cuantificación, datos, cálculos, sobre cosas que yo no calculé jamás en mi vida. Simplemente es que hace poco comencé a darme cuenta hasta qué punto la sola racionalidad instrumental nos ha invadido y ha fortalecido la banalidad del mal, que es uno de los peores males de la humanidad, o sea la maldad del “a mí me mandan”.

La racionalidad instrumental es buena en sí misma. Es la razón de la medición, del cálculo, de la planificación. Sirve para un sinfín de cosas, sobre todo lo que Aristóteles llamaba tejné. Hacer un puente, planificar protocolos, escribir un reglamento, e infinitos etc.

Pero la vida humana es algo más. Es una racionalidad que los medievales llamaban intellectus, que es la creatividad, la empatía, la bondad que concluye en virtudes, la captación del otro, el abrazo, la palabra correcta, la compasión, la alegría, el mundo de lo espontáneo desde un corazón bueno. Es la racionalidad que comprende la parábola del buen samaritano sin tener que seguir un master.

Desde el s. XVIII en adelante, con la emergencia del cientificismo y un racionalismo extremo, la racionalidad instrumental fue endiosada hasta el punto de suprimir o denigrar a todo lo demás. Todo lo demás es subjetivo, la razón instrumental sería objetiva. Esa razón instrumental ha penetrado nuestro lenguaje y por ende nuestro pensamiento. Pasame los datos. Vamos a los hechos. Dame las cifras. Cuánto esto, cuánto aquello.

Así somos “educados”: en repetir paradigmas fijos, protocolos de memoria. Las tablas de multiplicar, la lista de emperadores de Roma, los supuestos hechos de una “Historia”, los “datos” de las ciencias naturales, los protocolos de las lenguas. Memorice. Repita. Diez. Memorice. Repita. Diez. Memorice, repita, diez. Ah, ok. Notas, graduación, doctorado. Excelente.

¿Pero cuál es el sentido de la vida?

¿Qué es el amor?

¿Qué debo hacer, en última instancia?

¿Por qué siento que la vida se me va, y sin embargo tengo “éxito”?

Los filósofos han estudiado todo esto. Los psicólogos también. Ahora vienen los términos difíciles: la Escuela de Frankfurt lo llamó la colonización del mundo de la vida. Popper y Hayek denunciaron la razón constructivista. Feyerabend, la unión de la ciencia y el estado. Kuhn denunció la sola racionalidad algorítmica. A Marx hay que reconocerle su advertencia contra la alienación. Freud habló del malestar en la cultura, Fromm tuvo que recordarnos el arte de amar. Frankl, la importancia del sentido de la vida. Ortega denunció la barbarie del especialista y la rebelión de las masas. Y todos los santos, además, son locos. San Francisco, Fr. Martín de Porres, etc., todos ellos hicieron locuras a los ojos del mundo racionalista. Kierkegaard se entristeció, Unamuno se enojó.

Pero todo inútil.

Lo más triste es ver a todos los filósofos y pensadores que han estudiado todo ello pero no lo terminan de hacer carne, no se lo terminan de tomar en serio. Son racionalistas culturales pero luego escriben artículos contra el racionalismo cultural. ¿Entenderán realmente lo que escriben? Claro, un artículo en un journal tiene protocolos. Por ende…. ¿Alguien conoce las palabras clave y el abstract del Evangelio? ¿Utilizaba Jesucristo las normas APA?

Si te has formado en un horizonte que te dice que comunicar es transmitir los hechos, que educar es entrenar en el paradigma dominante, que la economía es calcular, que la ciencia es datos, que las humanidades son bonitas PERO “subjetivas”, que las ciencias son una cosa y las humanidades otra, que la interpretación es una cosa pero los hechos son otra, que el estado y la ciencia deben estar unidos, que los “expertos” son los que saben, que las ciencias sociales son estadísticas, si te has formado, en última instancia, en un horizonte que te dice que no hay horizontes, ¿qué te queda? ¿Qué de lo humano te queda? Te has convertido en un robot. Tu vida se apaga. Eres vivido, no vives (Mandrioni). Tu existencia es inauténtica (Heidegger). Ah, pero tu máxima alienación es ser “especialista” en quienes denuncian todo ello. Tu máxima contradicción. Tu locura total.

¿Te asombras ahora del nazismo, del estalinismo, o de los aterrorizados por el Covid con 10 doctorados y cinco idiomas? ¿Te asombras ahora del que sabe en 2 segundos cuándo es 4758 por 8875 pero cree todo lo que dicen los noticieros?

Nos han matado como humanos. Nos han entrenado en la sola razón instrumental. Saber, conocer, entender, vivir, no. De vez en cuando algún amigo, algún psicólogo, algún religioso, algún padre nos ayuda. Muy de vez en cuando. Pero en general nos embarga la silente tristeza de una luz apagada. Vamos, venimos, hacemos, planificamos, vamos a reuniones, elaboramos informes. De vez en cuando sospechamos que la vida pasa por otro lado pero no, cuidado, prohibido pensar. La ciencia no piensa, dijo Heidegger. Escándalo para sus creyentes y locura para los habitantes del Imperio.

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?