domingo, 18 de diciembre de 2016

LA COHERENCIA INFINITA DE LOS NUEVOS LIBERALES ANTI-TRUMP



Durante su campaña (veremos qué hace cuando asuma) Trump se ha manifestado claramente contra la libre inmigración y contra el libre comercio internacional. Es proteccionista.

Los liberales (clásicos) y libertarios siempre hemos estado en contra del control inmigratorio, de las aduanas, de las tarifas arancelarias. Yo en particular he defendido la libre circulación de personas y de capitales hasta quedar en ridículo si es necesario.

Pero lo que me llama la atención es que miles, tal vez millones, de personas que siempre han estado a favor del control migratorio y de las tarifas arancelarias, que siempre han estado en contra del libre comercio, AHORA están furiosos con Trump. ¿Qué ocurrió? ¿Se han hecho liberales de repente? ¡Pero qué bien! Pero entonces, antes de criticar a Trump, hagan un mea culpa, please…

Me voy a referir a dos grupos de personas que creo conocer bien. Me voy a referir a ellos “en general”, porque siempre hay excepciones, desde luego. Además yo no creo en las estadísticas pero sí en los horizontes de pre-comprensión que tienen todos, pero sobre todo los que dicen que no los tienen.

Los argentinos en general, y especialmente los de anti-liberales fanáticos, ¿qué autoridad moral tienen? Se han pasado la vida defendiendo “la industria nacional”, los aranceles, las aduanas, ¿y AHORA están en contra de su gran maestro, Trump?

Y especialmente aquellos de doble moral, llenos de contradicciones e hipocresías, que van a Miami despreciando a los “yanquis pelo…..”, que no entienden nada de donde están, y vuelven cargados de productos (productos del capitalismo) que luego se ufanan de haber pasado por la aduana porque lograron engañar al “b….” que estaba controlando………….. Y luego votan  a los candidatos más abyectos, creyéndose los grandes tipos…………. ¿Qué autoridad moral tienen? Ninguna, absolutamente ninguna, sólo tienen la estupidez, la banalidad y la existencia inauténtica en la que viven y de la cual, por supuesto, ni siquiera se dan cuenta. Pero, desde luego, el idiota es Trump, ellos no.

Y ahora, por supuesto, para seguir aumentando mi fama de cerdo – liberal - hereje- capitalista – liberal –que – no – entiende – nada – de – la - fe, vamos a referirnos a los católicos en general, y especialmente a los latinoamericanos en general, y especialmente a aquellos que odian la Veritatis splendor y la han sustituido con las declaraciones episcopales latinoamericanas como el nuevo Cristo resucitado, y especialmente a aquellos que aman las teologías de la liberación, y especialmente aquellos que se pasaron 11 años criticando a Benedicto XVI pero han entronizado a la Populorum progressio como dogma inapelable, especialmente a ellos pregunto: ¿pero quiénes miércoles se creen que son? Han defendido toda su vida una economía cerrada, han creído toda su vida que el libre comercio internacional es el diablo, han elevado a dogma de fe a las más contingentes recomendaciones anti-libre comercio de Pablo VI, ¿pero AHORA Trump es el malo? ¿Por qué, porque habló de los muros? ¿Pero qué se creen que es un muro? ¿Sólo una cosa física? Muros son las aduanas, las tarifas arancelarias, el compre nacional, la sola diferencia entre extranjero y nacional. Una vez que defienden todo eso –porque se tragaron la teoría marxista del deterioro de los términos de intercambio, elevada a dogma de fe por los “grandes teólogos” de la liberación- YA elevaron un muro. ¿O cómo se creen que se defiende coherentemente una economía cerrada contra el “imperialismo yanqui” como la que defienden cual nuevo Concilio de Trento? Pero el muro, definitivamente, está en sus mentes, cerradas en su marxismo convertido en dogma, y que con toda soberbia enrostran a los católicos que no aceptamos semejante estupidez, acusándonos a nosotros de ser los “anti-católicos”…


Felicitaciones, entonces, a todos, por ser ahora partidarios del libre comercio y por criticar a Donald Trump. Eso sí, sería honesto intelectualmente que anunciaran su conversión intelectual y pidieran perdón públicamente por los inmisericordes muros que siempre han defendido.


6 comentarios:

Marcelo dijo...

Gabriel,
habría que precisar algunas cosas.
Trump se pronunció contra la inmigración ILEGAL y la inmigración promovida políticamente por la cultura políticamente correcta del multiculturalismo, que muchos problemas ha causado en USA (ver el libro "Adios América!El Plan de la Izquierda para Convertir Nuestro País en un Infierno del Tercer Mundo”, Ann Coulter). Y criticó determinados tratados de libre comercio, que considera dañinos para su país y para los intereses de los ciudadanos norteamericanos, lo que no es exactamente lo mismo que el libre comercio. Y está en la tradición de USA, ya que la recepción inmigratoria masiva del tercer mundo empezó con el acta de Ted Kennedy de 1965, nunca antes fue USA un terreno habilitado para que cualquiera vaya a hacer cualquier cosa....
Trump no es el "gran maestro" de ningún argentino proteccionista, obviamente. Ni existe tal cosa como "los argentinos, en general..." ni "católicos en general..."
Existe sí el progresismo "católico" con su jefe máximo en el Vaticano -no confundir con la religión católica- y el progresismo "argentino", que también promueven la inmigración forzada, la cultura del multiculturalismo, y con subsidios públicos estatales por supuesto. Y "odian" a Trump, porque representa a un empresario rico capitalista,y porque -al menos verbalmente por ahora- se ha opuesto a esas tendencias.
En cuanto a vos, Gabriel, te recomiendo -otra vez- leer al libertario Hoppe (Democracy: The God that failed) antes de seguir predicando sin distinciones esa presunta inmigración "libre". No existe ni puede existir ese tipo de inmigración en el mundo de hoy sin destruir lo poco que queda de Occidente.


Gabriel Zanotti dijo...

Marcelo, los que estamos de acuerdo con Mises criticamos precisamente la diferencia entre inmigración legal e ilegal. Toda inmigración es legal cuando NO hay controles estatales sobre el movimiento de capitales y de personas.
Trump se ha opuesto al libre comercio como tal: he seguido todos los debates y sé de lo que hablo. Los libertarios también criticaron al NAFTA, pero no propusieron proteccionismo para solucuionarlo.
Sobre Hoppe he leído lo suficiente y escuchado lo suficiente como para saber que es un fanático intolerante y por ende no voy a perder el tiempo con él. A mis 56 años y luego de defender al liberalismo desde los 13 y a Mises desde los 14, sé para donde van los tiros.

Marcelo dijo...

Ok Gabriel, visto que al parecer ya existe un dictum ex cathedra (¿liberal?) de Mises en la materia, no insisto con vos.

Por eso, paso la recomendación a los lectores de tu blog --que juzguen ellos si es o no fanàtico e intolerante, y si valen sus argumentos-- de los capitulos 7 y 8 del libro de Hans Hermann Hoppe (Monarquìa, Democracia y Orden Natural, traducciòn Union Editorial) "Inmigraciòn libre e integraciòn forzosa" y "Librecambio y restricciones a la inmigraciòn".
Sin ser yo anarcolibertario, coincido con Hoppe: "..la libre inmigraciòn sin condiciones es como aconsejar el suicidio de la sociedad...", no puedo citarlo aquì màs largo obviamente. Y puede verse lo que ha sucedido al respecto en USA y Europa.

Gabriel Zanotti dijo...

Extraordinario Marcelo. Gracias a vos mis lectores estarán protegidos de mis terribles herejías. Estoy muy agradecido por tu permanente control de daños.

Martin dijo...

Este poliedro de apertura-proteccionismo con sus diversas aristas de matices, estimo hunde sus raíces en dimensiones antropológicas que fumaban del amanecer de los tiempos: clanes que se volvían sobre sí mismos, otros ensayaban canales de comunicación, algunos intentos eran exitosos, otros naufragaban. Como en todo, nuestra filogenia de homo sapiens, tambien juega su baza en esta centenaria controversia a la que la humanidad percibe no solo racionalmente, sino con fuerte carga emocional.

Anónimo dijo...


Dr. Zanotti,

Well done! Finalmente alguien tiene el coraje de hacer una lectura correcta y coherente sobre las politicas de president elect Thump. Mi nombre es Fray Tarcisio, soy un religioso franciscano nacido en Argentina. Hace mas de 13 anos que vivo en USA. Sin querer ofender a nadie en particular y sin caer el la sobervia, puedo decir que son pocos (entre ellos usted) los periodistas, politicos y filosofos argentinos que entinended la realida sociologica y politica de USA. Tan diferente a la de Argentina.
Fue un honor, como argentino, leer su maravilloso articulo. No se si ha tenido la posibilidad de conocer la idea americana del New Covenant and The City upon the Hill de John Winthrop. Muy interesante. De tras del logan de Thrump "make america great again" hay una filosofia politica que comparte los principios de la doctrina de John Winthrop. Es la famosa "ciudad sobre la colina" que Reagan cito en su ultimo dicurso donde menciona que America es un pais con un muro con grandes puertas para que entren todos aquellos que lo decen... No me quiero extender, pero es una teoria muy interesante. La traigo a colacion porque aquellos americanos que votaron a Thrump esperan que AMERICA vuelva ser fiel a su alianza con Dios mecionada en esta teoria.

Saludos!

Fray Tarcisio.

ps, exelente articulo de Navidad!