domingo, 26 de agosto de 2012

DE LA "EDUCACIÓN PROHIBIDA" A LUIS J. ZANOTTI: comentarios sobre una película muy difundida.



 Ultimamente se ha difundido mucho esta película, “La educación prohibida”,
 y quisiera hacer un comentario sobre ella.

En primer lugar, un acuerdo básico. Me he pasado la vida, práctica y teorética, luchando contra la educación formal positivista, lo cual no pocos disgustos me ha ocasionado, sobre todo con autoridades y colegas. El que quiera leerme y comprobar por sí mismo hasta qué punto simpatizo con los autores de la película y con los pedagogos entrevistados, puede leer los siguientes escritos: http://www.gzanotti.blogspot.com.ar/2008/11/i-have-dream.html; http://www.gzanotti.blogspot.com.ar/2008/11/i-have-dream-ii.html;

Pero nada de esto ha surgido en mí como un descubrimiento de América. Lo que yo he hecho es mirar un poco más allá sobre los hombros de un gigante, como habitualmente reza la analogía.

En efecto, en una galaxia muy lejana, hace millones de años luz…………….. Mi padre, sobre todo desde la década del 60, comenzó a explicar ciertas cuestiones pedagógicas y proponer reformas que asombrarán, seguramente, a quienes hayan visto la película.

Luis J. Zanotti explicó todo el movimiento de la escuela nueva, al cual se refiere la película, como la segunda etapa de la política educativa. Este escrito es de 1972, y lo que relataba ya era historia. Después de explicar pero también comprender en su contexto histórico al positivismo pedagógico, Zanotti explica las ideas de la “escuela nueva” (http://www.luiszanotti.com.ar/poled2.htm). Pero el autor citado, fundamentalmente por Zanotti, es Dewey, además de ilustres maestros y pedagogos argentinos que en su tiempo fueron totalmente revolucionarios en lo suyo. Pero mi padre tenía un menor optimismo respecto de Illich, Lapatí, Freire: los analizó en http://www.luiszanotti.com.ar/artinvedu.htm#1, donde reconoció sus méritos pero hizo sus debidas advertencias sobre qué proponen y hacia dónde van.

En efecto, el diagnóstico de la película incluye al positivismo pedagógico en una crítica al capitalismo donde evidentemente aparece como telón de fondo la alienación como característica inevitable del libre mercado y la sociedad industrial-burguesa que le sirve como super-estructura. En ese sentido los autores de la película y los pedagogos que intervienen incurren todos en lo que llamé una vez la dialéctica de la dialéctica del Iluminismo (http://www.ucema.edu.ar/publicaciones/download/documentos/370.pdf): se critica a la razón instrumental, que es opresora y alienante, pero para combatirla, ¿qué se propone? Si lo que se propone es un estado que nos liberaría del capitalismo opresor, se incurre en la contradicción similar que Horkheimer y Adorno atribuyen a la razón instrumental. Si esta última, al pretender liberar, oprime, la revolución anunciada contra el libre mercado (que en realidad no es más que el mercado intervenido denunciado y criticado por L. von Mises) al pretender liberar, oprime con un estado que se diversifica en sus diversas formas autoritarias: o es el welfare state norteamericano, o es el estado providencia europeo, o fueron los fascismos, o siguen siendo los totalitarismos de Cuba o Corea del Norte, o siguen siendo las autoritarismos latinoamericanos de izquierda, o sigue siendo China, o sigue siendo el fundamentalismo iraní. El asunto es que nada de ello producirá la revolución educativa, porque en esos sistemas el gobierno tiene que inocular la conciencia revolucionaria. Luis J. Zanotti me relataba de qué modo todos sus colegas marxistas de la década del 70 “enseñaban” a Freire, (sus críticas a la educación bancaria), de igual modo que Freire criticaba a la educación bancaria: se lo tenía que memorizar y repetir, so pena de no quedar como un buen revolucionario y aparecer como un cerdo burgués que se atrevía a criticar la revolución educativa.

Sintomático es que la película no toque en ningún momento el tema institucional, de fondo, de la libertad de enseñanza, esto es, de la libertad de planes y programas de estudio con respecto a los del gobierno. Ello sí que sería revolucionario. Sí, existirían con ello colegios tipo La Sociedad de los Poetas Muertos, pero habría lugar institucional, jurídico, para todas las reformas educativas propuestas por la película, incluso la mía. Pero el tema no aparece. Hay hacia el final protestas de que las “nuevas” (quienes leyeron a Luis J. Zanotti saben que son un poco más viejas) propuestas no tienen espacio, no son admitidas, pero el silencio con respecto a la solución, esto es, la libertad de enseñanza típica del liberalismo clásico, es sintomático. ¿Demasiado “liberal” para los autores? ¿Qué pretenden en el fondo? ¿Que la izquierda latinoamericana sea la revolución donde finalmente el niño pueda “aprender en libertad”?

Mi padre sí que luchó por la libertad de enseñanza. Su mejor y más acabado texto sobre ello fue http://www.luiszanotti.com.ar/diversosmedios2.htm,  donde propuso la des-monopolización total y completa del sistema educativo, en 1980. ¡Para qué! Sus amigos conservadores no entendieron absolutamente nada, hicieron un silencio total e incluso sus discípulos más directos no se atrevieron a seguirlo. Los militares, ni hablar. La izquierda, ni hablar tampoco, que obviamente sabía que mi padre era su principal y único enemigo, y no los ingenuos que creían que la educación era una cuestión de portarse bien, formar fila y hacer caso. (Coherentemente con ello, el ERP le puso una bomba en su domicilio (esto es, mi casa de mi infancia) y los montoneros que hoy gobiernan lo expulsaron de su cátedra en la UBA en 1973).

Luis J. Zanotti también expuso las nuevas funciones profesionales docentes en un texto que sombrará a más de uno (http://www.luiszanotti.com.ar/artinvedu2.htm#1), previó la revolución tecnológica actual como la tercera etapa de la política educativa (http://www.luiszanotti.com.ar/poled3.htm), propuso reformas a la enseñanza media (http://www.luiszanotti.com.ar/escuelamedia.htm; http://www.luiszanotti.com.ar/escsigloxx2.htm), bregó por la escuela sin grados (http://www.luiszanotti.com.ar/artrevcatedra.htm), se opuso con firmeza a dejar abandonados a los niños y adolescentes en las escuelas (http://www.luiszanotti.com.ar/artlanacion2.htm), todo en medio de un desierto cultural, cubierto de toneladas de arena autoritaria (izquierda marxista, conservadores, militares, religiosos, sindicatos, etc.).

Las nuevas generaciones que busquen fundamentos para la revolución pedagógica, harían bien en leer a quien supo proponerla, pero, claro, sin Marx. Si son verdaderamente revolucionarios, allí lo tienen: www.luiszanotti.com.ar
Si no, serán una parte más del cambio para que nada cambie.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que estás proponiendo es una destrucción del mercado libre de trabajo. Si todos se educan como quieren:¿cómo hace el empresario capitalista para encontrar los empleados que necesita para su negocio? En RRHH hay existen matrices, patrones, metodologías de selección basadas en la formación curricular los aspirantes. ¿Cómo se hace para operacionalizar estas distintas variables en una sociedad en donde cada uno se educaría "como quiere"?

Esteban H.

Gabriel Zanotti dijo...

Gracias por tu comentario. Creo que lo que preguntás está respondido en http://www.luiszanotti.com.ar/diversosmedios2.htm
Precisamente es el mercado laboral la última instancia evaluadora, y no el gobierno, respecto a la capacitación que da una universidad, y de allí para abajo, sucesivamente.

Anónimo dijo...

Entiendo que si el estado determina los contenidos educativos, está limitando la libertad de enseñanza. Sin embargo, los contenidos educativos son diseñados para un rango de personas que no han alcanzado la suficiencia intelectual, Menores, y que no pueden elegir por si mismos. Además, si o sí están bajo la tutela de un tercero, Padres o tutores, que elegirán por él. Por lo tanto no hay manera de exista libertad de enseñanza si las personas no tienen posibilidad de elegir. De alguna forma, la sociedad organizada para defender los derechos de todos los ciudadanos, debe definir cuales son los contenidos mínimos necesarios para que cada ciudadano alcance un nivel de educación que le permita comenzar a ejercer sus derechos. llegar a la adultez con algo útil en la cabeza y no haber perdido el tiempo a merced de cualquier tutor que le haya tocado en suerte.

José Luis Servente
jlservente@yabiru.com.ar
27-8-2012

Fernando Pereyra dijo...

Si, a mi también me parece que el empresario participa en buena parte de la misma lógica: evalúa títulos, promedios, curriculums, en fin. Sin sistema educativo formal (que no es lo mismo que estatal, puede ser "formal" y privado), el empresario estaría a ciegas a la hora de contratar a alguien. En algunas actividades no sería un gran problema, porque los aspirantes podrían presentar portfolios. Pero en otras esto no funcionaría. Por otro lado, "la empresa" como institución es usualmente un ámbito tan formal y vetusto en su organización como la escuela. Una herramienta muy util que algunas empresas aplican son los "trainnings" (a veces remunerados, a veces no) donde mas allá de la formación que uno traiga la empresa se toma un tiempo para capacitar a los candidatos, pero no es lo mas común.

Fernando Pereyra dijo...

Por otro lado, creo que el problema no está tanto en la "formalidad" del sistema educativo sino en su pésimo diseño. Creo que la peor parte se la lleva por lejos la escuela primaria, que debería estar enfocada en descubrir y potenciar las capacidades de los niños, mas que hacerlos aprender cosas que volverán a ver en el secundario. Lo básico de lengua y matemáticas, algo de ciencias naturales y quizás un idioma complementario y luego a desarrollar la inteligencia y la cretividad con todas las herramientas modernas que existen hoy.

Anónimo dijo...

Creo que los comentarios de José Luis Servente y Fernando Pereyra, si bien son comprensibles, no advierten un dato fundamental: en la educación actual, el estado impone COACTIVAMENTE un determinado sistema de educación.

Liberar la educación no implicaría caos, sino variedad y flexibilidad. Si las empresas prefiriesen determinados sistemas de educación formal, éstos surgirían (atraídos por la oportunidad de ganancia), pero conviviendo con otras alternativas menos formales como las comentadas por Zanotti.

El problema no es la educación formal en sí misma, sino que ésta se imponga unilateral y coactivamente como única alternativa.

Santiago

Fernando Pereyra dijo...

No se, para mi sería medio caotico. Si cada establecimiento-escuela tedría su propio sistema, sus propios programas y sus propios contenidos, el traspaso de uno a otro y sería una pesadilla logística. Al final de cuentas no le serviría a nadie: ni a los alumnos, ni los empleadores. Todo terminaría en un gran sistema formal (igual que ahora), pero con algunos establecimientos haciendo lo que les de la gana y un grupo de alumnos desprevenidos que pasado determinado tiempo ya no podrían continuar sus estudios en el sistema formal ni mucho menos aspirar a un empleo con sus títulos "informales". O sea: lo mismo que ahora, pero peor.

falsamentira dijo...

Luis Zanotti. Interesante lo que has publicado pero vacío en contenido por cometer la falacia de basarte en una apreciación falaz del documental HACIA la Educación y el mismísimo Sistema Educativo.

Te comparto tres críticas que son interesantísimas y dejan ver el fraude detrás de este documental New Age disfrazado de paradigma educativo.

La Educación Prohibida - Una Crítica (?)

http://falsamentira.wordpress.com/2012/08/17/la-educacion-prohibida-una-critica/

La Educación Prohibida - Analizando a los Entrevistados (?)

http://falsamentira.wordpress.com/2012/08/19/la-educacion-prohibida-analizando-los-entrevistados/

Nuestro fundamento para nuestras críticas (?)

http://falsamentira.wordpress.com/2012/08/26/la-new-age-el-fundamento-nazi/

Gabriel Zanotti dijo...

Falsamentira, perdón pero no soy Luis J. Zanotti, soy Gabriel J. Zanotti; Luis J. es mi padre.

Gabriel Zanotti dijo...

"...los contenidos educativos son diseñados para un rango de personas que no han alcanzado la suficiencia intelectual, Menores, y que no pueden elegir por si mismos."
José Luis, el mismo argumento tenía el Sacro Imperio para que el brazo secular impidiera la herejía en materia de Fe.

Gabriel Zanotti dijo...

Fer, es precisamente al revés. La pirámide del sistema son las demandas laborales y culturales últimas de las instituciones sociales libres. En función de eso, las ofertas educativas que no las satisfagan, serán libres de existir, pero puede ser que no tengan mucha demanda. Y en función de las aptitudes requeridas para esas aptitudes, los exámenes y los niveles de enseñanza se organizarán sin necesidad de papeles estatales que nada garantizan. Ejemplo, la Nasa necesita físicos? Pues si pasás el examen de la Nasa, ok. ¿Hay para ello un único camino? No. ¿Entonces por qué debe haberlo?

Fernando Pereyra dijo...

Hmm... ¿y te parece práctico? Habría cientos, quizás miles y miles de aspirantes que se presentarían tan solo porque leyeron un par de libros de astronomía y les "gustaría" trabajar en la NASA. ¿Que infraestructura debería tener una empresa tan sólo para evaluar semejante cantidad de aspirantes? El curriculum (que incluye el título y donde lo obtuviste) ya es un filtro. Ese sistema puede aplicarse, ojo, y de hecho se aplica, pero creo que resulta práctico sólo para algunas actividades concretas. Aún así, permanece el problema de los alumnos.

Gabriel Zanotti dijo...

Pero Fer, ¿y te parece que todos ellos pasarían el examen? Y si lo pasan, ¡problema de la Nasa! Es como si tuvieras tu propia universidad, entran todos, se reciben todos, todo el mundo sabe que tu universidad es un desastre, ¿quién seguiría yendo allí? ¿Quién contrataría a sus "egresados"? ¿Verdaderamente piensas que todos son tan imbéciles, excepto los funcionarios estatales?

Fernando Pereyra dijo...

Pero Gabriel... ¿Te parece que la NASA tendría tiempo, infraestructura y ganas de evaluar a todo aquel que pase por la puerta y llené un solicitud de ingreso? Y suponiendo que la tenga, o bien que disponga del capital para sacarse el problema de encima y tercerizar el asunto. Las empresas medianas y mas pequeñas... ¿qué?. Además, queda pendiente el punto mas importante: no existe una sola razón en este momento que impida a las empresas utilizar tu sistema de evaluación, descartando el de títulos y curriculums. Por algo no lo hacen, no? O sea.. ¿te parece que son imbéciles? No todo es fiosofía en la vida Gabriel, también existen las razones prácticas. Y te hablo por experiencia, ya que me ha tocado evaluar muchos aspirantes. Si te interesa te comento detalles concretos, no se si viene al caso.

Gabriel Zanotti dijo...

Bueno, es obvio que al menos por este blog, este tema no te convence. Sólo una cosa: es una imagen remanida, falsa y remanida de la filosofìa decirle al filósofo "no todo es filosofía". Primero porque la contraposición entre filosofía y vida es falsa; comienza con Hume, sí, pero es falsa. Segundo porque al decir eso suponés que no he vivido. Tengo TODA MI VIDA de lucha contra el sistema educativo formal, luchas que me han costado muy caro y me han dejado golpes importantes.
No additional comments.

Fernando Pereyra dijo...

Ja, no quise ofenderte, Gabriel, guarda! (lo único que me falta ahora sería otro tírón de orejas de Pablito Pozzoni!!!). Lo de filosofía vs. "vida" tiene que ver con que muchas veces uno se aisla en el castillo de cristal de sus ideas y pierde un poco de vista el mundo real. Creo que nos pasa un poco a todos los que nos interesan determinados temas y reflexionar sobre ellos. Me pareció entonces ver algo de eso aquí, cuando señalaba que no hay nada que impida a las empresas utilizar el método de evaluación que vos sugerís, y que sin embargo no lo hacen en la mayoría de los casos.

Fernando Romero Moreno dijo...

Buenísmo Gabriel. Lo que pueda no compartir ya lo conocés, pero esta vez son más las coincidencias que las disidencias...¡Abrazo y lo cpio en mi FB!!!

Fernando

Cintia dijo...

Hola Gabriel,

Queria comentar sobre un nuevo proyecto que esta llevando adelante el equipo de La Educación Prohibida, se trata de Reevo, un proyecto para construir una red social que promueve iniciativas educativas que se caracterizan por el respeto a la vida,
los seres humanos y su entorno, los contenidos seran abiertos y libres, queremos que todo el mundo pueda aportar y conocer las experiencias e ideas que existen en educación.

El proyecto no tiene fines de lucro, actualmente estan buscando financiamiento de forma colectiva como lo hicieron con la película, y necesitamos de tu ayuda para difundir y hacer realidad Reevo.

El 1 de Abril comenzó la campaña de finanaciación colectiva a traves de goteo: http://goteo.reevo.org

¡Mira el video de la campaña y ayúdanos a compartirlo por toda la Red!
http://vimeo.com/62993385

¡Ayudanos a hacer realidad Reevo!

Gracias.

Cintia.

Cintia dijo...

Hola Gabriel,

Queria comentar sobre un nuevo proyecto que esta llevando adelante el equipo de La Educación Prohibida, se trata de Reevo, un proyecto para construir una red social que promueve iniciativas educativas que se caracterizan por el respeto a la vida,
los seres humanos y su entorno, los contenidos seran abiertos y libres, queremos que todo el mundo pueda aportar y conocer las experiencias e ideas que existen en educación.

El proyecto no tiene fines de lucro, actualmente estan buscando financiamiento de forma colectiva como lo hicieron con la película, y necesitamos de tu ayuda para difundir y hacer realidad Reevo.

El 1 de Abril comenzó la campaña de finanaciación colectiva a traves de goteo: http://goteo.reevo.org

¡Mira el video de la campaña y ayúdanos a compartirlo por toda la Red!
http://vimeo.com/62993385

¡Ayudanos a hacer realidad Reevo!

Gracias.

Cintia.

Anónimo dijo...

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA


Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente.


Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años