domingo, 19 de septiembre de 2010

LA EVOLUCIÓN DEL PERONISMO, AGAIN

Publiqué esta entrada el 11 de Octubre de 2009. Los tiempos políticos en Argentina se aceleran y la situación es tan grave que, me parece, debo publicarlo de vuelta y llamar al debate sobre esta delicada cuestión.
-------------------

No creo ser el mejor y más anti-peronista, pero, si se abriera un concurso al respecto, me presentaría. Mi historia familiar, mis usos y costumbres, mi psicología, mi foja de servicios de casi 34 años al servicio al liberalismo clásico de orientación anglosajona y hacia la Escuela Austríaca de Economía, me pondrían el menos entre los candidatos a ganar el concurso. Por si quedara alguna duda, quiero citar simplemente esto que escribí en el 2002: “…Vuelvo a insistir en que pocas veces se repara en el drama cultural que esto significa. Es como si en Italia existiera aún un partido mussoliniano, en Alemania un partido Nazi o en España un partido franquista, y como si los demás partidos hubieran copiado sus costumbres. Europa sería hoy lo que era en el 30. Así de simple. Que en Argentina exista, con toda su fuerza política, un partido “peronista”; que muchas y cultas personas se digan peronistas, que estudien y digan practicar la “doctrina” del “líder desaparecido”, que aún canten su adulona, grotesca y promarxista cancioncita (la “marcha peronista”) es una muestra del drama al que me estoy refiriendo y parte de la explicación de la “natural” decadencia argentina” (1) (aclaremos que el “esto” se refería al peronismo). Y, finalmente, como las aclaraciones son siempre insuficientes para los no tan amigos, los amigos que me conocen no necesitan ninguna otra aclaración.

Pero la Argentina es peronista como horizonte de pre-comprensión cultural. Así de simple. No es cuestión de peronistas buenos o malos, corruptos u honestos. “Peronistas somos todos”, dijo Perón con la típica sagacidad maquiavélica del autoritario. Es cuestión de usos y costumbres, de visión del mundo, de sus concomitantes juegos de lenguaje. Y para los que han estudiado a Ortega, a Gadamer y a Wittgenstein, y a Hayek y a su evolucionismo cultural, eso es todo. No queremos reconocer la fuerza de los horizontes culturales, porque ellos son invisibles: es lo que Gadamer explicaba con “el problema” de la conciencia histórica.

Algunos liberales argentinos (casi una contradicción en términos) tuvieron ante este “problemita” las típicas negaciones iluministas del racionalista ingenuo. Yo las tuve mucho tiempo. Todo consiste en “difundir bien las ideas” y listo.

Pero cabe reconocer que en la Revolución Libertadora, liberales clásicos había 3, o 4, y estoy contando estrictamente. Lo demás fue un peronismo sin Perón porque, claro, eran todos peronistas culturales, aunque anti-peronistas personales. Los resultados fueron obvios.

Que los obreros necesiten ser protegidos contra “el capital”; que los privados tiendan al monopolio, que sin salario mínimo el trabajador es explotado, que los sindicatos son los que impiden la explotación del trabajador, que todo lo privado es culpable hasta que se demuestre lo contrario, que muchas empresas estatales son convenientes, que la sociedad es conjunto de intereses corporativos que deben armonizarse por el estado, que el estado debe tomar un rol muy activo en salud, previsión social, educación; que el ingreso debe ser re-distribuído con impuestos a la renta; que el estado debe controlar activamente las política exterior, monetaria, minera, laboral, etc etc etc…….; que el capital extranjero es seguramente representante del imperialismo y las potencias extranjeras y que atentan contra la soberanía; que la pobreza latinoamericana se debe a la explotación de los EEUU; que los liberales son malvados y están en contra de la “justicia social”, etc etc etc………. Que hay que controlar a los medios de expresión privados porque impiden el derecho a la información del pueblo…. (Perón fue un “maestro” en todo esto)….Y me quedo corto, muy corto……………… Son todas ideas compartidas por casi toda la población, y por ende por dirigentes políticos y sindicales, empresariales, ya sean justicialistas, radicales o etc. Políticos y opinión pública se retroalimentan en esas creencias culturales, que han conducido a la pobreza más aberrante de la mayoría de la población, víctima de………… Sí misma.

En ese sentido, el anti-peronista es únicamente el minoritario y marciano liberal clásico. Todos los demás son peronistas. Hay “anti-peronistas” que creen que lo son porque están en contra de la corrupción de determinados dirigentes, o porque vienen del radicalismo y algo de liberalismo político aún respiran, respiración lenta y casi moribunda que en la Argentina los hace similares a Tocqueville. Pero son peronistas culturales, como todos los demás.

Ahora bien, hay grados, como en todo. El kirchnerismo es el peronismo más ortodoxo en cuanto a su manejo del poder y buen representante del peronismo de izquierda de los años 70. Su alianza con Chávez, lo más peligroso de todo, no es un acto de corrupción, sino un acto de coherencia y pureza ideológica. Y, como dije tantas veces, esa alianza pro-chavista no parece ser advertida por gran parte de los no-kirchneristas que creen que es tiempo de sutilezas o que finalmente no pueden desprenderse de sus ambiciones personales de poder.

El peronismo no-kirchnerista no es un partido polìtico. Culturalmente, desde Duhalde, Cobos, Macri, etc., aunque se odien o peleen, todos ellos son peronistas culturales. ¿Cuál es su ventaja? Que ellos pueden, lentamente, evolucionar. La ideologización marxista del kirchnerismo, que no tiene nada que ver con la corrupción, no tiene ningún humano remedio excepto una conversión por el camino de Damasco. Los demás, en cambio, pueden mover algo de su paradigma cultural. No creo que quieran estatizar más, comprenden temas elementales como la rentabilidad el campo o cosas por el estilo; pueden estar atentos a buenos consejos macroeconómicos sobre una política monetaria no inflacionaria o no aumentar el déficit fiscal, y hasta pueden mostrarse más liberales en temas como libertad de prensa o cierto elemental respecto a normas de juego e instituciones básicas. Y, lo fundamental, pueden mostrarse más distantes de Chávez.

En ese sentido, son posibles ciertos acuerdos programáticos básicos que unifiquen de algún modo a todos los peronistas culturales no-kirchneristas:
a) alentar al sector privado con algunas bajas de impuestos o des-regulaciones específicas;
b) equilibrar las cuentas federales y dar un ordenamiento jurídico previsible a la co-participación federal;
c) concomitantemente con la disciplina fiscal, mantener una política monetaria no inflacionaria;
d) lograr (y esto sólo pueden hacerlo los peronistas “justicialistas”) un acuerdo político con las cúpulas sindicales tradicionales de tal modo que no impidan los primeros 3 puntos;
e) mantener una política exterior independiente, abiertos a convenios de cooperación económica y política con Europa, Brasil, Chile y EEUU.

Como vemos, al lado del liberalismo clásico, es muy poco o casi nada. Para la Argentina peronista, sin embargo, es demasiado. Y es lo único a lo que podríamos aspirar, culturalmente, para el 2011. Son cuestiones que apuntan a la supervivencia como país. A partir de allí, es posible que se logre evolucionar un poco más. Y son puntos que permitirían ir juntos, electoralmente, a peronistas “justicialistas”, radicales y socialistas moderados.

Obviamente, lo más probable es que la oposición “culturalmente peronista” a Kirchner se presente fragmentada por motivos de ambiciones personales o por error político de aquellos que presupongan que se puede más que eso. Si ello sucediera, es posible que Nestor Kirchner gane las elecciones del 2011. También es posible que no, claro, por su propio desgaste interno, y puede ser que pierda ante un Reutemann, Macri, o Duhalde. Pero si ello sucede, no será por la inteligencia de la “oposición”, sino por alguna extraña ineficacia política del matrimonio gobernante. Si fuera así, espero que mis amigos randianos se hagan creyentes.


(1) Ver artículo publicado ayer.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Los K son muy conscientes del cuadro que describiste lo que vuelve todo más dramático . Hace unos años recuerdo que le preguntaron a ella ¿ cómo definiría a un argentino ? Fácil , dijo suelta de cuerpo como siempre , un argentino es un peronista .

Lo malo es que hay demasiada gente que sigue creyendo que el problema es quien y como interviene en la vida de los particulares y no la intervención en si misma . Y lo grave es que no veo capacidad de aprender de los errores . Ya sabés , "un poquito de inflación no hace mal" , lo dijeron tanto Alfonsin como Moyano . Abrazo . M.S

delivery post-crucifixión dijo...

Hola Gabriel!

"Pero la Argentina es peronista como horizonte de pre-comprensión cultural.". Si esto es así (cosa que creo), quedan tres cosas por hacer:

1) Irse de la Argentina (aún estando acá..., "la conciencia desdichada en la Fenomenología del Espíritu de Hegel)

2) Adherir al peronismo en forma incondicional.

3) Asumir esta realidad y ver que se puede hacer dentro del contexto que un está, dentro de esta "Lebenswelt" (mundo de la vida).

Yo, asumo esta última postura. No creo que el peronismo sea el mal, no creo que se lo pueda comparar ni ahí con el régimen de Hitler, ni de Stalin. Aunque es cierto que ha tomado herramientas de ambos su diferencia con los mismos también es grande.

El gobierno actual tiene la virtud (y no es poco) de saber adueñarse del aparato y haber desarmado literalmente a la oposición. Esto no es poco. Con los radicales (que son peronistas disfrazados y de peor calidad -hasta el momento demostraron eso-) esto ya sería un caos, como lo fue con DE la Rúa y Alfonsín. Reconozcámosle el manejo político que tiene este gobierno.

No obstante creo que se puede ir "deconstruyendo" (lástima que los liberales no aprenden un poco de los posmodernos...) el discurso peronista. Dentro del peronismo (porque NO hay un "afuera" del mismo por ahora) se podría intentar ir cambiando las "reglas de juego".

Para empezar, no entrar en la confrontación que este Gobierno quiere hacer y que entran todos siguiendo su juego.

Cuando me preguntan mis amigos que viven en el exterior qué es lo que hizo este Gobierno yo se les digo: muchas cosas buenas, lástima que adhieran a una militancia de una izquierda fuera de época, sean autoritarios, no les interese para nada la clase media y busquen la constante controversia. El resto, todo ok.

La mejor manera de superar este modelo es empezar a situarnos culturalmente.

Transitamos una época de desencanto ideológico a nivel mundial), estamos en Latinoamérica (con todo lo que su historia implica), venimos de gobiernos "democráticos" sumamente inestables, corruptos y caudillescos. Salimos del menemismo con un país fundido, luego vinieron los radicales mostrando toda su ineficacia.

Ahora el "back to the 70"..., con Laclau como asesor intelectual y el satreano-marxista Feinmann guiñando el ojo y haciendo gala de sus apariciones mediáticas.

Bueno, ¿qué nos queda? Que se vuelvan un unir algunos sectores del peronismo anti-K y, dentro del peronismo, deconstruyan paulatinamente el modelo vigente.

Que no haya un retorno a los Alfonsín y los Menem ya es un mérito. Si se lograse añadirle el no-retorno a los K, será un triunfo. Más, no se puede pedir.

Concluyo con Hegel:

"(...) así también el espíritu que se forma va madurando lenta y silenciosamente hacia la nueva figura, va desprendiéndose de una partícula tras otra de la estructura de su mundo anterior y los estremecimientos de este mundo se anuncian solamente por medio de síntomas aislados: la frivolidad y el tedio que se apoderan de lo existente y el vago presentimiento de lo desconocido son los signos premonitorios de que algo otro se avecina." (Hegel, Fenomenología del Espíritu, p. 12)

No soy demasiado hegeliano, pero estas palabras creo que se aplican a nuestros tiempos y me contagian de une leve esperanza.

Un abrazo!
R.P.

Anónimo dijo...

Solo quisiera saber que cosa buena hicieron los K que no podrían haber hecho solos los particulares si no les hubieran puesto semejante presión impositiva . Lo único que veo es que se ha perdido una oportunidad histórica de las que se presentan una o dos veces en el siglo de salir de una vez del subdesarrollo . En el interior ya en el segundo año de Duhalde se veían los efectos del derrame de la soja . Y mucha gente de los cordones ya volvía a sus provincias de origen. Pero la mentalidad argentina intervencionista y envidiosa no lo podía permitir . Hoy estaríamos compitiendo de nuevo con Brasil y no en el puesto ciento ochenta y pico y siempre patinando . Pero claro , es toda una cultura la de la envidia y la mente pequeña , y la de Brasil es otra , sin duda . Dudo que los pobres sean menos hoy que en el 2001 . M.S

Proyecto País dijo...

Soy del pensamiento de que ser anti-peronista es contribuir al peronismo, porque uno le está dando los enemigos que éste necesita para sobrevivir... así está diseñada la doctrina peronista: tiene que tener enemigos, se la alimenta de los en ...emigos, los enemigos lo engrandecen.

Si no los tiene, no existe más.

- Santiago

Adrián Staffolani dijo...

Gabriel, como puede ser que el peronismo se identifique filosóficamente con la Doctrina Social de la Iglesia?

Juan Manuel Bulacio dijo...

Curioso análisis el de Santiago, algo así como "no soy antiperonista porque quiero que el peronismo desaparezca" Esa clase de complicaciones conceptuales (por no decir incoherencias) descentran el tema principal y hacen foco en manejos, estrategias y demás. Es algo típico de los políticos argentinos. ¿Cuándo van a pensar en algo diferente que el poder?
Creo que políticos, periodistas, intelectuales diversos y taxistas entre otros hablan de la política como si fuera un partido de futbol o un juego de TEG. Y muchos no se dan cuenta...

Anónimo dijo...

Juan Manuel...

No pretendo que el peronismo desaparezca, es casi imposible...

Si podemos darnos cuenta de que en realidad es cada vez más irrelevante. Una simple cortina de humo para la verdadera ideología que se lleva atrás.

En mi opinión, los ciudadanos tenemos que hacer estrategias y maniobras inteligentes (siempre éticas, por supuesto) para llevar adelante nuestros ideales, no veo nada negativo en eso, todo lo contrario. Se hace en todos lados del mundo.

"Sed astutos como las serpientes y mansos como las palomas" (Mt 10.16)

Anónimo dijo...

Por ejemplo, en EEUU, ambos partidos tiene decenas de "political strategists" para diseñar estrategias que aseguren la victoria de sus candidatos y programas de gobierno. Y van a la tele y hablan, y está todo blanqueado como si fuese lo más normal del mundo. Y esto es en la democracia más desarrollada del mundo.

La inteligencia no solo se aplica para conocer los fines (el campo de la filosofía política), sino también para orquestar los medios (el campo de la estrategia).

Saludos!

Santiago

Anónimo dijo...

Adrian:

El peronismo no se identifica filosóficamente con la DSI.

El peronismo toma conceptos (los que les gusta) de la DSI y los seculariza, en una interpretación personal y muy particular que hace Perón de esa doctrina, que la vaciá de sus aspectos teológicos y morales y la vuelve más una cosa "practicona".

La relación Perón-Iglesia también nos puede dar una pauta de que en realidad los aspectos cristianos del peronismo eran una hipocresía.

- Santiago

delivery post-crucifixión dijo...

El peronismo es un movimiento muy amplio y está arraigado en la cultura de nuestro pueblo. Nos guste o no, es así. El peronismo puede ser más de "derecha" (Menem) o de izquierda (los K), etc. No se reduce a una sola dirección política.

El problema no es el peronismo, si no hubiese existido Perón seguramente hubiera venido otro caudillo y sería más o menos lo mismo. Tal vez sería peor ya que, mal que mal, Perón fue bastante anti-comunista, de ahí que haya tranzado con algunos nazis, etc. Historia que no termina nunca y de la cuál muchos han escrito libros y sigue dando que hablar, etc.

Hace ya varios años G. Sormann comentó que la aparición del peronismo era responsabilidad pura y exclusiva de los "liberales", que en realidad nunca fueron liberales sino conservadores (generación post 80) y que llevaron a que surgiesen los populismos (primero el radical, luego el peronista).

Sería interesante que los liberales hagan una autocrítica y vean porqué falló el sistema liberal acá en la Argentina y como podría plasmarse culturalmente en nuestro contexto.

También estaría bueno que se comienze a distinguir entre lo que es un liberal, un neo-liberal y un conservador. Yo sé que Gabriel Z. lo distingue muy bien, pero esto tendría que darse más masivamente.

En realidad, no soy liberal pero está bueno que lo discursos sean transparentes. En este país -para la opinión pública, los políticos, los intelectuales de izquierda y una gran gama de periodistas- ser liberal, conservador, de derecha, neo-liberal, capitalista y pro-imperialista significa lo mismo.

Saludos a todos!
R.P.

Anónimo dijo...

coincido plenamente con este ultimo post de R.P.

Santiago

Anónimo dijo...

más que haber fallado el liberalismo de la generación del 80, lo más grave fue haber traicionado sus propias bases recurriendo al fraude electoral.

una vez que el gobierno está ahí por razón del fraude, se vuelve un juego de fuerza donde tarde o temprano aparece el "hombre fuerte".

Anónimo dijo...

¿Es el peronismo o el golpe de Estado de 1930 el principal responsable de nuestro fracaso como país?

¿Todo mal hizo Perón?

¿Es Perón igual a Hitler?

¿Evaluamos a Perón dentro de un determinado contexto histórico?

¿Es igual Perón que el peronismo post Perón? ¿Son peronistas o simplemente una especie de mafia que usa a los pobres y a Perón para quedarse en el poder?

¿Cómo debe leerse la derrota K en la provincia de Buenos Aires, territorio peronista por excelencia? Las masas, como se las llama despectivamente, ¿dieron un ejemplo?

¿Por qué seguimos hablamos de Perón? ¿Es culpa de Perón o de nosotros, que erramos en el diagnóstico y somos, de alguna manera, funcionales a este sistema decadente que excede a Perón?

saludos, Mariano

Anónimo dijo...

El peronismo Ricardo surge luego de que Perón militar regresa impresionado de un viaje a Italia por las ideas de Mussolini . No pierdo la oportunidad de comentarlo porque mi abuelo era el sargento del por entonces sub-teniente Perón y fue amigo no-político de él hasta el final . Conoció como se armó esta desgracia de la cual parece que no pudieramos salir . Él por supuesto lo admiraba y se carteó hasta grande con él , pero debido a que era un tipo decente pronto empezaron los conflictos con los entornos . Sólo quería decir , más allá de la anécdota , que el peronismo es un fascismo larvado , pero fascismo al fin y ya sabemos como pudo salir Europa del fascismo . No tengamos ilusiones que lo hagamos tranquilamente votando a otro . Gran parte del problema del fascismo es que a la población le encanta estar adormilada y sometida como está ahora . Cada "agrogarca" debe estar hoy sosteniendo un promedio de 200 piqueteros ¿ Creen que esto puede durar para siempre ? A nadie le importa !!! excepto a los que trabajamos de esto , o cuando todo se caiga ... En cuanto a la autocrítica que deberían hacer los liberales coincido . Pero hoy debe haber cuatro ( cuidemos a las especies en extinción ) , y serviría poco . El mayor daño lo han hecho tipos como Menem que se han embanderado , como estos que se embanderan con la izquierda . Cuando alguien habla en tu nombre desde el poder , más que tomar distancia , es poco lo que se puede hacer . M.S

Anónimo dijo...

Algunas simples verdades sobre Perón :

¿ Perón era un demócrata ? No . Era un militar y organizó militarmente al movimiento y al partido . A eso lo llamó verticalismo .

¿ Perón era un golpista ? Si . Participó activamente en el golpe de Uriburu a Yrigoyen y fue parte del GOU ( grupo oficiales unidos ) en el golpe del 43 . Fue su "entrenamiento" .

¿Perón respetaba los derechos humanos ? No . En el gobierno de Perón hubo tortura y desaparecidos . Los derechos humanos no se habían "descubierto" .

¿Perón era anticomunista? No . Sólo por conveniencia . El movimiento obrero era como en el resto del planeta comunista o anarquista . Perón lo organizó militarmente y lo manipuló discrecionalmente , favoreciendo a unos y desfavoreciendo a otros , como se hace en el ejército .

¿Hay una ideología peronista ? No . Siempre jugó a dos puntas y traicionó a una de ellas .

¿Quería el progreso del país ? No . Le importaba lo mismo que a Hitler o Mussolini la supremacía y la permanencia en el poder .

¿Era montonero ? Los despreciaba . Los fomentó y usó en su exilio contra los opositores , como hizo al comienzo con Cipriano Reyes . Cuando vio que tomaron vuelo propio se deshizo de ellos .

En resumen : un gran amoral o manipulador de personas e instituciones , como todos los peronistas que le siguieron .

M.S

Anónimo dijo...

Nono, por favor no hagan culto a la ignorancia... el Peron del 45 era una nazifascista totalitario! No era comunista, todo lo contrario!! A los rojos los persiguió a capa y espada, sacándolos del movimiento sindical!

Por favor, si ustedes consideran que tiene dos enemigos (los nazis y los comunistas), al menos diferencienlos! No hagan que son lo mismo... eso no hace mas que evidenciar la falta de argumentos! :)

Anónimo dijo...

¿Dónde está escrito que Perón era comunista ? Dije algo muy diferente . Que no era anticomunista por convicción sino por conveniencia epocal . Así como luego por conveniencia de la época promovió grupos filomarxistas ¿ Cual de los dos era Perón ? Aquel que le convenía para mantener el poder .

No sé quienes son "ustedes" . Lea todo sin calificar o descalificar rápido , incluso el comentario de arriba y póngalo por favor en ese contexto , porque quizás no es tan contradictorio con lo que ud dice . Gracias . M.S

Anónimo dijo...

Si igualamos el peronismo al nazismo, entonces la única opción será desterrarlo de la faz de la tierra. Cosa que se intento en nuestro país, y sabemos que fracasó.

Por otro lado, hasta donde tengo entendido, Perón no mató a 6 millones de personas porque no le gustaba su religión o su color de piel. Tampoco generó una guerra mundial. Entonces, ¿es lícita la comparación? ¿No pierde fuerza nuestros argumentos y somos igual de extremistas si afirmamos esto?

Sin embargo, si podemos ver las cosas positivas que tuvo, por pocas que sean, quizás se pueda construir un futuro de país junto a esos peronistas civilizados que las valoran. Mientras tanto, dar batalla a aquellos que bajo el manto de un partido político que toco indudablemente el corazón de los más desposeídos, son lisa y llanamente delincuentes (por ejemplo, la actual pareja gobernante o Moyano).

En mi opinión, resulta contraproducente e injusto atacar al peronismo en su totalidad, hay que atacar a los delincuentes, que pueden o no ser peronistas.

Saludos, Mariano

Anónimo dijo...

El peronismo es un fascismo larvado que es como decir atenuado . Pero a la larga puede destruir como el fascismo explícito . Algo que se dice frecuentemente es que sin peronismo hoy la Argentina tendría un nivel parecido de desarrollo que Canadá . Y aunque no se puede saber , es muy probable . Pero como fascismo debe desaparecer del mundo civilizado . Para esto debería renunciar a cosas muy básicas que impuso Perón militar , como el verticalismo , la lealtad y la traición , la intervención discrecional del lider de turno en las instituciones , etc , cosas que vienen de la naturaleza castrense donde Perón lo gestó . Esto implicaría ponerle límites y ya no sería peronismo . No dudo que no haya buenas personas peronistas . Más peronista que mi abuelo probablemente no encuentre . Pero son mentes que ya fueron en contextos que ya fueron . El peronismo debe desaparecer espontaneamente por supuesto , porque el mundo actual lo rechaza . Creo que muy lentamente es lo que está ocurriendo , pero antes de desaparecer dará la nota como siempre lo hizo . M.S

Anónimo dijo...

en lugar de "para esto debería renunciar..." va "sino debería renunciar..." , porque sino no entiendo bien al releerme lo que quise decir . M.S