domingo, 24 de octubre de 2010

LOS LOCOS LINDOS

Mi vida está rodeada de locos lindos. Un “loco lindo” es un juego de lenguaje: denota alguien que habita un mundo ajeno al nuestro; están en nuestro mundo pero no son de ese mundo, y en general no nos hacen nada: somos nosotros los que nos sentimos agredidos por ellos porque todo lo ex – traño, en general, nos agrede.

Uno de ellos, particularmente, me resulta sumamente enternecedor. Su caminar es lento respecto al nuestro, porque su mundo tiene otro ritmo, menos frenético. Saluda a todos, habla con todos, hace chistes con todos. Su discurso, su relato, coherente desde él, va por caminos diferentes al nuestro. Puede pasar de Shakespeare a Tinelli, de Kierkegaard a Maradona, en medio segundo. Recuerda poesías bellísimas, pero no sólo las recuerda: habla mediante ellas, al mismo tiempo que se pierde en un pasillo. Habla permanentemente, con una velocidad que, contrariamente a su caminata, es más rápida que la nuestra. Pasa de un tema a otro con una velocidad asombrosa: es que sencillamente su pensar, su asociar y su sentir, es hablado y expuesto. Cuando no la pierde va con una guitarra a todos lados y la toca maravillosamente cuando los demás pensamos que no corresponde. Vive del aire y de la caridad de los amigos; pide pero no insiste, toma lo que le das, pero en realidad parece no necesitarlo del todo. Sufre mucho pero nunca baja de su nube y nunca se queja de Dios. El orden de la praxis le es ajeno, o su orden de la praxis nos es ajeno. Me conmoví cuando me contó la primera vez que tuvo que ir a colgar la ropa: nadie le dijo que había que poner broches.

Hace muchos años le diagnosticaron un trastorno etc etc y desde entonces gira y gira por un mundo que no lo ve. Una medicación sería importante, sí, para proteger su estructura neuronal. ¿Pero para “adaptarlo”? ¿A ese mundo cruel que lo ignora? Ese mundo cruel es el supuestamente sano. El no. ¿No? Lo pregunto en serio.

He conocido muchos locos lindos. Todos terminan igual: solos e ignorados por el mundo de los sanos, cuando no encerrados porque recitan poesías colgados de una araña dibujada en una nube. Yo sueño con ponerlos a todos en una casa y decirles: aquí canten, escriban y vuelen, y no se preocupen en absoluto por los broches de la ropa. Cuando quieran salir salgan y cuando tengan hambre o sueño vuelvan. No quiero bajarlos de sus nubes. Sueño con curarme a mí mismo y, mientras tanto, poder penetrar el misterio de estos seres alimentados por el viento.

13 comentarios:

sandra dijo...

Lei la nota los locos lindos, y que cierto es tener miedo a todo lo que es diferente, a todo lo que no es normal, y que bueno cuando pones lo normal entre comillas, porque quien sabe lo que es normal y quien dice que nosotros los que nos consideramos normales no somos diferentes no? Sin embargo...como me gustaria sacarme las vestimentas de ser y vivir correctamente como la sociedad lo estipula, que lindo si pudieramos desprendernos de prejuicios, de disfrutar con las cosas que la vida nos presenta cada dia, el aroma de las flores, ver la luna cuando vas para tu trabajo, dejarte acariciar por la tibieza del sol, mirar a la gente que pasa por tu lado y darte cuenta o imaginar que piensa por donde pasa su mente, o porque no volver a ser como niños, los locos lindos y los niños se parecen mucho, ambos viven sin importar el alrededor, no hay barreras que los contengan, ambos estan en sus mundos, sera por eso que entre ellos se entienden...en cambio a nosotros nos dan miedo, los locos lindos y los niños... Seria bueno intentar vivir como locos lindos, quien te dice que a lo mejor el mundo se endulza mas y la sociedad vive mas feliz...

María del Carmen Grillo dijo...

¡¡Qué bello, Gabriel!! Hoy hiciste poesía.

Gabriel Zanotti dijo...

¿Hice poesía? ¡Ni lo intenté! Me dejé llevar por la cadencia del lenguaje.....

Hugo Landolfi dijo...

Ah, creo que a ese "loco" lo conozco. Y es lindo en serio. Siempre me pareció que hay algo de santidad y de absolutamente cristiano en eso de cargar tantas cruces y no quejarse... ni siquiera a Dios.

Los que no se quejan por "lo mucho" nos confrontan a los que a veces nos quejamos por "lo poco".

Un abrazo, Hugo

Verónica Molina dijo...

Me conmovió muchísimo el detalle de los broches de la ropa. ¿Qué tan grave puede ser eso si el hombre sabe conversar trayendo a colación a Shakespeare y a Tinelli (muchos saltean a Shakespeare, eso sí es grave en serio), o puede tocar una guitarra, o puede bailar colgado entre cristales?

Los locos lindos nos cuestionan internamente, como los chicos, o como los filósofos que dan clase al mejor estilo Academia De Hace Dos Mil Setecientos Años, ponele.

Lindísimo post, profe. Fue un placer leerlo.

Anónimo dijo...

Dear amigo:

1. Cristo dijo, palabras más, palabras menos, que en el enfermo, en la viuda, en el pobre y en el loco, en todos ellos se encontraba él... (Corregime si digo una herejía)


2. Y tal cual... Muchas veces me pregunto ¿Quiénes son los alienados?...

Intentemos no confundir "originalidad personal a flor de piel" con "locura"... Como dice ese loco lindo, llamado Charly García, en una bella canción llamada "De mí":

"No pienses que estoy loco
es sólo una manera de actuar".

Abrazo.
El loco Ema.

Anónimo dijo...

No sé en que andará hoy la psiquiatría . Recuerdo que en la época de Alfonsín , con el retorno de la democracia y siguiendo una tendencia mundial , estaban los Hospitales de Día . Es decir un régimen de internación voluntaria y abierta . Muy parecido al deseo de Zanotti . El problema de los "inadaptados" que "van y vienen de su problema" es que no quieren vivir internados . Y el problema de los sistemas de internaciòn full-time es que se terminan convirtiendo en cárceles , con todo lo que esto implica . No hay que idealizar , ni a los locos lindos ni a los hijos ajenos . La realidad es más dura de lo que parece . No hay persona de bien que quiera que otro sufra . Porque de esto hablamos , de lo que antes se llamaba locura . Y no se arregla diciéndole al loco que puede hacer todo lo que quiera , sin miedo a ser reprimido . Que así va a mejorar . No es tan fácil . Para empezar , no hay que confundir el raye o neurosis que todos en algún grado tenemos con las psicosis . Las últimas son trastornos que también existen en otras especies con porcentajes bajos pero constantes , al igual que pasa con nosotros , aunque en cada especie con su modalidad cultural ( si se me permite el término ) . Hoy los conocimientos no están tan adelantados en estas enfermedades como cuando hace unos años se pudo aislar el virus del sida gracias en gran parte al estudio paralelo que se estaba realizando con el vif de los gatos . Pero sin duda son enfermedades de etiología diversa , "parecidas" en especies genéticamente cercanas , y que repercuten gravemente en la conducta social .
La maldita ciencia positiva . El humano se cree único dueño y todo lo humaniza . Se cree el exclusivo dueño del término cultura y frecuentemente pierde esta perspectiva global de pertenencia . Se puede estar en desacuerdo conmigo , pero soy coherente en mi in-sistencia , diría Gabriel ( nunca entiendo lo del guión ) . Abrazo . M.S

Juan Manuel Bulacio dijo...

Supongo que habrá que distinguir los "locos lindos" de quienes padecen una psicosis. Lo cual no quiere decir que no puedan coincidir. Adhiero al enfoque de MS, respecto de la necesidad de no idealizar-(agrego:)distorsionar.
Párrafo aparte para la "in-sistencia" etológica que da para mucho y que sin, duda deberíamos conocer más, para entender más al ser humano.
Por otro lado, el relato de Gabriel, me gusta mucho. Y recuerda sin duda, al gran Erasmo de Rotterdam con su "elogio a la locura".
Una más, cada cual puede ser un poco más "loco lindo" dentro de su propio estilo. La libertad se vive diferente en cada persona. Me parece. Abrazo. JM

delivery post-crucifixión dijo...

No sé bien que decirte Gabriel..., y no ´se bien en concreto a quienes te referís, yo no he conocido "locos lindos". He visto la incapacidad del "sistema hospitalario" para contener gente que se ha vuelto demente..., también veo gente que habla sola en la calle (sin celular, obvio), y gente normalizada (por el sistema supuestamente "normal") que está hiperacelerada y si pudiesen te pisarían en la calle.

Yo no idealizaría tanto la locura si, por locura entendemos demencia (cualquiera que ella fuere), es realmente muy triste..., lo sé por experiencia.

Prefiero los cuerdos y los mansos que poseen cierta capacidad de sospecha. En cuanto a los niños, todos llevamos el niño que fuimos adentro, es cuestión descubrirlo. Tarea difícil, pero creo que vale la pena!

Un abrazo
R.P.

Anónimo dijo...

El único problema es que Erasmo estaba tan loco como Zanotti y su in-sistencia tenía más fines políticos que terapéuticos . No hay que confundir libertad con locura . No hay persona más presa de si misma que un loco . La locura vista desde adentro es dolor y miedo constante a la desintegración . Cuando festejamos y apoyamos al loco lindo vemos sólo la mitad linda de la historia . Cuando idealizamos la infancia parece que olvidáramos lo que nos costó crecer y confundimos adultez con aburrimiento ( otro estereotipo social ) . Cuando elogiamos la comida de otra casa , "es casera" ( como si la nuestra no lo fuera ) , y parece que fuera más rica y que los platos se limpiaran solos . La naturaleza humana enseguida se deshace de lo molesto y se queda en las idealizaciones . Guarda con estas idealizaciones . Le agradezco el apoyo a Juan Manuel ( no es fácil desde su posición ) y a Ricardo le diría que no considero que hablar solo sea un mal signo . Todo lo contrario , lo recomiendo para pensar con más claridad . Saludos . M.S

Nicolás dijo...

Muy bueno! hace tiempo había leído una frase: "No es síntoma de buena salud estar perfectamente ajustado a una sociedad enferma", pregunto ¿Quién dice lo que es normal? Creo que siempre y cuando uno no haga mal a nadie puede vivir en la nube que quiera, ponerle el ritmo al mundo, después de todo las peores enfermedades las pescamos cuando nos dejamos arrastrar por el mundo de los normales...

Anónimo dijo...

Lei la nota , justamente, swe me ocurrio, ya que mañana es el dia mundial de kla salud mental, pense en "locos lindos", ese termino que se refiere a no la locura en toda su expresion, un loco lindo contiene muchos significados que los encuentro por intermedio de esa expresion, "es un loco lindo", es un loco, para mi forma de pensar la felicidad plena quizas decir un "loco lindo" seria redundar.

Federico L. dijo...

Gracias.