domingo, 29 de julio de 2012

LA DUCHA EN LA ÚLTIMA PELI DE WOODY

¿Cuál es el símbolo detrás de una ducha en el escenario en la cual el artista puede lucirse?
Una ducha en una ópera clásica, para que el artista pueda cantar a la perfección, es precisamente ridícula.
¿Pero qué simboliza ese ridículo?
El cantante en cuestión era magnífico pero él no quería otra cosa sino cantar en su ducha.
Pero otro ve en él una oportunidad para la fama y el consiguiente éxito.
Entonces le propone cantar en el escenario con su ducha.
He allí la cuestión: cuando la fama surge espontáneamente del propio ser "siendo", no directamente buscada, entonces ok. El bien es difusivo de sí y si además de ser es conocido por muchos, ok.
Pero cuando la fama se busca por la fama misma, entonces se produce el olvido del propio ser, el verdadero olvido del ser. Y la existencia se agita buscando un éxito que, como anestesia, la cubra de ese vacío existencial. Y se puede incluso caer en el ridículo si el ridículo da fama.
Por eso la ducha en el escenario.
Para no caer en el ridículo, hay que seguir las exigencias del propio ser: eso se llama vocación. Si la fama viene, que venga, si no viene, que no venga. En el primer caso hay que protegerse de la soberbia y, en el segundo, de la envidia y el resentimiento. En ambos casos hay que buscar sólo la mirada del otro para que el ser mismo se manifieste. La soberbia, la envidia y el resentimiento son fruto de la mirada re-dirigida hacia sí y olvidada de los ojos del otro.
Todos tenemos la tentación de un escenario lírico con una ducha, porque esa ridiculez tiene un fondo de verdad: lo que verdaderamente somos. Por ende cantemos; si nos escuchan bien, si no.... Que no. No es fácil. Pero así es.

6 comentarios:

pnigro dijo...

Muy lindo texto.

pnigro dijo...

Muy lindo texto y muy cierto.
Lo importante es que el hombre logra su cometido: cantar Pagliacco en público y ser un éxito.

sofi dc dijo...

Es tal cual! Qué bueno que me acordé de verlo. Muy bueno! Saludos Gabriel.

Sofia

sofi dc dijo...

Qué bueno que me acordé de leerlo. Está buenisimo, Gabriel! Saludos,

Sofi

Marcela Fernández dijo...

Rappoport. Te cuento mi experiencia como consultora en educación superior: objetó un proyecto presentado ante la CONEAU, organismo del que es evaluador, por presentar algunos volúmenes y autores norteamericanos. Sin palabras.

Gabriel Zanotti dijo...

Ok, ya veo: todo dicho.................