domingo, 22 de agosto de 2010

FILOSOFÍA O PSICOLOGÍA VS. FILOSOFÍA Y PSICOLOGÍA

Ayer La Nación publicó esta nota, http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1296689, donde se destaca el carácter terapéutico de la filosofía, tema en el que vengo insistiendo hace tiempo (*). Sin embargo el planteo del tema es competitivo con la psicoterapia, mientras que mi planteo es complementario. Ofrezco al respecto la ponencia presentada el año pasado.
-------------------------------------------------------



MÁS PLATÓN Y MÁS PROZAC: LA FUNCIÓN TERAPÉUTICA DEL DIÁLOGO FILOSÓFICO, NO COMPETITIVO SINO CO-ADYUDANTE DE LA PSICOTERAPIA.

Por Gabriel J. Zanotti

Ponencia presentada en el V Jornada de Stress y Ansiedad, ICAAP y Universidad de Palermo, 30-10-09.

1. La legítima autonomía de la psicoterapia respecto de la filosofía.
A pesar de los avances de las diversas psicoterapias en combinación con los avances en el tema de los neurotransmisores, cada tanto surgen reacciones, más o menos fundadas, contra el abuso de la medicación o los enfoques exclusivamente psicoterapéuticos de problemas humanos ante los cuales la filosofía reclama su carta de ciudadanía originaria. Es comprensible que ello suceda, pero conduce sin embargo a un enfrentamiento sin salida. Es obvio que la filosofía en tanto filosofía no tiene margen de acción directa ante situaciones psicóticas que demandan mucha especialización y práctica para dar con el psicofármaco adecuado, como tampoco tiene un margen de acción directa frente a diversas neurosis de angustia, ansiedad, fóbicas, etc.
Pero, a su vez, se podría decir que ciertos paradigmas culturales actuales han dejado casi muda a la filosofía, sin una voz legítima que pueda ayudar indirectamente a dichas cuestiones. Temas como la naturaleza del ser humano, el libre albedrío, la racionalidad, la inteligencia, la voluntad, etc., temas tradicionalmente filosóficos, han sido absorbidos por las neurociencias y-o relegados a metafísicas sin fundamento alguno en el debate racional. Si el filósofo ocupaba antes el papel de un psicólogo cuando trataba ciertos temas, ahora el psicólogo ocupa el papel del filósofo y una indebida lucha de roles parece ser inevitable. Trataremos en esta ponencia de ubicar a la filosofía en un lugar propio que la haga acompañante, y no competitiva, de la psicoterapia.

2. La angustia existencial en Frankl.
En la conocida logoterapia de V. Frankl encontramos un buen ejemplo de intersección entre filosofía y psicología. Como es sabido, Frankl concentra su atención en la neurosis noógena (1), una angustia profunda fruto de la pérdida del sentido de la existencia. La psicoterapia de Frankl consiste en proponer una sana tensión de las fuerzas psíquicas cuando estas se orientan hacia la búsqueda del sentido de la vida, siendo ello mismo curativo. Pero esto tiene un obvio aspecto filosófico de fondo. El tema del sentido de la vida humana es un tema típicamente filosófico, que tuvo un momento importante en la reacción existencialista de fines del s. XIX y principios del XX, en autores como Unamuno y Kierkegaard, que fundamentalmente reaccionaban contra Hegel y el positivismo. Lamentablemente dichos autores, al reaccionar contra ese tipo de racionalismo, dejaron la noción misma de “razón” y la contrapusieron con la “vida”, lo cual no hizo más que retroalimentar la separación entre filosofía y vida (2). Pero para nosotros, la razón tiene mucho que decir, precisamente, sobre los temas vitales más profundos: el sentido de la vida, la pregunta por el sentido de la existencia, la muerte, el dolor, el sufrimiento, la comunicación con el otro en tanto otro, la comprensión del otro, el amor al otro; la trascendencia de la vida humana en temas como Dios, la vocación interior, la libertad.
Todos esos temas implican dolencias no específicamente psicológicas, esto es, un nivel de angustia existencial no encuadrada en lo que habitualmente son las neurosis y psicosis clásicas. Muchas veces las personas acuden al psicólogo, y en medio de habituales neurosis se encuentran también, o de fondo, esos temas, que demandan a la filosofía como co-adyudante.

3. La analogía entre la etiología de la neurosis en Freud y la angustia por la falta de sentido.
Pero por eso mismo, las críticas de Frankl a Freud fueron excesivas (3). Comprendemos que haya querido distanciarse de Freud en ciertos temas filosóficos, pero, sin embargo, el esquema básico de la etiología de las neurosis en Freud puede ser útil para el tema del re-descubrimiento del sentido de la existencia. Para ello, repasemos esa etiología (4):

Fig 1:

Como ya sabemos, según el gran autor vienés, la pulsión, que se manifiesta en los primeros años de vida, recibe una represión, que está a cargo del preconsciente. Si esa represión no juega su papel, instaurada por la ley paterna, el sujeto queda psicótico o perverso. Si, en cambio, la ley de padre y la cultura van conformando el psiquismo del sujeto, esa pulsión encuentra un camino paralelo, una satisfacción sustitutiva en forma de neurosis, cuyo origen último queda inconsciente para el sujeto. La terapia consiste, precisamente, en un delicado proceso por medio del cual, transferencia mediante, el sujeto, por asociación libre, puede ir haciendo movimientos internos por medio de los cuales puede llegar a hacer medianamente consciente el origen de su conflicto, luego de una implicación subjetiva en el proceso. Eso es, luego de superar el “no querer saber” del goce de la neurosis, en cuyo caso el sujeto de algún modo “quiere saber” el origen de su dolencia y va llegando a ello por medio de un proceso mayéutico implicado en el análisis.
Pero, curiosamente, hay algo parecido en la búsqueda del sentido de la vida. Veamos la figura 2:


Lo que queremos decir con este esquema es lo siguiente. Todos los seres humanos, de un modo o de otro, se preguntan por el sentido de su existencia. Esto es, qué sentido tiene nuestra existencia, cuando descubrimos nuestra radical contingencia. Por qué somos, cuando podríamos no haber sido. Esta pregunta nos enfrenta con la situación límite inevitable: la muerte. Por ello, esta búsqueda de sentido es “reprimida” de algún modo con diversos escapismos que mantienen a la búsqueda de sentido en un período de latencia de duración impredecible. Los escapismos son dis-tracciones que nos ponen fuera del centro más íntimo de nuestro propio yo. El “yo” es tomado aquí en sentido no freudiano, esto es, como la esencia última de cada individuo (5), cuyo des-cubrimiento es siempre progresivo y puede llevar toda una vida. Esos escapismos pueden ser “haceres” relativamente inocentes (el mismo trabajo sirve muchas veces de escapismo) o destructivos (las adicciones) pero el caso es que mantienen al yo “fuera de sí”, “fuera de su centro” (existencia inauténtica (6)): sabemos relativamente qué actividades hacer pero no quiénes somos; tenemos una inteligencia calculante que planifica pero no damos paso a una inteligencia contemplativa que quiera volver hacia el mundo interior.
En ese período de latencia, el sujeto puede encontrarse indefinidamente, hasta que se encuentra con “situaciones límite” (7), situaciones en general relacionadas con la muerte, el dolor, o un nacimiento, que lo conectan con lo más profundo de esas preguntas existenciales que habían quedado “inconscientes”. Allí es donde el diálogo filosófico ocupa un rol terapéutico análogo al psicoanálisis. La persona puede tener un primer esbozo de diálogo consigo mismo, ayudado por las preguntas mayéuticas de la filosofía o del filósofo, esto es, un primer momento de “transferencia positiva”, hasta que quiera volver a escaparse de esas preguntas básicas, por el dolor que implica el encuentro consigo mismo y el goce del escapismo como “beneficio secundario de la enfermedad”. Pero si persiste, entrará en una fase de madurez interior, donde él mismo se comenzará a hacer esas preguntas y tratará de encontrar sus propias respuestas, y por ello hablamos de una “implicación subjetiva” en el momento de hacer consciente el inconsciente espiritual que estaba en latencia debido a los escapismos.

4. El diálogo filosófico como terapia y la implicación subjetiva.
Pero entonces, si el diálogo filosófico puede implicar un hacer consciente al la búsqueda de sentido, que estaba en período de latencia, ¿cómo lo hace específicamente? La pregunta es pertinente: la filosofía ha perdido el contacto con la vida y la psicología porque se presenta como una actividad académica más, una actividad donde el sujeto supone que la filosofía la va a “proporcionar información” sin que su vida se vea implicada en el proceso. En realidad no hay en ningún ámbito de lo humano una “información” tal (8), pero menos en el caso de la filosofía.
Para explicar cómo la filosofía y el filósofo, con un diálogo mayéutico, puede ayudar a hacer consciente la búsqueda de sentido, analicemos los siguientes pasos:
a) el “habla” de alumno/paciente.
El “alumno/paciente” (a/p desde ahora) debe expresar libremente su inquietud sobre alguno de los temas nombrados (el sentido de la vida, la pregunta por el sentido de la existencia, la muerte, el dolor, el sufrimiento, la comunicación con el otro en tanto otro, la comprensión del otro, el amor al otro; la trascendencia de la vida humana en temas como Dios, la vocación interior, la libertad). El filósofo/terapeuta (f/t) debe dejar explayarse al a/p libremente, utilizando lo más que pueda la transferencia positiva (en sentido freudiano) que pueda haber en el vínculo docente/terapéutico.
b) El habla del f/t. Este es un momento delicadísimo. Habitualmente el a/p está acostumbrado a recibir el discurso del filósofo a nivel ilusoriamente informativo, y no se implica subjetivamente, esto es, no cree que su vida pueda llegar a ser transformada por ese diálogo. Entonces el f/t debe decir su opinión aclarando expresamente que es su opinión, nombrando autores si es necesario, pero sin dejar en ningún momento de hacer ver al a/p que el f/t está hablando de manera tal que está generando un diálogo y esperando respuesta. Es todo el delicado tema del lenguaje dialógico (9).
c) Inicio de la implicación subjetiva del a/p: el f/t debe terminar su intervención con una pregunta clave: ¿qué opina usted? ¿Qué le sugiere todo esto? Si el a/p responde, como es de esperar, que el “no sabe” como para dar una opinión (10), el f/t le aclarará que lo esencial en este caso se trata de hacer asociaciones libres. Que se sienta totalmente libre como para expresar qué le sugerían las palabras del f/t, aunque todo sea incoherente, o le parezca incorrecto, o un sin-sentido, etc.
d) En ese caso el f/t debe estar entrenado en la escucha tal cual Gadamer habla de ella (11). Esto es, no un conjunto de respuestas preparadas, no un discurso que se quiera decir independientemente de lo que diga el a/p, sino un ubicarse en el carril del discurso del otro, un comprender al otro en tanto otro, una razón comunicativa y no instrumental (12). El f/t utilizará las respuestas del a/p como trampolín para decir alguna otra cosa de contenido filosófico que tenga que ver con esas palabras, pero siempre en el nivel del discurso del otro y tratando de generar preguntas en el otro. Es un arte, requiere entrenamiento, pero lo que estoy diciendo es que la filosofía como tal está preparada para esa búsqueda, o de lo contrario deja de ser humanamente filosofía para convertirse en un CD de información.
e) Este esquema (habla del a/p ---- habla del f/t con lenguaje dialógico --- asociación libre e implicación subjetiva del a/p --- escucha del f/t ---) se repite indefinidamente el tiempo que sea necesario, hasta que el a/p va descubriendo lentamente las preguntas que lo comunican con lo más profundo de su vida interior. Puede ser que no des-cubra el sentido de su vida pero sí descubrirá la importancia y el sentido de la pregunta por el sentido, con lo cual su vida quedará de por sí orientada hacia la búsqueda que en algún momento, en un tiempo interior impredecible, dará sus frutos.

5. Conclusión: la necesidad de un enfoque inter-disciplinario.
La naturaleza humana es tan compleja, tan rica y profunda en los motivos de su evolución psíquica y sus respectivas dolencias, que siempre algo escapa a la terapia. Es perfectamente posible que el mejor tratamiento psico-farmacológico y la mejor psicoterapia se queden sin ver angustias existenciales como las descriptas, de igual modo que al filósofo terapeuta se le pueden escapar las neurosis típicas que pueden afectar también a quien ha alcanzado cierta madurez existencial. Es más, la vida entera de cada persona es un conjunto mezclado de logros y fracasos en todas esas áreas, y por eso los diagnósticos diferenciales son complejos y los problemas siguen muchas veces más allá de las mejores psicoterapias.
Por todo esto, sueño con algún momento donde las rivalidades terminen entre psicólogos, psiquíatras y sus diversas escuelas, y filósofos por otro lado, y donde todos trabajen de manera inter-disciplinar. Sueño con un lugar donde psicólogos, psiquíatras y filósofos puedan recibir formación profesional en esas tres áreas, y luego complementarse y consultarse mutuamente en la atención del ser humano sufriente, que no demanda competencia de escuelas, títulos, sellos o procedimientos, sino una respuesta eficaz, que sólo puede venir del enfoque conjunto. No sé si ello se logrará algún día; de lo que estoy seguro es que cada paradigma debe tomar conciencia de cada encerramiento y salir hacia el diálogo con otras disciplinas. Nuestra ponencia, del lado de la filosofía, ha sido sólo un primer intento.

---------------------------------------





1) De Frankl, ver: Ante el vacío existencial, Barcelona, Herder, 1986; El hombre en busca de sentido, Barcelona, Herder, 1986; La psicoterapia al alcance de todos, Barcelona, Herder, 1985; La presencia ignorada de Dios, Barcelona, Herder, 1986.

2) Hemos analizado este tema en Filosofía para mi, Ediciones Cooperativas, Buenos Aires, 2007, Introducción.

3) Nos referimos a las que aparecen en La presencia ignorada de Dios, op.cit.

4) Ver Freud, S.: Lecciones Introductorias al Psicoanálisis, en Obras completas, Editorial El Ateneo, Buenos Aires, 2008, tomo II, p. 2124.


5) Pero esa esencia última integra los diversos aspectos del yo del sujeto; no es unívoca, sino análoga, desplegándose en aspectos diferentes y complementarios. Entre esos aspectos, las dos tópicas de las que habla Freud (inconsciente, pre-conciente consciente; yo, ello y super yo) pueden ser considerados como aspectos del despliegue de la vida anímica de un mismo “yo”.

6) La expresión viene de Heidegger, M.: Ser y tiempo, Editorial Universitaria, Chile, 1998.


7) Jaspers, K.: La filosofía, FCE, 1978, cap. II.

8)Sobre esto ver nuestro art. “Paradigma de la información vs. paradigma del conocimiento”, en NOMOI, Revista Digital sobre Epistemología, Teoría del Conocimiento y Ciencias Cognitivas, (2008), 2, pp. 17-21, en www.ufm.edu, publicaciones.


9) Hemos tratado este tema en “Intersubjetividad y comunicación”, en Studium (2000) Tomo IV, Fasc. VI, pp. 221-261.

10) Otro error cultural frecuente: el suponer que el saber es condición previa para opinar, cuando es al revés: el opinar en un diálogo socrático es condición necesaria para “comprender” algo. Esa es la implicación subjetiva presente en todo proceso de aprendizaje que el sistema educativo tradicional olvida y que por ende produce ilusiones de aprendizaje.

11) Ver Verdad y método, Sígueme, Salamanca, 1996, III, 16.

12) Ver al respecto el clásico libro de Habermas, J.: Teoría de la acción comunicativa, Taurus, 1992. Tomo I, Interludio 1.
-------------------------------------------------------------




(*) Ver http://www.gabrielzanotti.com.ar/cvenglish.htm

9 comentarios:

Anónimo dijo...

La frase más lúcida que dijo Freud para mi fue : " a veces un cigarro es sólo un cigarro " . La frase fue dirigida a los que ya en su vida eran más freudianos que Freud e interpretaban todo alrededor del falo o su carencia . Ya vislumbraba que el psicoanálisis se dirigía peligrosamente hacia la pseudoreligión o hacia la pseudociencia . El pensamiento mágico nunca se acaba .....
Freud era ante todo médico , y estaba como Nietzsche y tantos otros influenciado por las nuevas teorías evolucionistas . Nadie sabe lo que diría si hoy viviera , pero si tenía sentido del humor se volvería a morir de risa con las cosas que se dicen del psicoanálisis .
Como sabés mi visión es más biológica , y ya viene sin el "vs" en las opciones . Integrar y sintetizar las aparentes contradicciones de las ciencias por ahí es fatigoso , pero es el camino de hoy y de siempre . Tampoco veo tantas contradicciones , salvo las que crea la imaginación y los prejuicios de la estupidez humana . Abrazo . M.S

despistada2010 dijo...

Todo sirve .Psicología que es hermana de la filosofía La buena literatura que es prima de ambas también.

Hay una frase de un libro de Ray Bradbury " los libros tejen los harapos del universo para darnos una nueva investidura"

Lo creo cuando leemos revemos el concepto que tenemos de las cosas. Abrimos nuestra mente, alguien nos esta hablando y haciendo cuestionar.

saludos

Anónimo dijo...

Muy interesante su ponencia Gabriel Zanotti. Quería plantearle. Hablando de función terapeutica o curativa.

¿ Alguien ha probado alguna vez que el psicoanálisis cura?¿ o es solamente un impresión subjetiva de quien recibe el tratamiento?¿ cómo diferenciamos a un psicoanalista de un charlatán cualquiera?

La fe cura, no se sabe cómo y eso no la hace una ciencia ¿ no es atrevido hablar así, como si se fuera un terapeuta o curador si no hay evidencias de curación claras?¿ no estaríamos así expuestos a cualquier manosanta? Tenía estas inquietudes. Saludos.

Inés S Cantero

Anónimo dijo...

¿ Alguien ha probado alguna vez que el psicoanálisis cura? ¿o es solamente un impresión subjetiva de quien recibe el tratamiento?

Esto último, ¿no es curar?

saludos, Mariano

Anónimo dijo...

El psicoanálisis de Freud está concebido para funcionar sólo con ciertas neurosis , siempre que el tratado acepte las teorías freudianas . Un psicótico grave o un psicópata pueden tener la impresión subjetiva de estar perfectos y todo el mundo se da cuenta de que no lo están .
No quiero irme de tema , pero es inevitable remarcar lo que pasa con Néstor . El tipo se siente perfecto y para mi que funciona del otro lado de la raya desde hace mucho tiempo . Esto por supuesto no lo exime de la responsabilidad del nuevo desastre que está armando . M.S

Hugo Landolfi dijo...

Muy bueno el artículo, por cierto. Da para una charla más que para un comentario por este medio. Sin embargo se me ocurren algunas ideas:

1) Creo que el psicólogo debe formarse adecuadamente en temas filosóficos importantes. El psicólogo debe ser "psico-filósofo". No lo veo haciendo una interconsulta con un filósofo: "¿Digame, cómo era ese tema del libro albedrío o de Dios, porque tengo un paciente que me viene con esas cosas?".

Lo que el psicólogo piense en sí mismo -en base a su formación- sobre estos temas tendrá un gran influjo en su intervención psicoterapéutica.

2) Con respecto al psicoanálisis, salvo en Argentina y en Francia, sus técnicas interventivas no se utilizan en ningún país del mundo sencillamente porque NO funcionan, es decir, no curan ni mejoran a los pacientes. En el DSM IV de USA (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) el psicoanálisis NO se encuentra indicado para el tratamiento del 95% de las psicopatologías. Esto me lleva a pensar las teorías de Freud son muy valiosas e interesantes, pero por el lado de la corroboración basada en la cura o no de los pacientes han sido ampliamente superadas por otras escuelas de psicología.

3) La misma psicología "vió" la importancia de incorporar temas metafísicos a la psicoterapia. La escuela que desarrolló esta línea de pensamiento se llama "Psicología Transpersonal", y se inició a fines de los 60 en USA. Algunos autores de renombre dentro de dicha escuela son Abraham Maslow, Stanislaf Grof y Ken Wilber, entre otros.

Un abrazo, Hugo

Anónimo dijo...

Gracias a los dos últimos comentaristas. Coincide con la información que tenía y está bueno corroborarla.

Inés Sourille Cantero

cristina bach dijo...

Me interesó mucho leer su nota e ingresar a su log.
Soy abogada y estoy cursando el 3ºaño de la carrera de Counseling Psicológico en Holos Capital, carrera en la que Psicología Y Filosofía se complementan para ofrecen un espacio "terapeutico" basado en la relación interpersonal a quienes transitan una crisis vital, un duelo, o como ud. plantea temas existenciales.
Solo quería destacar, que leyendo la nota de La Nación del 21-8-10 a la que hace mención no me pareció que se contrapongan, sino todo lo contrario.
Un cariño grande
Cristina Bach

Gabriel Zanotti dijo...

Qué interesante esa carrera Cristina!