domingo, 10 de julio de 2011

LIBERTAD DE OPCIÓN

Hace ya mucho tiempo, cuando se tratan temas como el aborto, la eutanasia o el matrimonio homosexual, el argumento es la libertad de opción. “Es mi vida”, derecho a decidir sobre mi cuerpo y mi sexualidad, “no obligar a otros”, etc., esas son las argumentaciones.

Curioso: finalmente, el liberalismo parece haberse reducido al aborto, la eutanasia y el matrimonio homosexual. Porque la libertad de opción es el argumento central del liberalismo para no solamente el tan denostado liberalismo económico, sino para cuestiones claves como libertad de educación, libertad a elegir el seguro médico, la no imposición del seguro social obligatorio, la libre inmigración y emigración, la eliminación de la casi todos los impuestos, etc. O sea, que el gobierno NO intervenga en materia de salud, educación, seguridad social, que no haya aduanas, visas, pasaportes, que no haya declaraciones juradas, impuestos a las ganancias, que haya libertad de empresa en todos (todos) los ámbitos, todo ello se basa precisamente en la libertad de opción del individuo. Pero no, entonces casi todos dicen: eso no. ¿Cómo el gobierno no va a controlar la salud, la educación y todas esas áreas? La respuesta es: el individuo tiene derecho a decidir. Pero no. Toda la libertad de opción que se afirma para el aborto, eutanasia, sexualidad, ya no rige para todo lo demás, y es totalmente negada.

Pregunto, ¿CUÁL ES LA COHERENCIA DE ELLO?

Por supuesto la pregunta va para casi todos, esto es, los que promueven el aborto y etc., pero luego son los primeros y más grandes estatistas, defensores de la intervención del gobierno y ciegos ante la libertad individual en los otros terrenos.

La pregunta no va obviamente a los libertarios coherentes partidarios de la libertad individual en todas las áreas.

Es más, ellos me podrían decir a mí que yo también soy incoherente, al defender al liberalismo clásico pero luego mostrarme “conservador” en esos tres issues tan sensibles de la opinión pública actual.

Pero a ellos respondo: son precisamente tres temas en los cuales la libertad individual también está en juego. Obviamente la libertad individual ha tenido fundamentos diversos, pero todos saben que para mí, su fundamento es el derecho a la intimidad personal, esto es, el derecho a la ausencia de coacción sobre la propia conciencia en la medida que no afecte a derechos de terceros.

Saben entonces que ese es el debate. Dejemos de lado el tema del matrimonio homosexual, porque claramente me he jugado por pedir la abolición del matrimonio civil y por ende eso corta de cuajo el problema, posición que obviamente no comparten los heterosexuales que quieren que el gobierno case y los homosexuales que también quieren que el gobierno “case”.

Pero la cuestión del aborto, como saben, es diferente. Sé que muchos no estarán de acuerdo en que el embrión, desde sus primeras etapas, es un ser humano, pero saben que yo sí pienso eso, que lo puedo fundamentar, y por ende soy totalmente coherente en considerar al embrión como una persona humana con derechos ante lo cual el argumento de la libertad de opción ya no se aplica.

Y el tema de la eutanasia, igual. Habiendo hecho todas las aclaraciones pertinentes, la cuestión se está focalizando en el tema del suicidio asistido. Efectivamente, creo que las aclaraciones, por parte de quienes se oponen a la eutanasia, han sido suficientes. No sostenemos que sea necesario recurrir a tratamientos extraordinarios, y en mi caso todos saben que he defendido al máximo la libertad individual del paciente: el derecho (fundado en la intimidad personal) a NO recibir un tratamiento médico, el derecho al rechazo informado, el derecho a NO ser llevado a un hospital coactivamente, etc., son todas aclaraciones que han llevado el tema de la eutanasia al “detalle” del suicidio asistido. Obviamente no podemos ahora tratar todas las implicaciones del tema. Sólo preguntamos, en torno de la libertad de opción: quien decida terminar con su vida, sólo puede ser juzgado por Dios, ningún ser humano puede juzgar o “coaccionar” al que intentó suicidarse. Pero, ¿hay derecho en obligar a otro (repetimos: obligar a otro) a que mate a alguien que no puede matarse a sí mismo? ¿Existe ese “derecho”? Prácticamente algunos proponen que el médico que se niegue es un delincuente, que ni siquiera puede invocar la objeción de conciencia. Nuevamente, ¿qué “libertad de opción” es eso para el médico, enfermera o quien fuere que se encuentre en esa terrible situación?

Pero, volvemos a decir, esas preguntas están dirigidas a esa minoría absoluta de libertarios que me preguntarían sobre mi propia coherencia. A todos los demás, a la pléyade de estatistas que quieren controlar, obligatoriamente, desde el gobierno, sencillamente todo, les señalamos su risible incoherencia cuando además invocan la “libertad de opción” como argumentos para el aborto y la eutanasia y luego para colmo quieren poner en la cárcel a quienes invoquen la objeción de conciencia en esos casos.

Triste destino de la “libertad individual”.

15 comentarios:

Alejandro Sala dijo...

Sobre el tema del matrimonio homosexual, la cuestión polémica no es el matrimonio sino la adopción ¿Está bien que se de en adopción un niño a una pareja de homosexuales? Mi respuesta es NO.
La utilización de la palabra "matrimonio" es el pretexto que se esgrime para justificar la concesión en adopción de un niño a una pareja homosexual.

Sobre el aborto, después de pensarlo mucho, llegué a una posición en la cual coincido con vos.

Y en lo referido a la finalización de la vida, sin dudas que no se puede forzar la muerte, eso es una inmoralidad por donde se lo mire.

Se me ocurre que para ponerle más "pimienta" al artículo con una tema de actualidad, deberías haberte manifestado en favor de la libre publicación de avisos de prostitución en los diarios...

delivery post-crucifixión dijo...

Todos estos temas son, em mayor o menor medida, complejos.

Si partimos de la premisa que la figura del "varón" está en crisis, que la de la "mujer" esta atravezando una etapa que no sabemos hacía dónde arribará, la cuestión del "matrimonio" homosexual deja de ser tan seria y escandalosa. En parte, y enfatizo un poco la proclama de algunos muy jugados autores posmodernos, toda la sociedad occidental (pero con repercusiones a nivel planetario) está "trasvestida"...

La cosa no pasa, entonces, a mí humilde criterio por aceptar o no al matrimobio homosexual porque dicha unión YA está instalada entre nosotros. Tampoco pasa por la adopción de hijos...

Yo me preocuparía más por el tema del matrimonio "tradicional", que ya también está decayendo. No hace falta hablar de números, pero las estadísticas nos muestran gran cantidad de uniones "mixtas", de padres con hijos/as de diversas mujeres y viceversa. De matrimonios con hijos de anteriores parejas, etc.

Esto es lo que, en primer lugar, hay que VER y aceptar. No desde el punto de vista moral sino estrictamente fáctico para luego ver qué tipo de proyecto humano puede darse en un futuro mediato.

Con respecto a la muerte, yo diría que NO sabemos hoy en día bien de qué se trata, pero queremos seguir evitándola a toda costa. En ese sentido seguimos siendo estrictamente tradicionales.

Por otro lado; desde el punto de vista estrictamente "biológico" hay veces que no queda claro cuál es el límite preciso entre la vida y la muerte. ¿Se debe inducir la eutanasia? ¿O se debe "prolongar" indefinidamente la "vida"? Son preguntas que creo que tienen, hoy por hoy, respuestas provisorias.

No obstante creo que hay una cosa que me parece relevante; en cualquier situación se debe alentar a la "buena muerte", a eludir el sufrimiento inútil,y ridículamente sostenido.

Finalmente, el tema del aborto es sumamente complejo. En lo personal estoy completamente en contra, pero dudo que actualmente haya algún tipo de argumentación que pueda convencer al bando opositor (me refiero a los pro o a los anti-abortistas). No creo que haya, al menos a corto y mediano plazo, un consenso posible.

También hay ver que las prácticas abortivas ya están instaladas y se hacen miles de abortos por año en todo el mundo. Entonces lo que hay que visualizar es si en caso de legislar la libertad de abortar dicha posibilidad podría reducir ( o no) las prácticas del aborto. Fundamentalmente sería importante (no es ninguna novedad) que antes de abortar hubiera una buena campaña basada en información (por imágenes, poe ej) sobre las diversas etapas del desarrollo del embrión interpretando que dicho desarrollo tiende hacia el nacimiento y, por ende, debe ser respetado. A su vez, hay que tener en consideración todos los casos de mujeres abusadas, de madres muy jóvenes, etc. No todas pueden hacerse cargo de un nacimiento y debería haber mayor toma de conciencia al respecto fomentando instituciones (que podrían ser o no subvencionadas privadamente)que adopten -en el último de los casos- a la criatura en cuestión. Cuando digo "adopten" quiero afirmar que les den todo el cariño, la ternura y el amor que dicha criatura merece para desarrollarse y crecer humanamente.

Mi opinión por hoy.

Abrazo!
R.P.

Anónimo dijo...

Gabriel,
sin más, muchas gracias por este artículo de actualidad y, como siempre, aclarador, tocando los temas precisos y dando respuestas concretas.

Un abrazo desde España,
ESTEBAN

Anónimo dijo...

El fenómeno de avance político de la izquierda fue mundial a partir del 68 , pero esto es sólo un comentario , así que trataré de ir al punto . De la mano del rebautizo de los hijos de los desaparecidos vino también aquí y en otros paises , el rebautizo de los derechos individuales con el nombre de "derechos humanos" . Luego los medios de izquierda se encargaron con la paciencia e insistencia que los caracteriza de dar vuelta "el relato" para adueñarse de algo que nunca fue de derecha ni de izquierda . Es verdad que las dictaduras supieron ocultar perversamente esta realidad por unos años , pero la pasividad que mostraron los liberales fue suficiente para que perdieran su bandera más importante . Hoy la visión cultural latinoamericana es tuerta o con el ojo izquierdo . Y no es de extrañar que temas como el aborto , la eutanasia o el matrimonio gay sean los últimos reductos tristemente , como decís , para discutir los límites de la libertad . La libertad política , económica , individual , es UNA , se toma o se deja . No puede fraccionarse . Y si hay algo intrínsecamente contradictorio con el liberalismo es cualquier forma de dictadura y cualquier forma de censura , discriminación e intolerancia . Con respecto a los temas citados , ya di mi opinión en su momento estos años y sólo agregaría que tu posición es ultracoherente aún para un anarco libertario y no creyente . Porque precisamente cuanto más libre e individuada es la persona , más conservadora se vuelve con sus propios valores y más tolerante con los ajenos . No es incoherente o contradictorio . Es la tendencia natural , aunque como sabemos la realidad es más complicada y pintoresca . Abrazo . M.S

María Antonieta Arnal dijo...

No creo que debamos conformarnos con que el matrimonio homosexual, el aborto y la eutanasia son un hecho. La Iglesia católica nunca puede aceptar el pecado, más si al pecador. Pienso que el relativismo moral nos está llevando hacia un anarquismo, una anomia, una destrucción total. Si queremos salvar el planeta y la humanidad, debemos volver a Dios y cumplir los diez mandamientos.

delivery post-crucifixión dijo...

María Antonieta Arnal: El "relativismop moral" no es más que la reacción y la contracara del absolutismo metafísico. No se comprende uno sin el otro.

Cariños!
R.P.

Carlos A. Stella dijo...

No me parece correcto que los gobiernos impongan Dogmas.
Digan lo que dijeren detrás de la condena del aborto hay creencias religiosas.

Si un ciudadano no cree en Dios y sólo piensa que la vida son electrones y protones dando vueltas, no podemos negarle la opción del aborto. Sólo podemos exigirle que pague los impuestos.

ivanfoofoo dijo...

Considero que plantear el tema del aborto respecto de si el feto o embrion es o no es un ser con vida, es algo inutil. El desarrollo biologico es un continuo, y no deberiamos basar ideas netamente politicas y sociales, como el aborto, a factores puramente biologicos. La legitimidad del aborto debe plantearse, pues, en funcion de sus efectos sobre la sociedad.

Anónimo dijo...

Para mi siempre hay creencias religiosas , Carlos . Quien cree que la vida es una suma de protones y electrones tiene una creencia religiosa sui generis , aunque crea lo contrario . El Estado no es una religión para imponer dogmas , pero impone leyes para que la sociedad no se autodestruya . Yo tampoco estoy de acuerdo con muchas de esas leyes y por lo tanto tiendo al anarquismo . Pero la pregunta es ¿ por qué si matamos a un chico de dos años para el Estado es homicidio , pero si está en la panza de la madre no lo es ?¿ Alguien puede establecer el momento en que algo se convierte en alguien ? Mi posición en este tema es la "duda razonable" . No sé si el embrión es persona o no ( aquí paso de largo el argumento de Zanotti ) , pero definitivamente no es un tumor , es un ser vivo y tiene el derecho de los derechos de TODO lo viviente : derecho a vivir y prosperar . Para mi alcanza . Para otros , que tienen motivos para sacárselo de encima , lo conveniente es cosificarlo a priori , total un indefenso nada puede hacer . Aquí me surge la pregunta ¿ Por qué el Estado debería intervenir si una religión practica sacrificios humanos rituales ?
Como fuera , luego se hacen malabarismos racionales para negar la culpa de lo que es sólo una variedad de homicidio .
Lo que hay que agotar son los mecanismos para que la criatura llegue a término y hacer una ley práctica de adopción para entregar a ese ser nuevo . Porque la culpa no depende de la ley sino de la conciencia . Y quien cargue con esta mochila lo hará por el resto de su vida . M.S

delivery post-crucifixión dijo...

No sé bien por anda Dios en estos tiempos..., desde mi experiencia personal conozco gente "religiosa" que ha convalidado para que su hija se hiciese un aborto ya que no era el "momento" para que llegue al mundo esa criatura...

También conozco "ateos" que están en contra del aborto.

Me parece que hoy en día la cuestión o no del aborto no debe ser planteada exclusivamente desde la perspectiva religiosa (dicho sea de paso, si nos retrotraemos a lo afirmado por algunos autores religiosos medievales, podemos llevarnos más de una sorpresa).

Creo que el tema del aborto puede ser perfectamente planteado al margen de las creencias religiosas (también sé que hay religiosas/as que están a favor del aborto, o, al menos hasta cierto punto).

¿Pasa por una cuestión de elección personal de cada uno? En parte, sí, posiblemente...., pero también hay indicios que muestran que el embrión tiende a la vida, que del embrión humano nacerá (si todo va por buen camino) una persona, no una silla o una comadreja.

Con el embrión yo trato de aplicar la política del "let it be".

R.P.

Anónimo dijo...

Todo lo que involucra a la vida involucra a la religión desde el principio de la historia humana ( sino miralo a Chavez hoy ) . Dudo que exista una especie de limbo religioso . Sí existen posiciones "no religiosas oficiales" , como en mi caso y el de tantos . Lo que sí sobra es la negación e indiferencia . Pero hasta la negación ( ateísmo ) e indiferencia ( agnosticismo pasivo ) se realizan sobre esta realidad existencial religiosa del hombre , necesitan de ella . Esa es la razón fundamental de la necesidad del "árbitro estatal" para establecer a través de nuestros representantes por donde pasa el mal menor social en estos casos delicados . M.S

Carlos A. Stella dijo...

Desde el punto de vista teórico queda claro que el que está a favor sigue estando a favor. El que está en contra sigue estando en contra. No hay argumentación que convenza a todos.

Pero desde el punto de vista práctico las personas necesitan respuestas concretas. De nada le sirve a una mujer que fue violada y quiere abortar disquicisiones religiosas sobre la naturaleza del alma.

Lo útil sería hacer un plebiscito vinculante que de una respuesta aquí y ahora.

Anónimo dijo...

Si se trata de argumentos racionales utilitarios lo más racional es empezar matando a los que consumen más y crean más problemas . El argumento de la mujer violada siempre surge . El objetivo es lograr la inmediata simpatía de más del 50 % de la humanidad "dándole" a la mujer la propiedad de la vida y a su vez enviar un claro mensaje al macho violento destruyendo su "fruto despreciable" . La mujer será como el hombre dueña de su cuerpo , pero no es dueña de la vida , ese es el punto . NADIE está sobre la vida . Por definición el soberbio ( sober=sobre , bios=vida ) se cree sobre la vida , pero nunca lo está . Ni el violador ni su víctima están sobre la vida . El objetivo de los legisladores es resguardar el derecho a la vida de TODOS , con argumentos racionales , no con impulsos viscerales de venganza . El chico ninguna culpa tiene de como llegó al vientre , aunque la situación fuera repugnante para la sociedad y la víctima de la violación en particular . El plebiscito es una herramienta de la democracia muy útil en una sociedad informada . M.S

Gabriel Zanotti dijo...

Mi querido Carlos, hagamos un ejercicio de razonamiento. Decís: ".........Si un ciudadano no cree en Dios y sólo piensa que la vida son electrones y protones dando vueltas, no podemos negarle la opción del aborto". Dirías igualmente "....Si un ciudadano no cree en Dios y sólo piensa que la vida son electrones y protones dando vueltas, no podemos negarle la opción eliminar la vida de un inocente" ? Porque de eso se trata, de eliminar la vida de un inocente, ya sea que creamos que es hijo de Dios o sólo protones y electrones.............

Carlos A. Stella dijo...

Según este sujeto no se estaría eliminando una "vida" sino solamente "protones y electrones".