domingo, 21 de septiembre de 2014

¿QUÉ ES EL VATICANO? (Extracto de una entrada de Febrero de 2012)

"..........................Finalmente, ¿qué es el Vaticano, sino un desprendimiento de los estados pontificios? ¿Nos hemos olvidado, los católicos, que hasta hace muy poco los pontífices, hoy mensajeros de la paz, eran los jefes de sus ejércitos, que libraron su última batalla contra el estado Italiano? ¿Nos hemos olvidado que cuando perdieron la guerra, su pontífice se auto-“acuarteló” en esas pocas manzanas, declarándose prisionero e impidiendo a todos los laicos católicos italianos participar en la vida pública? ¿Nos hemos olvidado que esa situación se terminó recién con un pacto firmado por Pío XI con Mussolini? (1) ¿Qué importancia tiene hoy todo eso, excepto recordar y rectificar? ¿Qué importan sus comisiones, sus funcionarios, su burocracia? "


Febrero de 2012, en http://gzanotti.blogspot.com.ar/2012/02/santo-padre-salga-de-ahi.html 

(1) La prohibición de participar en política, para los italianos, fue levantada por Benedicto XV (nota agregada hoy).

4 comentarios:

Guillermo Luis Covernton dijo...

Quisiste decir Benedicto XVI, no es cierto?

Gabriel Zanotti dijo...

NO: Benedicto XV.

Marcelo dijo...

Gabriel,
Lamento tus expresiones acerca de los estados pontificios, y el Vaticano, y me veo en conciencia obligado a realizar estas apreciaciones para ilustración de tus lectores.
En primer lugar, los estados pontificios tienen su justificación històrica y doctrinal, habiendo subsistido desde los primeros siglos hasta 1870.
Durante ese perìodo, los Papas, vicarios de Cristo en este mundo y algunos de ellos santos canonizados, los obispos y los concilios celebrados, fueron contestes en formarlos y mantenerlos. Si les interesa, puedo sugerir lecturas històricas al respecto.
El fundamento doctrinal de tal poder temporal fue justamente resguardar la libertad de la Iglesia catòlica y que el ejercicio del sagrado ministerio del Sumo Pontífice no esté sujeto al poder civil (ver carta apostòlica de Pio IX del 16 de marzo de 1860, y las proposiciones que fueron condenadas en el Syllabys de ese mismo Papa).
De ahì que la defensa de los estados pontificios fue justa, y si el Papado los perdió se debió a su sustracción por el nuevo Estado Italiano surgido en el siglo XIX, con sus influencias laicistas, anticlericales y masónicas.
El papado se “autoacuartelò” porque era el ùnico modo de protestar ante el latrocinio incurrido (x), y el acuerdo realizado mediante los pactos de Letràn cuando gobernaba Mussolini –pero, vale recordar, que Italia era una monarquía- hizo un poco de justicia. Importante es tener presente que esos pactos permanecieron en vigor luego de la caìda de Mussolini, con la formación de la República Italiana y su nueva constituciòn. El concordato firmado se mantuvo hasta la època de Juan Pablo II, en que fue modificado, cambio que fue directa consecuencia de los desastres eclesiales postVaticano II y la secularización de un país –otrora sustancialmente o mayormente catòlico-- en que hasta el aborto fue legalizado.
Por todo eso, critíquese todo lo que se quiera la burocracia, pero no hay que confundir las cosas.
Marcelo

(x) Me han comentado que en su oportunidad los Estados Confederados del sur de Estados Unidos se solidarizaron con el Papa Pio IX.

Salvador D. Escobedo dijo...

Concuerdo con Marcelo, la entrada del blog no está tomando en cuenta las circunstancias históricas ni haciendo un balance justo de los estados pontificios. Era (es) vital para la Iglesia mantener la independencia del Vaticano. Además no se están tomando en cuenta a ciertas organizaciones que hubieran estado muy interesadas en anular la autoridad civil del papado y su independencia política (cf. Encíclica Humanum Genus, León XIII).