miércoles, 14 de julio de 2010

NI SIQUIERA IN-SISTO, SÓLO RE-SISTO

domingo 15 de noviembre de 2009
PREGUNTAS SOBRE EL LLAMADO MATRIMONIO HOMOSEXUAL
¿Por qué quieren que el estado los case?

A los heterosexuales, la misma pregunta: ¿por qué el estado tiene que casar?

¿No basta un contrato libre y voluntario siguiendo el dictamen de la propia conciencia?

Yo estoy casado según mi conciencia. Para mí fue una afrenta tener que haber pasado obligatoriamente por el llamado matrimonio civil. Una de las tantas coacciones que tuve que soportar desde el estado.

¿Por qué, entonces, tanto problema?

¿Por qué quieren que haya “matrimonio estatal”?

¿Por los beneficios sociales?

¿Entonces el problema consiste en los beneficios estatales obligatorios concedidos por el estado?

¿Y por qué tienen que existir esos beneficios obligatorios?

Si se habla de “libertad”, “respeto a la conciencia”, ¿por qué están de acuerdo con que el estado se meta en educación, salud, seguridad social, etc., violentando las conciencias de todos? ¿Por qué hablar de libertad individual y NO extenderla a todos los ámbitos, con un doble standard incoherente?

Y para los liberales clásicos que apoyan al “matrimonio homosexual”, de vuelta, ¿no es máximamente incoherente que pidan que el estado dictamine en la materia?

Y para los creyentes, ¿qué tiene que ver el estado con nuestra fe? ¿Qué tiene que ver la coacción con el acto de fe?

Y si hay un “matrimonio natural”, ¿no sería mejor que en las circunstancias históricas actuales los gobiernos se abstuvieran de legislar en esas materias?

¿Cuándo nos haremos todos estas preguntas y viviremos todos un poco más en paz?

6 comentarios:

María Antonieta Arnal dijo...

La verdad, a la gente de hoy en día les encanta inventar leyes nuevas. ¿Por qué no cumplirán los diez mandamientos primero?

Cuando vivamos según Dios, amándolo sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos, será que el mundo será mejor y viviremos en armonía.

Don Andrés dijo...

La existencia de ciertas instituciones sociales como el matrimonio, que deriva de la existencia de la personalidad, es anterior a cualquier intento de positivización, por lo que, parafraseando a Bastiat, la preexistencia de estas instituciones "es la que determina que puedan hacer leyes los hombres".

Pablo dijo...

anarquista, nunca lo hubiera imaginado

Anónimo dijo...

Gabriel, me ha parecido de nuevo, brillante, liberal y valiente lo que has escrito. Enhorabuena desde España,

ESTEBAN

despistada2010 dijo...

Creo que es muy sencillo, el matrimonio civil es un contrato que resguardo tus intereses económicos .

Lo otro es pura poesía para el que le guste, tampoco esta mal, forma parte del inconciente colectivo

Federico Arata dijo...

Es verdad que el estado se mete en algo que se debería acordar privadamente como es el matrimonio. El tema es que si se mete, y genera una serie de consecuencias jurídicas de índole económica y social para algunas pareja y no para otras, eso se traduce en una desigualdad ante la ley y sus consecuencias. No son solo los beneficios sociales desde el estado, hay un montón de cosas que se resuelven sólo si estas casado legalmente. Por eso, Gabriel, pasaste por aquel acto civil que te pareció una afrenta. Aunque más no sea por el rito social frente a parientes y amigos, por los regalos, por la fiesta. Porque la sociedad y la cultura ponene en un pedestal al matrimonio y es injusto cuando a ese pedestal sólo pueden acceder algunos y otros lo tienen vedado.
¿Qué dirias si el código civil prohibiera casarse a los judíos? Acaso sería incoherente luchar porque se les otorgeue ese derecho sólo porque significaría una extención del poder del estado sobre la vida de las personas?
Bueno, con los gays pasa lo mismo.