lunes, 14 de septiembre de 2020

An Open Letter to Our Fellow American Citizens

 The Claremont Institute

September 11, 2020

An Open Letter to Our Fellow American Citizens

We stand at the crossroads.

Over the next several years, the noble sentiments and ideas that gave birth to the United States will either be repudiated or reaffirmed. The fateful choice before us will result either in the death of a grand hope or a recommitment to an extraordinary political experiment whose full flowering we have yet to realize. The choice will involve either contempt and despair or gratitude and the self-respect worthy of a free people who know long labors lie before them and who proceed with hope toward a dignified future.

In the name of justice and equality, those animated by contempt and despair seek to destroy longstanding but fragile American institutions through which justice and equality can be secured. Destruction of these imperfect but necessary institutions will not hasten the advent of justice and equality but rather accelerate our collapse into barbarism and degradation.

Groups of Americans who today advocate endless racial contempt, who systematically distort our history for political gain, who scapegoat and silence whole groups of citizens, who brazenly justify and advocate violence and the destruction of property invite us not to justice and equality but to an ugly future whose only certainty is fear.

In the face of this threat, the American institutions we must now reaffirm are these:

  • Free speech. Too many of our media outlets have become shameful caricatures intent on purveying one-sided narratives rather than on wrestling with difficult issues about which reasonable citizens will disagree. They inflame rather than inform. They contort public debate rather than contribute to it. Rather than defend freedom of speech and association, they have become instruments of a despicable “cancel culture,” bereft of forgiveness and intolerant of opposing views.
  • Representative government. Our Constitution establishes a democratic republic. Our elected representatives are tasked with making laws for the common good. If citizens are dissatisfied with the results, they must elect different representatives rather than take the law into their own hands. Abandoning representative government does not hasten equality; it invites tyranny. “Defunding” (as opposed to intelligently reforming) the police, who uphold the laws our political representatives make, does not hasten justice; it invites anarchy and abandons the most vulnerable to the worst depredations.
  • Federalism. Our country is diverse. We cannot produce a unity amidst diversity by forcing all citizens to fit the singular mold that politically correct speech imposes. A diverse polity can exist only within the framework of federalism, which allows true pluralism to thrive.
  • Market commerce. The United States was conceived as a middle-class commercial republic in which entrepreneurial citizens can succeed and fail—then succeed again. This arrangement, however imperfect, has produced remarkable prosperity and lifted millions out of poverty. Naïve calls for state control of industry and the abolition of private property, if implemented, will return us to the nightmare that hundreds of millions endured in the last century. The middle class and those who wish to join it are threatened today by two additional obstacles: crony capitalism, which concentrates wealth in fewer and fewer hands, and woke capitalism, by which the political left extorts corporate support for social justice causes, thus deflecting entrepreneurial energy away from the important task of producing truly useful products and services. Policymakers and concerned citizens must emphatically resist these trends and instead promote avenues to help the poor join the middle class.
  • Education. The necessary task of preparing the next generation to preserve and expand our inheritance has been replaced by the morally bankrupt task of repudiating those figures and accomplishments of our past which do not pass ideological purity tests. Rather than learn the difficult moral lesson that amidst the imperfections of the human heart there are noble longings for goodness, truth, and beauty, our young people are taught that any imperfection repudiates those noble longings. By this we teach our children to search out and honor grievances rather than greatness. This is not education; it is indoctrination, and its result is to make life small, petty, and hopeless.
  • Family. An affirmation of the traditional family—the belief that men and women should be encouraged to marry and have sons and daughters—cannot be thought a crime. Civilization perishes unless such unions are encouraged. The noble longing for a plural society, in which not all are cast in the same mold, must not be realized by belittling the family. Strong families headed by married couples have been the key to success in black America ever since slavery was abolished a century and a half ago, and this remains the key today for all Americans.
  • Religion. Civilization is fragile. If religious institutions and beliefs are marginalized and mocked, the indispensable civilizational supports for a free and decent life will quickly vanish. In a plural society like America, people are free to pursue their own paths to truth. But a truly plural society cannot abide the deliberate attempt to undermine, and even destroy, churches and synagogues. A pluralism that denies the legitimacy of religious faith and practice will not produce a “diverse” America; it will, instead, produce a tyrannical America in which the freedom of conscience is lost, the inherent dignity of the individual is denied, and the strongest support for just and moral living is erased. As Alexis de Tocqueville noted, despotism can do without religious faith, but freedom cannot.
Those who attack these American institutions insist that their foundations have been corrupt from the beginning. They insist that racism, injustice, and oppression are inextricably linked to our national identity, and therefore everything born of the American experiment is tainted by sin. In their revolutionary fervor, they wish to sweep aside everything identified with our history and establish a new social and political order on novel and untainted foundations.

They show no humility or self-restraint. They display limitless contempt for opposing views. They sympathize with vile tyrannies, disdain the rule of law, attack market commerce, hide behind the privilege their university indoctrination has authorized, excoriate the family, and attack those very religious traditions which have produced a moral horizon transcending tribalism and given rise to the concern for justice and equality for all. Their philosophy of pure negation cannot sustain a political order that affirms liberty, human dignity, and moral and civic equality, rightly and humanely understood.

This crisis is acute, and the hour is late. Like our forebears, we aim both to conserve and reform our institutions in light of enduring principles of justice. That is the task of self-governing people who know they live in an imperfect world and yet are not deterred by its challenges.

We invite all citizens of good will to join us so that together we can strive for liberty and justice for all.

Jeremy Beer — The American Conservative

Daniel J. Mahoney — Assumption University

Joshua Mitchell — Georgetown University

Mark T. Mitchell — Patrick Henry College

Robert Woodson, Sr. — 1776 Unites

William B. Allen Emeritus Dean and Professor, Michigan State University

Brian Anderson City Journal

Hadley Arkes Founder and Director, James Wilson Institute

Andrew J. Bacevich Quincy Institute for Responsible Statecraft

Michael Barone American Enterprise Institute

William J. Bennett Former Secretary of Education

Johnny Burtka The American Conservative from the Intercollegiate Studies Institute

Victor Davis Hanson Hoover Institution

Rod Dreher The American Conservative

Mary Eberstadt Faith and Reason Institute

Michael P. Farris President, Alliance Defending Freedom

Allen C. Guelzo Princeton University

Os Guinness Senior Fellow, Oxford Centere for Christian Apologetics

Yoram Hazony Edmund Burke Foundation

Charles Kesler Claremont McKenna College

Roger Kimball Encounter Books

James Howard Kunstler Author and blogger

Glenn C. Loury Brown University

Rich Lowry National Review

Harvey C. Mansfield Kenan Professor of Government, Harvard and Senior Fellow, Hoover Institution

Daniel McCarthy The Fund for American Studies

Wilfred M. McClay University of Oklahoma

John McWhorter Columbia University

R. Albert Mohler, Jr. Southern Baptist Theological Seminary

John Podhoretz Editor, Commentary

R.R. Reno Editor, First Things

Diana Schaub Professor of Political Science, Loyola University Maryland

Carol Swain Professor of Political Science and Professor of Law, Vanderbilt University

George Weigel Ethics and Public Policy Center

Ryan Williams President, Claremont Institute

John Wood Jr. Braver Angels

Jean Yarbrough Professor of Government and Gary M. Pendy, Sr. Professor of Social Sciences,

 

* Affiliations are for identification purposes only.

domingo, 13 de septiembre de 2020

RECOMENDACIONES DE LECTURA PARA CATÓLICOS PERPLEJOS, UNO



 



En estos tiempos de caos absoluto dentro del elemento humano de la Iglesia, recomiendo a los católicos de buena voluntad los siguientes documentos de Juan Pablo II:

 

 

 

1.       http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_14091998_fides-et-ratio.html

Sobre la razón y la Fe.

 

2.       http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_25031995_evangelium-vitae.html

 

Sobre bioética.

 

3.       http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_06081993_veritatis-splendor.html

Sobre los actos morales objetivamente buenos o malos.

 

4.       http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_exhortations/documents/hf_jp-ii_exh_19811122_familiaris-consortio.html

 

Sobre el matrimonio.

 

5.       http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_exhortations/documents/hf_jp-ii_exh_02121984_reconciliatio-et-paenitentia.html

 

Sobre el sacramento de la Penitencia.

 

6.       http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_exhortations/documents/hf_jp-ii_exh_30121988_christifideles-laici.html

 

Sobre los laicos.

 

7.       http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/hlthwork/documents/hf_jp-ii_apl_11021984_salvifici-doloris_sp.html

 

Sobre el sentido cristiano del sufrimiento y el dolor.

 

8.       http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_letters/1988/documents/hf_jp-ii_apl_19880815_mulieris-dignitatem.html

 

 

Sobre la dignidad de la mujer.

 

Recomiendo enfáticamente la lectura y el estudio de todos estos documentos, como una forma de oración, como una forma de cumplir el deber de formarse y madurar en la Fe, y como una forma de alcanzar luz en estos momentos de oscuridad. 

martes, 8 de septiembre de 2020

16 PREGUNTAS QUE LOS "CUARENTENISTAS" DEBERÍAN RESPONDER

  1.¿Por qué se instrumentó una cuarentena para individuos sanos cuando no hay registro de tal restricción en la historia de la humanidad?

2. ¿Qué criterios científicos y particularmente epidemiológicos se aplicaron para
extender la cuarentena total a cinco provincias sin casos y a otras seis con uno o
dos casos?

3. ¿Cuál fue el argumento para que la cuarentena y las restricciones comenzaran en
el mismo momento para toda la población en las veinticuatro jurisdicciones del
país,, si hay circunstancias incomparables para cada lugar, zona, región, población
y actividad?

4. ¿Cuál fue el argumento científico para que la cuarentena se estableciera el 19 de
marzo con perentorio cumplimiento desde el día siguiente, cuando en todo el país
se habían detectado únicamente 128 individuos afectados con escasamente 3
defunciones atribuibles provisoriamente al SARS CoV 2?

5. ¿Por qué no se tomaron oportunamente providencias de inspección de las
fronteras y se aprovecharon las dos o tres semanas del fin del verano con muy
baja contagiosidad, a fin de que la población y las instituciones, - particularmente
las de salud – asumieran disposiciones cruciales para su preservación, preparación
y mejor actuación ante la decisión gubernamental de un aislamiento que fue
significativamente restrictivo?

6. ¿Por qué no se le reconoció un valor a la inmunidad innata que protege
asiduamente de todas las enfermedades transmisibles incluyendo cepas de
coronavirus familiares del SARS CoV 2?

7. ¿Por qué no se tuvo debidamente en cuenta la inmunidad natural celular que
preserva la salud sin requerir todavía la producción de anticuerpos propia de la
inmunidad humoral?

8. ¿Por qué no se le dio suficiente importancia a la producción natural de
anticuerpos por vía del contagio en población no vulnerable, privilegiando la
inmunidad adquirida mediante vacunas?

9. ¿Por qué se desalentó a la población en prácticas que probadamente optimizan
las defensas del individuo y de la comunidad, como la actividad física,
permanencia al aire libre, los paseos saludables recreativos, etc., pudiéndose
llevar a término todas ellas con adecuado distanciamiento social?

10. Si la experiencia proveniente de los países avanzados demostraba la baja
susceptibilidad de la población menor de 65 años sin patologías pre-existentes o
factores de riesgo, ¿por qué se impidió a este grupo poblacional su libre
circulación y trabajo, con las debidas normas de responsabilidad social
comunitaria y el respeto a los hábitos de higiene y circulación recomendados?

11. ¿Evalúa el Gobierno Nacional la menor validez de la cuarentena estricta cuando en tasas
de muertes por millón de habitantes ocupa a la fecha el lugar 13 entre 33 países de
América Latina y el lugar 75 entre 215 Estados del Mundo, donde el 1er- lugar en
ambos casos corresponde a países con la mayor tasa?

12. ¿Por qué se dejó de realizar la vigilancia tradicional de virosis respiratorias en
personas con síntomas reemplazándola por testeos masivos incluyendo personas
sin síntomas, incrementando así los casos confirmados con los resultados
positivos de personas sin COVID 19?

13. ¿Se ha reparado en su entera dimensión los eventos adversos o indeseables de la
política pública y particularmente de la cuarentena adoptada frente a la virosis
pandémica, estableciendo un registro fehaciente de todos y cada uno de ellos?

14. ¿Se podría pensar en la existencia de presiones y conflictos de intereses por los
cuales el aislamiento beneficia a la vacunación – que suele ser más tardía en su
desarrollo y aplicación – que otorga menores beneficios así como mayores riesgos
y costos en relación a la inmunidad innata, natural celular y humoral?

15. ¿Podría haber otros fines detrás de la suspensión de los derechos y de las
garantías constitucionales, con grave afectación de la Carta Magna y el bloque
constitucional en su conjunto?

16. ¿Por qué se sometió a la penuria económica a familias y empresas que quedaron
sin ingresos, aunque conservaron sus obligaciones impositivas y contractuales,
hasta el punto de quedar a merced del asistencialismo, la devaluación de sus
bienes y el quebranto?

Epidemiólogos
Argentinos
Metadisciplinarios

lunes, 7 de septiembre de 2020

CARTA PÚBLICA AL SR. PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA - Epidemiólogos Argentinos Metadisciplinarios

Epidemiólogos
Argentinos
Metadisciplinarios

Buenos Aires, 14-7-2020
CARTA PÚBLICA AL SR. PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA

Dr. Alberto Ángel Fernández
Excelentísimo Señor Presidente de la República Argentina:
Nos dirigimos a Usted como Ciudadanos y como miembros de la agrupación
Epidemiólogos Argentinos Metadisciplinarios, ocupados en estudiar la problemática
sanitaria de la pandemia y en comprender las políticas en Salud Pública instrumentadas
por el Poder Ejecutivo Nacional.
Es nuestro deseo y voluntad acompañar al Gobierno que Usted preside y al conjunto de
nuestros representantes, aportando experiencias y conocimientos genuinos en las difíciles
circunstancias imperantes y ponernos a su disposición en carácter íntegramente ad
honorem, a fin de asistirlo en salvaguardar la salud pública en las complejas circunstancias
que deberemos superar en procura del más alto ideal de salud para toda la población.
No obstante, nos sentimos en la obligación de hacerle conocer nuestras inquietudes
respecto de algunas medidas tomadas.
Desde el 19 de marzo de 2020 conocimos las distintas disposiciones inicialmente
contenidas en los DNU297/20, concordantes y consiguientes.
En casi cuatro meses de aplicación de las medidas de excepción, advertimos con notorio
desconcierto la continuidad de decisiones sanitarias que se habían tomado solamente en
función de una emergencia.
Por una parte esas decisiones apuntaban a proteger de la infección y de la enfermedad
subsecuente a la comunidad en su conjunto, pero a su vez implicaban el potencial de
generar efectos perjudiciales para la salud comunitaria, ya sea en la convivencia, en el
trabajo, en la educación, en los deportes, en la atención de la propia salud, en la economía
doméstica, en la actividad artística o en los ritos religiosos, por solo citar algunas
condiciones afectadas del quehacer ciudadano.
Si bien sólo había acceso a datos dispersos y alguna información de la pandemia que se
anticipó en el Hemisferio Norte, existía un saber epidemiológico suficiente acerca del
abordaje y tratamiento de las epidemias en las enfermedades transmisibles. Sin embargo,
se insinuaba oficialmente que carecíamos de discernimiento para proceder positivamente
frente a una situación sanitaria desconocida. Se eximió así a la Función Pública de aplicar
las experiencias y saberes establecidos en la epidemiología, la demografía, la
antropología, el derecho, la sociología, la psicología social, la gerontología y muchas otras

ciencias de la sociedad y del ambiente, en complementación con la infectología, la clínica
médica, la psicología, la geriatría, la bioquímica, la microbiología, y la farmacología, entre
otras.
En este transcurrir de los hechos, nos hacernos presentes una vez más acorde a nuestros
plenos derechos constitucionales y convencionales, para hacerle conocer los interrogantes
que no sólo permanecen en la incertidumbre sino que se amplifican en la percepción
pública. Así es como le transmitimos las siguientes preguntas:
1. ¿Por qué se instrumentó una cuarentena para individuos sanos cuando no hay
registro de tal restricción en la historia de la humanidad?
2. ¿Qué criterios científicos y particularmente epidemiológicos se aplicaron para
extender la cuarentena total a cinco provincias sin casos y a otras seis con uno o
dos casos?
3. ¿Cuál fue el argumento para que la cuarentena y las restricciones comenzaran en
el mismo momento para toda la población en las veinticuatro jurisdicciones del
país,, si hay circunstancias incomparables para cada lugar, zona, región, población
y actividad?
4. ¿Cuál fue el argumento científico para que la cuarentena se estableciera el 19 de
marzo con perentorio cumplimiento desde el día siguiente, cuando en todo el país
se habían detectado únicamente 128 individuos afectados con escasamente 3
defunciones atribuibles provisoriamente al SARS CoV 2?
5. ¿Por qué no se tomaron oportunamente providencias de inspección de las
fronteras y se aprovecharon las dos o tres semanas del fin del verano con muy
baja contagiosidad, a fin de que la población y las instituciones, - particularmente
las de salud – asumieran disposiciones cruciales para su preservación, preparación
y mejor actuación ante la decisión gubernamental de un aislamiento que fue
significativamente restrictivo?
6. ¿Por qué no se le reconoció un valor a la inmunidad innata que protege
asiduamente de todas las enfermedades transmisibles incluyendo cepas de
coronavirus familiares del SARS CoV 2?
7. ¿Por qué no se tuvo debidamente en cuenta la inmunidad natural celular que
preserva la salud sin requerir todavía la producción de anticuerpos propia de la
inmunidad humoral?
8. ¿Por qué no se le dio suficiente importancia a la producción natural de
anticuerpos por vía del contagio en población no vulnerable, privilegiando la
inmunidad adquirida mediante vacunas?
9. ¿Por qué se desalentó a la población en prácticas que probadamente optimizan
las defensas del individuo y de la comunidad, como la actividad física,
permanencia al aire libre, los paseos saludables recreativos, etc., pudiéndose
llevar a término todas ellas con adecuado distanciamiento social?
10. Si la experiencia proveniente de los países avanzados demostraba la baja
susceptibilidad de la población menor de 65 años sin patologías pre-existentes o
factores de riesgo, ¿por qué se impidió a este grupo poblacional su libre

circulación y trabajo, con las debidas normas de responsabilidad social
comunitaria y el respeto a los hábitos de higiene y circulación recomendados?
11. ¿Evalúa el Gobierno Nacional la menor validez de la cuarentena estricta cuando en tasas
de muertes por millón de habitantes ocupa a la fecha el lugar 13 entre 33 países de
América Latina y el lugar 75 entre 215 Estados del Mundo, donde el 1er- lugar en
ambos casos corresponde a países con la mayor tasa?
12. ¿Por qué se dejó de realizar la vigilancia tradicional de virosis respiratorias en
personas con síntomas reemplazándola por testeos masivos incluyendo personas
sin síntomas, incrementando así los casos confirmados con los resultados
positivos de personas sin COVID 19?
13. ¿Se ha reparado en su entera dimensión los eventos adversos o indeseables de la
política pública y particularmente de la cuarentena adoptada frente a la virosis
pandémica, estableciendo un registro fehaciente de todos y cada uno de ellos?
14. ¿Se podría pensar en la existencia de presiones y conflictos de intereses por los
cuales el aislamiento beneficia a la vacunación – que suele ser más tardía en su
desarrollo y aplicación – que otorga menores beneficios así como mayores riesgos
y costos en relación a la inmunidad innata, natural celular y humoral?
15. ¿Podría haber otros fines detrás de la suspensión de los derechos y de las
garantías constitucionales, con grave afectación de la Carta Magna y el bloque
constitucional en su conjunto?
16. ¿Por qué se sometió a la penuria económica a familias y empresas que quedaron
sin ingresos, aunque conservaron sus obligaciones impositivas y contractuales,
hasta el punto de quedar a merced del asistencialismo, la devaluación de sus
bienes y el quebranto?
Ante la situación de excepción que se ha extendido en excesivas ocasiones, nos
complacerá muy gratamente poder asistirlo para despejar los interrogantes que hemos
expresado y que la ciencia tiene respecto de la política sanitaria instrumentada en esta
pandemia.
Saludamos a Usted con la consideración más distinguida
FIRMANTES
Ramiro Salazar
Médico Epidemiólogo. Ex Profesor. Medicina y Sociedad UNR
Mario Borini
Profesor Titular Salud Pública UBA 2003-2008. Epidemiólogo
Edgardo Schinder
Infectólogo. Epidemiólogo
Master en Salud Pública Internacional. Medicina Ambiental
Roxana Bruno
Bioquímica Dra. en Inmunología

Claudio Guemberena
Abogado
Mariana Salmerón
Bioquímica Microbióloga
Francisco Javier Cisneros
Médico Sanitarista Ex Ministro de Salud de Santiago del Estero
Mariana Colombres Garmendia.
Médica.
Luis Marcelo Martínez
Médico Genetista
Luis Mario Fernandez Risso
Médico Geriatra y Sanitarista
Tomás Torres Aliaga
Médico Especialista en Salud Publica.
A. Javier Kajihara
Médico Neonatólogo. Sanitarista
Alicia Torres
Lic. Psicología. Mgter Políticas Sociales.
María Alejandra Silva.
Politóloga. Dra en Ciencias Sociales UBA.
Prof. Adjunta Medicina y Sociedad. UNR.
Marcelo Peretta
Dr. en Farmacia y Bioquímica.
Sindicalista.
Alfredo Limbaun
Abogado
Jaime Fiol
Odontólogo. Licenciado en Criminalística UBA.
Gastón Cornu Labat,
Médico Cirujano.
Alfredo Pais
Lic. Psicología Especialista en Discapacidad Infantil.
Graciela Varela
Médica Integrativa.
Marcela Arrigazzi
Médica Especialista en Medicina Interna.
Humberto David Vinante
Ingeniero Industrial y Especialista en Aplicaciones Tecnológicas de la Energía Nuclear.

Pedro Moreno
Comunicador Social.
Sandra M. Malla
Lic. en Filosofía. UNT.
Moira Lozza Muñoz
Médica Generalista Especialista en Medicina General y Geriatría.
Eduardo Ángel Yahbes.
Medico Pedíatra.
Oscar Valdez
Médico
Andrés Peralta
Médico Cirujano. Terapia Neural UNC.
Armando Alvarez Mamani
Comunicador Social.
Fabian Volpe
Médico Especialista en Medicina Integrativa
Liliana Szabo
Médica Pediatra
Carola Caro
Médica
Jorge Kaczewer
Médico Neuraltetapeuta
Marcela Witt
Bioquímica con orientación en Microbióloga e Inmunologia y Maestría en Microbiología Avanzada
en la Universidad de la Plata. Bs. As
Alejandro G Cortiglia
Médico de Familia con orientación Antroposófica
Javier Olivera
Médico
Adhieren Epidemiólogos Argentinos Transdisciplinarios