lunes, 15 de diciembre de 2008

BENEDICTO XVI, PECADOR

ver: http://www.institutoacton.com.ar/articulos/gzanotti/artzanotti43.doc

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Pera no debatió publicamente con Ratzinger en el 2001 ?
Recuerdo el punto de la "asimetría del diálogo" entre agnósticos y creyentes , en el sentido de que mientras el agnóstico nada quiere imponer , el creyente adopta necesariamente una actitud para convencer . Era de un debate entre creyente-no creyente de las de Ratzinger , pero no me acuerdo si era Marcello Pera .
M.S

Gabriel Zanotti dijo...

No me acordaba. ¿No estarás pensando en el debate con Habermas, no?
Sobre la asimetría, todo depende de lo que se entienda por "convencer".........

Anónimo dijo...

No , era un agnóstico italiano , por ahí alguien se acuerda . Sería bueno averiguarlo porque le agrega sentido a tu escrito .
Es que el Santo Oficio no es lo que era antes.....
M.S

Anónimo dijo...

http://www.ratzingerfanclub.com/cardinal_ratzinger_online.html

M.S

María Antonieta Arnal dijo...

La verdad, siempre he pensado que soy conservadora, pero después de este texto, estoy de acuerdo con los liberales. Lo importante es trabajar por el bien común y velar por los derechos humanos.

Gabriel Zanotti dijo...

María siempre dije que la mejor manera de ver qué es el liberalismo en sentido positivo, es ver qué piensan de él los nazis, comunistas y fascistas. Saben perfectamente lo que es...............

Anónimo dijo...

Estimado Zanotti:
Creo que usted ve la cuestión desde la perspectiva equivocada. Le dejo un artículo fresquito de Juan Manuel de Prada para que le sirva de introducción.

“Discursos célebres, fundadores de una nueva época, ha habido unos cuantos a lo largo de la historia. El más famoso de todos ellos lo pronunció Jesús y se conoce como Sermón de la Montaña; en el cual se contienen, por cierto, muchas más cosas que las ocho Bienaventuranzas. Está también el discurso fúnebre de Pericles recogido por Tucídides en su «Historia de la guerra del Peloponeso»; está el discurso de Lincoln en Gettysburg, que los niños americanos aprenden de memoria en la escuela; y está el discurso que Churchill pronunció en la Cámara de los Comunes, en el que sólo prometía a los ingleses «sangre, sudor y lágrimas». Pero el discurso más célebre del momento, el discurso que tiene a la derecha española alborozada o mohína -y, en conclusión, meningítica perdida- es el que pronunció Esperanza Aguirre en el Foro de ABC hace unos días. ¿Y cuál es el busilis de ese discurso, que tanta tremolina ha levantado entre los escoliastas? Pues el busilis de ese discurso es la apología del liberalismo.
¿Y qué es eso del liberalismo? Para Esperanza Aguirre ser liberal consiste en considerar que «cada persona debe elegir libremente»; pero es una definición un tanto difusa que lo mismo sirve para definir a un liberal que a un abortista. O a un liberal abortista: ahí tenemos, por ejemplo, al escritor Vargas Llosa retirando su apoyo al PP porque no defendía con suficiente ardor el aborto, que es lo que a su parecer exige un liberalismo de buten. Para mí que eso de proclamarse liberal, antes que una declaración de principios ideológicos, es la última adscripción no peyorativa que le resta a la derecha, toda vez que proclamarse conservador en el Matrix progre es como proclamarse fascista, o siquiera reaccionario. Pero que lo tilden a uno de reaccionario puede ser un timbre de gloria, como lo prueba aquel envío de Antonio Machado a Azorín: «¡Admirable Azorín, el reaccionario/ por asco de la greña jacobina!». El argentino Leonardo Castellani, otro admirable reaccionario por asco de la época que le tocó vivir (menos greñuda que la nuestra, sin embargo), escribió diatribas formidables contra el liberalismo, esa «niebla ponzoñosa» que ha hecho caer al hombre en cinco idolatrías nefastas: 1) Idolatría de la Ciencia, con la cual el hombre quiso hacer otra torre de Babel que llegase hasta el cielo; 2) Idolatría del Progreso, nuevo Becerro de Oro con el cual creyó que haría en poco tiempo otro Paraíso terrenal; 3) Idolatría de la Carne, a la cual se le pidió el cielo y las delicias del Edén, pero la carne desvestida, exhibida, mimada y adorada ha sido a la postre destrozada y amontonada como estiércol; 4) Idolatría del Placer, con la cual se quiere hacer del mundo un perpetuo carnaval y convertir a los hombres en chiquilines agitados e irresponsables; y -last but not least- 5) Idolatría de la libertad, con la cual se quiere hacer de cada hombre un caprichoso caudillejo.
«Esta obsesión de la libertad -nos enseña Castellani- vino a servir maravillosamente a las fuerzas económicas y al poder del Dinero, que también andaban con la obsesión de que los dejasen en paz. Los dejaron en paz: triunfaron sobre el alma y la sangre la técnica y la mercadería; y se inauguró en todo el mundo una época en que nunca se ha hablado tanto de libertad y nunca el hombre ha sido en realidad menos libre». El liberalismo acabó engendrando la libertad enloquecida del Dinero, que fue lo que a la postre trajo el comunismo en el siglo XX; y también ha engendrado, en estos albores del siglo XXI, la creencia no menos enloquecida en una especie de Reino de la Paz Perpetua y las Delicias Universales, producto de la Ciencia, la Libertad y la Democracia; Reino que, básicamente, consiste -como Castellani profetizó con clarividencia- en que «un grupo de sabios socialistas, bajo la coartada de adoración al Hombre, gobiernen el mundo autocráticamente y con poderes tan extraordinarios que no los soñó Licurgo». El liberalismo, en fin, es el caldo de cultivo que la derecha aliña, creando las condiciones sociales, económicas y morales óptimas para el triunfo de la izquierda, que es la que mejor ha sabido vender las falsificaciones de la libertad inventadas por el liberalismo. Falsificaciones catastróficas para el hombre, que creyendo «elegir libremente» no hace sino ahondar en su esclavitud.”
- Juan Manuel de Prada


Lo que Benedicto XVI ve como el mal menor, usted lo ve como el bien mayor.

Ruego a Dios ilumine su inteligencia para que llegue a vislumbrar los errores del liberalismo.

Alberto Quinteros

oikos-pobierzym dijo...

Estimado Sr. Alberto Quinteros: por cuestiones de salud e "integridad metafísicas", en estos ajetreados momentos de nuestra época mundial no puedo adscribir positivamente a ninguna de las denominadas corrientes "clásicas" políticas.

Por otra parte me parecen sumamente interesantes las críticas de Castellani y adhiero con Ud. que en nuestro país muchos conservadores de derecha se han autodenominado como liberales.

Con todo, tengo una pregunta para hacerle: si el liberalismo no es humanamente viable...¿què ideología política que respete la integridad humana puede reemplazarlo? Está visto que los totalitarismos (de derecha o de izquierda) no son la solución. De allí mi inquietud.

Por otro lado, estoy muy de acuerdo en respetar los denominados "derechos del embrión", pero pregunto lo siguiente: ¿es justo que una muchacha de Barrio Norte pueda abortar "libremente" mientras que una que sobrevive en algún barrio marginal deba poner en riesgo su existencia?
Ud me dirá: no deberían abortar ninguna de las dos y yo estoy completamente de acuerdo, pero MIENTRAS TANTO..., ¿seguimos cuestionando nuestra difusa libertad? ¿no será mejor poner en práctica las débiles, imperfectas y "humanas, demasiado humanas" instituciones que tanto esfuerzo nos costaron adquirir para que de este modo sea posible una sociedad un poco más justa, más transparente y menos hipócrita?

Con todos mis respetos
Ricardo Pobierzym

Anónimo dijo...

Como va , Ricardo Pobierzym ?
Ya nutrias y patos hacen sus nidos en la arrocera , esa reserva ecológica artificial , creada por el hombre en medio de la sequía , manejando en este caso el acuífero subterráneo . A veces se compensa a una madre naturaleza no siempre sabia y con predisposición a los cambios bruscos . Otras veces el hombre se encarga de producir los desastres .
Somos como dioses , con el riesgo que esto implica : crear un oasis fértil en medio del desierto , o desertificar . Tampoco lo hacemos por motivos nobles . El commodity arroz , hoy tiene precio . Puede ser en cambio noble la forma como lo hacemos , armonizando el know how técnico con el know how existencial . Esto implica atención y respeto por todos los participantes del nuevo ecosistema formado , logrando al mismo tiempo el objetivo capitalista de una relación beneficio-costo favorable .
No decía Confucio que la manera de hacer , es ser ?
Un abrazo . M.S

Anónimo dijo...

No pocas veces, esto provoca que algunas instancias públicas se despreocupen de la situación social. Cada vez más, en muchos países americanos impera un sistema conocido como « neoliberalismo »; sistema que haciendo referencia a una concepción economicista del hombre, considera las ganancias y las leyes del mercado como parámetros absolutos en detrimento de la dignidad y del respeto de las personas y los pueblos. Dicho sistema se ha convertido, a veces, en una justificación ideológica de algunas actitudes y modos de obrar en el campo social y político, que causan la marginación de los más débiles. De hecho, los pobres son cada vez más numerosos, víctimas de determinadas políticas y de estructuras frecuentemente injustas.
("Ecclesia in America", Juan Pablo II)


Juan Manuel

oikos-pobierzym dijo...

Hola M.S.!

Aprovecho este medio para enviarte mis saludos para estas fiestas y desearte un próspero 2009.
De paso, mis mejores augurios también para todos aquellas inquietas y rebeldes almas que han compartido este blog.

Desde hace tiempo que estoy tratando de pensar la relación entre el oscurecimiento de lo religioso y la devastación de la tierra..., aún así trato de ser cautamente optimista tratando de no separar la filosofía de la vida..., aunque por cierto un exceso de cotidianeidad "dispersa" y demasiados conceptos "disecan"..., no queda más (que ya es MUCHO) que este continuo ir y venir..., el justo medio, siempre buscado y, por azar o gracia, inestablemente hallado.

Cito a Bakunin:

"Es proponiéndose lo imposible como el hombre ha logrado siempre lo posible. Aquellos que se han ceñido prudentemente a lo que les parecía factible, jamás han avanzado un sólo paso."

Un abrazo
R. Pobierzym

Anónimo dijo...

Feliz solsticio Ricardo ! Mi viejo aunque no era anarquista , solía citar a Bakunin . El 2009 va a ser difícil , es decir no hay que perdérselo . Así se cambian las cosas .
Un abrazo . M.S

Anónimo dijo...

¿Qué es el Liberalismo? En el orden de las ideas es un conjunto de ideas falsas; en el orden de los hechos es un conjunto de hechos criminales, consecuencia práctica de aquellas ideas.

En el orden de las ideas el Liberalismo es el conjunto de lo que se llaman principios liberales, con las consecuencias lógicas que de ellos se derivan. Principios liberales son: la absoluta soberanía del individuo con entera independencia de Dios y de su autoridad; soberanía de la sociedad con absoluta independencia de lo que no nazca de ella misma; soberanía nacional, es decir, el derecho del pueblo para legislar y gobernar con absoluta independencia de todo criterio que no sea el de su propia voluntad, expresada por el sufragio primero y por la mayoría parlamentaria después; libertad de pensamiento sin limitación alguna en política, en moral o en Religión; libertad de imprenta, asimismo absoluta o insuficientemente limitada; libertad de asociación con iguales anchuras. Estos son los llamados principios liberales en su más crudo radicalismo.

El fondo común de ellos es el racionalismo individual, el racionalismo político y el racionalismo social. Derívanse de ellos la libertad de cultos más o menos restringida; la supremacía del Estado en sus relaciones con la Iglesia; la enseñanza laica o independiente sin ningún lazo con la Religión; el matrimonio legalizado y sancionado por la intervención única del Estado: su última palabra, la que todo lo abarca y sintetiza, es la palabra secularización, es decir, la no intervención de la Religión en acto alguno de la vida pública, verdadero ateísmo social, que es la última consecuencia del Liberalismo.

UCAMAN

oikos-pobierzym dijo...

Estimado UCAMAN: ¿Ud. prefiere el "estilo de vida" y la instituciones de aquellos países en donde NO se ha dado un separación entre la religión y el Estado? ¿Prefiere un régimen Teocrático a uno laico? ¿le parece que la gente que vive en algunos países árabes se desarrolla más presonal y socialmente que aquellos que viven en los países Occidentales?

No es que me guste el hiperconsumismo, el neoindividualismo, el hombre light, el relativismo de los valores, etc..., pero aún así creo los prefiero a los regímenes totalitarios. No sé si se entiende...

Por otra parte, Uds..., los conservadores religiosos (supongo que católicos...) a parte de criticar NO OFRECEN ningún modelo aletrnativo VIABLE.

Sigamos criticando, denostando a Occidente..., me parece muy bien, pero sepamos que posiblemente sea en Occidente donde se dé la posibilidad de un cambio radical en diálogo con las diferentes culturas.

Posiblemente el neoindividualismo y el autoritarismo no sean más que las dos caras de la misma moneda.

Cito a R.Girard:

"A partir de ahora, cualquier violencia revela lo que revela la Pasión de Cristo, la imbécil génesis de los ídolos ensangrentados, de todos los falsos dioses de las religiones, de las políticas, de las ideologías. No por ello los homicidas están menos convencidos de que sus sacrificios son meritorios. Tampoco ellos saben lo que hacen y debemos perdonarlos. Ha llegado la hora de perdonarnos los unos a los otros. Si seguimos esperando, ya será tarde."

Felices Fiestas!

R.Pobierzym

Anónimo dijo...

Estimado Ricardo:
Los liberales como ustedes piensan que lo que no es liberal entonces es necesariamente un totalitarismo.
No se ofenda, pero es infantil pensar asi.
Lo que están logrando con las estúpidas ideas de multiculturalismo "tolerante" es que europa se esté islamizando de forma exponencial.
El dialogo que usted propone es ingenuo.
Los padres de sus hermosas ideas de libertad, fraternidad e igualdad acostumbran IMPONERLAS por la fuerza y el terror, como usted bien conoce el genocidio de la Revolución Francesa o la "liberación" de Irak.
Todos los que proponen y fomentan esa ideología demoníaca que es el liberalismo, destructora de culturas y tradiciones, en definitiva, de pueblos para hacer del mundo una gran masa proletaria sin identidad, dominada por una clase capitalista, tendrán que dar cuenta a Dios el día del juicio.

UCAMAN

oikos-pobierzym dijo...

Mi estimado Ucaman; creo que el demonio (el gran ángel caído) es demasiado inteligente como plasmarse (tan sólo, en el neoindividualismo...). Y quizá una de sus grandes expresiones y amagues fueron las millones de víctimas inmoladas en los campos de exterminios de Hitler y de Stalin. Pero parece que de eso nos hemos olvidado..., o, al menos, lo interpretamos de modo deficiente.

Como fuere, Dios necesita almas inquietas.

Por tal motivo le deseo una feliz Navidad y un próspero 2009.

Ricardo Pobierzym

Anónimo dijo...

Zanotti, es usted masón?
Un ancestro mío fue un liberal español, oficial del ejército, que combatió contra los carlistas en la primera guerra carlista. Como buen liberal era masón.
Usted es liberal, ideología creada por la masonería. Veo que suele citar a Ortega y Gasset, también masón...
Feliz Navidad.

Juan Manuel

Gabriel Zanotti dijo...

No, mi estimado Juan Manuel. Soy católico romano.
Un abrazo y feliz Navidad!!!