sábado, 30 de junio de 2012

ES PERFECTAMENTE DEMOCRÁTICO HACER JUICIO POLÍTICO AL PRESIDENTE

Independientemente de si el Congreso de Paraguay tuvo razón o no, o si se excedió en sus funciones o no, o lo que fuere, la rápida reacción de la Sra. Presidente de Argentina revela una "doctrina de fondo" que hace a las más profundas falsedades del relato oficial. Para el kirchnerismo no tienen nada de antidemocrático las tropelías, los abusos, los autoritarismos y el perpetuarse en el poder que han demostrado sus gobiernos amigos, como Chávez en primer lugar, pasando por Correa, que no son más que burdas imitaciones del modelo ideal de los kirchneristas, Cuba, con Castro y sus secuaces, grandes héroes democráticos de la región que, por supuesto, nada tienen que ver con golpes de estado, dictaduras ni atropello a los derechos humanos ni merecen, desde luego, que se les retire ningún embajador.
La intención del relato oficial es clara. Frente al aumento cotidiano de su autoritarismo, su corrupción y sus probados deseos de perpetuarse en el poder (todo democrático, desde luego), cualquier oposición seria es "destituyente", "antidemocrática" y "golpista". Pero es precisamente al revés. La Constitución Argentina, donde aún sobreviven formalmente sistemas de limitación al poder (hasta que sea reformada nuevamente para que el lacónico hijito de la señora sea el próximo presidente) tiene, en sus artículos 53 y 59, los mecanismos constitucionales para el juicio político del poder ejecutivo, no sólo por delito sino por "mal desempeño" (por eso el juicio es político, no penal). ESO es lo que da pánico a la Señora Presidente y por eso ella y sus repetidores cubren a toda oposición "en serio"de todo tipo de epítetos antidemocráticos que en realidad corresponden en primer lugar para ella y sus abusos de poder. Vale la pena señalar esto una y otra vez, porque el relato oficial es falso pero potente como toda mentira que se repite una y otra vez, ante la indolencia, ignorancia, o complicidad de la opinión pública, ante la presión permanente a la prensa independiente del gobierno, y ante la abulia y complicidad de la OEA, MERCOSUR, UNASUR y cuantos vergonzantes organismos estén regidos por jefes de estado ignorantes, cómplices o cobardes como para decirle a la Sra. en público todo lo que se merece escuchar.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El problema no fue el juicio político a Lugo. El problema fue la velocidad con que se llevó a cabo. No fue un "juicio político", fue una "ejecución política". Es lo que algunos querrían imponer acá, pero no tienen como. Que lástima.

Gabriel Zanotti dijo...

POR ESO dije "...Independientemente de si el Congreso de Paraguay tuvo razón o no, o si se excedió en sus funciones o no...".

Luis Induni dijo...

Sería un grave error querer ver en la “velocidad” la calidad o bondad del Juicio Político. La rapidez es inherente a su naturaleza, porque cuando se inicia siempre están demasiado claros los desmanes políticos de una conducta tan pública como lo es la de un presidente independientemente del consenso que tenga o la aquiescencia de la sociedad. Pero además si no hay celeridad se corre el riesgo del fracaso, el Presidente conservando sus facultades (Jefe de las Fuerzas Armadas) pude impedir su destitución haciendo uso de esas y otras prerrogativas constitucionales. Tampoco me preguntaría si el Congreso tuvo o no razón, siempre la va a tener, porque en la Democracia-republicana el Congreso es el poder democrático por excelencia, es el poder4 plural que recoge la opinión de toda la sociedad, por eso los sátrapas se encargan pronto de “ningunearlo” neutralizarlo como ha hecho el peronismo desde el ‘46 a la fecha.
Luis Induni

Lorenzo de Medici dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Gabriel. Lo peor de todo, es que esto no ocurre seguido (la de expulsar a un presidente de malos habitos)en los paises vecinos supuestamente democraticos. Creo que el problema es este terrible sistema llamado democracia. Esto parece no tener fin, por que la gente sigue pidiendo con amor a la democracia, ''servidores publicos'' del ''estado benefactor''. Algunas veces pienso que no basta con reformar la constitucion, ya que mas tarde cualquier populista la retoca, sino eliminar por completo al estado, como buen remedio que nos enseñaron los austriacos.

Lorenzo de Medici dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Gabriel. Lo peor de todo, es que esto no ocurre seguido (la de expulsar a un presidente de malos habitos)en los paises vecinos supuestamente democraticos. Creo que el problema es este terrible sistema llamado democracia. Esto parece no tener fin, por que la gente sigue pidiendo con amor a la democracia, ''servidores publicos'' del ''estado benefactor''. Algunas veces pienso que no basta con reformar la constitucion, ya que mas tarde cualquier populista la retoca, sino eliminar por completo al estado, como buen remedio que nos enseñaron los austriacos.

Anónimo dijo...

De Medici: Si eliminás el Estado, chau sociedad. Y lo de expulsar a un presidente de "malos hábitos"... es cierto que no ocurre seguido en democracia. De otra manera, Bush se habría ido expulsado del gobierno de los EE.UU. En cuanto a eliminar la democracia... ¿Vos que sistema proponés? ¿La "dictadura del capital"?