domingo, 5 de julio de 2009

LA RAZÓN Y LA FE EN EL DIÁLOGO DE MARÍA Y GABRIEL

(Escrito en Octubre de 2008).

Benedicto XVI ha insistido mucho en la armonía razón y fe; casi se podría decir que es el lema de su pontificado. En su discurso en Ratisbona, y en su discurso en La Sapienza, (donde no le dejaron asistir) habló de todo ello, marcando el sentido profundo que la razón tiene para la vida de un católico. Sin embargo, muchas veces el sentido de todo ello se nos escapa, o lo vemos reservado para los profesores de Teología o Filosofía.

Hay un modo, sin embargo, muy sencillo de darnos cuenta qué significa que la fe sea “razonable”. ¿Acaso significa que la Fe se demuestra como las matemáticas? Obviamente que no. ¿O que haya una “filosofía”, que por sus solas fuerzas, pueda “demostrar” los misterios de la Fe? Obviamente que tampoco. En ese caso no habría ni fe ni misterio. ¿Entonces? ¿No es verdad entonces que la Fe es una cuestión que no tiene nada que ver con la razón? Tampoco.

Cuando el arcángel Gabriel le anuncia a María que va a tener un hijo, sin haber convivido aún con José, habitualmente se nos destaca el “sí” de María. Perfecto. Pero hay un pequeño detalle que se nos escapa. María hace una pregunta. Que cómo puede ser ello posible, si aún no convivía con José.

Es un detalle fascinante. María tenía Fe. Formaba parte de ese “resto de Israel” que estaba esperando al Mesías. Por lo tanto, su pregunta no significó que le estaba tomando una especie de examen racional a la Fe. Al contrario, tenía Fe y formaba parte de su Fe que su creencia fuera también “humana”. Esto es, razonable. El ser humano puede tener sus malos días, pero no soporta el absurdo, el sin-sentido. Por eso el “si no os hacéis como niños….”. Porque los niños son sobre todo así. Son mejores que los filósofos mayores. Si un padre le dice a su hijo de 7 u 8 años “vamos a ir de vacaciones al mar”, el niño dice “si”. Ningún problema. Es razonable. Vacaciones, mar, sol, alegría, descanso, con papá y mamá, todo encaja. Pero si le dicen “vamos a llegar a Mar del Plata en un minuto” el niño va a confiar en su padre, si, pero le preguntará “cómo”. De igual modo, la santidad de María, su humanidad perfecta, preservada del pecado original, su “niñez evangélica” la lleva a preguntar al Padre, a través de su vocero de prensa, Gabriel, por la humanidad, la “razonabilidad” del anuncio. No pide una demostración filosófica o científica, sino que sencillamente, habla con Dios, preguntando por el sentido del misterio. Y lo interesante es que, contrariamente a muchos “maestros” humanos, la respuesta no es “cállese, no pregunte”. Se le responde con toda naturalidad que el Espíritu descenderá sobre ella y que el poder del Altísimo la cubrirá con su sombra. Observemos la bella poesía de la respuesta, no filosófica (bueno, lo que HOY se llama filosofía….), no científica, profundamente religiosa, profundamente razonable. No elimina el misterio, porque el hijo de María era (es) nada más ni nada menos que Dios…. Pero la respuesta no es “porque los pajaritos son verdes”. No, es una respuesta que manifiesta que lo que está más allá de lo natural, es el lugar de la acción sobrenatural de Dios. Misterio y razonabilidad a la vez, en un matrimonio indisoluble, cuyo divorcio se debe, no a nuestra sencilla humanidad cuando es como niño, sino a nuestras irrazonables complicaciones de lo que sea la razón…

Lo humano no soporta lo absurdo. Es lacerante, es cortante, es hiriente para nuestra naturaleza. Pero lo humano tampoco soporta sólo lo humano. Pedimos más que lo humano. En el misterioso diálogo entre nuestra naturaleza caída y la Gracia de Dios, la Gracia siempre desciende sobre nosotros, no aplastando nuestra naturaleza, no aplastando nuestra razón, sino llevándola a su plenitud. No lo olvidemos. Hablemos con Dios con la Fe de la niñez evangélica y viviremos el impresionante milagro de la luminosidad del Misterio.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Pedir más que lo humano , soportando lo humano , es ser humano . El punto es soportar lo humano sin acudir a un soporte sobrehumano como es Dios ... M.S

oikos-pobierzym dijo...

No estimado M.S., estoy -en este punto- de acuerdo con Gabriel: lo humano no se resiste por sí mismo. Lo "humano" es tránsito, es proyecto..., siempre se dirige hacia un lado. Lo humano está siempre fuera de sí.

Este "fuera de sí", puede quedar vacante o no. Si está "vacante", sólo queda la libertad..., estamos en Sartre.

Si este "fuera de sí" lo llamamos Dios, somos cristianos (Monoteístas).
Esta es mi opinión.

El problema, sin embargo, consiste en lo siguiente: nos falta el ángel. María posee ese "referente sustancial": Gabriel.

Hoy en día carecemos de estos seres "intermediarios". No solamente que carecemos de ellos sino que toda la filosofía contemporánea (con pocas excepciones) tampoco se preocupa mucho de este tema. La excepción (aunque lejana, confusa...) es (en muchos momentos) el pensamiento de Heidegger a partir los años 30 con su apelación a los dioses.

Otra excepción es Rilke con su noción de lo abierto (en sus poesías "Las elegías de Diuno). En Rilke hay una apelación al ángel, por cierto un ángel que ha "roto" relaciones con el hombre, pero al menos, está, se podría decir que posee "consistencia ontológica".

Faltan los intermediarios..., los ángeles, los mensajeros. Sin ellos, "Dios ha muerto" y todo lo que ello implica. Que es lo que estoy tratando de pensar.

Muy bien Gabriel: ¿se acbaron los ángeles después de la anunciación a María? ¿Estaba previsto esto en el designio divino?

¿Podemos ser humanos sin estos intermediarios?

M.S. De acuerdo, o no, sus comentarios siempre me hacen pensar.

G.Z: Necesario este diálogo entre razón y fe, para recuperar nuestra integridad personal.

Un abrazo!
R.P.

Anónimo dijo...

Y por qué todo lo humano tiene que estar fuera de si o ser tránsito ?
Hay un núcleo que permanece fuera del tiempo y con el que podemos estar en contacto vital si vivimos no enajenados de lo que fuimos y olvidamos . Esto es posible si se vive sin alterarse , cosa que sucede cuando la reflexión no es abortada por el miedo . Este es el núcleo que te permite a vos y a Gabriel suponer que hay un Dios y a mi suponer una dimensión extrahumana . En mi caso una dimensión ni sobre , ni bajo lo humano , desde donde se imaginarían y elaborarían todos estos temas , como un deja vú de la historia de nuestra especie guardada en nuestros genes . Aunque lo nuestro sea pasar , todo pasa y todo queda , como decía el poeta .

Tal vez el ángel este sólo dentro nuestro para guardarnos del temor como el viejo ángel de la guarda de nuestra infancia . Tal vez el tema del intermediario surja de no poder ver directamente el rostro de Dios . Hasta la belleza del ángel horroriza . Son temas más para la poesía que para la filosofía , pero está bien integrarlos porque el pensamiento es uno . M.S

Hugo dijo...

A mi me parece que lo humano, sin Dios, se animaliza, se hace torpe, bajo. El hombre pasa a ser un "animal sofisticado", pero no mucho más.

Me parece nomás.

saludos, Hugo

Anónimo dijo...

Gabriel, me parece excelente tu reflexión. Pese a ello y a la belleza del relato no termino de ver cómo el punto que planteas queda resuelto en la respuesta del ángel. Lo humano no acepta el sinsentido, pero la respuesta sólo puede aceptarse desde la Fe, no sé si aporta algo más desde el lado de la razón, con lo cual el problema planteado sería el mismo, "aceptá y confiá en lo que Dios te dice". No sé si logro ser claro.
En lo humano convive lo animal, que no creo sea bajo ni torpe, con características específicas de su naturaleza que, según las creencias, pueden o no, incluir a Dios. "soportar lo humano" como dice M.S. es muy duro sin "un soporte sobrenatural". Aunque tener o no ese soporte depende de la Fe, que no olvidemos que es un regalo. Y ojo, que también existe la fe neurótica e incluso la psicopática que esquivan o manipulan el problema que plantea MS.
Yo particularmente creo que ahora vemos tras una densa bruma y algún día "lo veremos cara a cara". Un abrazo para todos. JMB

Anónimo dijo...

Doble mérito de JMB . Primero , por ver la luz donde está la luz y la sombra donde está la sombra en este tema clave . Esto para mi es pensar ordenadamente . Segundo , por pensar a partir de lo que sabe y hace . La misión principal de la filosofía es esta , hacer pensar a pesar de las humanas contradicciones desde el lugar de lucha que cada uno supo conseguir . Según el leal saber y entender . M.S

María Antonieta Arnal dijo...

Pasa por mi blog http://artetextilycomunidades.blogspot.com/ porque te di un premio por la calidad de tu trabajo.

Gabriel Zanotti dijo...

Una respuestita para JM:
dos respuestas a la pregunta de María ("cómo puede ser esto posible"):
a) porque los pajaritos son verdes
b) "...el Espíritu del Señor descenderá sobre tí..........."
¿Cuál de las dos respuestas es la "razonable"?
Si afirmas que la 2da, ves mi punto y lo que quise decir......

Anónimo dijo...

Con todo respeto Gabriel , si María tenía el regalo de la fe del que habla JMB las dos respuestas hubieran sido igualmente razonables para ella (y hoy se hablaría del "misterio de la fe de los pajaritos verdes de María " en lugar del misterio del Espíritu Santo) , como ambas respuestas son irracionales para mi porque no tengo esa clase de fe . M.S

Gabriel Zanotti dijo...

Estamos llegando mi querido MS a la CLAVE de la cuestión: NUNCA "porque los pajaritos son verdes" es "razonable", y menos aún desde la Fe. Es más, ESO es parte esencial de lo que distingue a la fe católica de cualquier otra fe..........

Anónimo dijo...

Gabriel , para mi el Espíritu Santo es tan irracional como los pajaritos verdes . Son respetables creencias . Para el que cree en Dios , entiendo que puede parecer una irracionalidad lo de los pajaritos verdes de tu ejemplo . Puede resultar una frase absurda , pero para mi ambas explicaciones del embarazo de María son irracionales . Por qué no pudo , con todo respeto siempre aclaremos , embarazarla un orionita ? Si Dios lo hubiera dicho sería "racional" y hoy la religión lo repetiría como dogma de fe . Lo respeto y respeto a quien lo cree , pero yo no lo creo . Para eso hay que tener el don de la fe . Que la fe católica tenga un fuerte componente racional , chocolate por la noticia , pero eso no la hace para mi más respetable que otras creencias , porque se basa en el "Misterio" como cualquier otra creencia . Son para mi tan respetables por ejemplo el budismo , el islamismo y el judaísmo . Personalmente creo en los valores de Dios que nuestra sufrida especie supo imaginar y construir , pero no en Dios persona . M.S

Gabriel Zanotti dijo...

¡Eh allí nuevamente a Santo Tomás de Aquino my dear MS!!!!! Lo irracional o lo racional, lo bueno y lo malo, no son decretados arbitrariamente por Dios (esa es una corriente voluntarista teológica que comienza en el s. XIV)........ Largo, si, el blog ya no da para esto, pero llegamos al punto clave nuevamente.....

Anónimo dijo...

Lo que creo Gabriel es que la Iglesia gozó de un período de poder temporal más largo en la historia que el de los hermanos judíos , árabes ,etc y esto por un lado generó abusos y por otro lado le permitió manejar mejor el discurso racional . Ahora está claramente en decadencia y cualquiera se le anima (como a los dictadores que se ablandan) pero Tomás aparece para construir , por vocación , una estructura racional sobre unos pocos principios de fe como el de la Trinidad y la divinidad de Cristo . A partir de ahí una mente brillante puede construir un gran edificio . Pero estos principios o cimientos de la fe desde los cuales partió siguen inalterables y podemos creer en ellos sólo mediante ..... el don de la fe . La mera enunciación de querer probar la existencia de Dios para mi ya está presuponiendo la existencia de Dios , el resto es daléctica . En cuanto al Dios "arbitrario" todo depende del criterio de arbitrariedad o racionalidad del creyente . Por qué creer en los extraterrestres puede ser más irracional que creer en la Trinidad ? Cuidado que aquí se esconden las consecuencias no deseadas del discurso tomista . Si mi religión es racional y verdadera , la tuya es irracional o falsa . Las guerras de religión se producen por la negación tácita y luego evidente de las creencias ajenas . Asumirán los católicos esta violencia histórica generada por la negación de las otras creencias ? M.S

Gabriel Zanotti dijo...

MS, tengo INFINIDAD de cosas que decir ante tu ùltima entrada........... ¿Preferìs por aquì o por email?

Oscar Alberto Amiune dijo...

Gabriel y M.S.: Si no tienen inconvenientes, me gustaría que continuaran en el blog el diálogo que han iniciado. Me parece muy interesante y quizás a alguien más le interese. Gracias.

Anónimo dijo...

Si Oscar lo pide sigamos , sin dudas más gratificante que discutir con ciberñoquis programados . Que pensás Gabriel de esta frase que había dicho antes del cortocircuito del roedor : "La mera enunciación de querer probar la existencia de Dios para mi ya está presuponiendo la existencia de Dios , el resto es dialéctica" . M.S

Gabriel Zanotti dijo...

"La mera enunciación de querer probar la existencia de Dios para mi ya está presuponiendo la existencia de Dios , el resto es dialéctica"

A ver, varias cosas al respecto.
1. Tenés razón en la medida en que hubo en el s. XX un tomismo racionalista que suponía que se podía prescindir del horizonte de precomprensión cristiano en esta cuestión.

2. Si te referís a la famosa objeción kantiana, sobre eso he comentario en mi librit "filosofía para filósofos". Lo envío a quien guste.

3. Las famosas vías de Sto Tomás sobre el tema no eran procesos de convencimiento hacia agnósticos. En la Suma, el contexto (que se omite habitualmente) era un debate entre teólogos, sobre todo, con San Anselmo, interpretado por Sto Tomás como la afirmación de que Dios es "evidente", cosa que Sto Tomás negaba.

4. Aclarados los 3 puntos anteriores, lo que se puede hacer es hablar del Dios Padre del Judeo-Cristianismo, desde un contexto de Fe, y luego ver qué se le puede decir a alguien que no comparta esa fe, y allí, en esa "razón en común", re-elaborar las vías de Sto Tomás, sobre todo teniendo en cuenta la contingencia existencial del hombre. Eso es lo que hice en mi librito "Existencia humana y misterio de Dios"...........................

Anónimo dijo...

Es cierto , si el contexto era de fe religiosa y no de incertidumbre o escepticismo como el actual , la dialéctica de Anselmo , Tomás , etc se fundaba en estas creencias y no podían razonar sin tener a Dios omnipresente en el discurso . Pero es como vivir en un cuarto cerrado todo el tiempo sin abrir las ventanas . A mi me produce una sensación de encierro . Es decir se parte de la idea de Dios para hablar de Dios todo el tiempo utilizando la lógica humana a full y presuponiendo que es capaz de dilucidar el tema . Y pudo o puede hacerlo ? Esto nos deja en los cimientos del edificio , en la intuición de Dios como idea o directamente como experiencia mística . Qué pensás ? M.S

Gabriel Zanotti dijo...

Pero superado el contexto histórico en el que se movían Anselmo y Tomás, la cuestión es ahora encontrar un punto con común con el no creyente, y eso sí que es abrir las ventanas.....

Anónimo dijo...

Bueno , pero tenés que tener en cuenta que muchos no creyentes prefieren la intemperie . El desierto . Yo soy uno de esos . M.S

Oscar Alberto Amiune dijo...

En «Filosofía para filósofos», Gabriel, decías: «La introducción de Aristóteles en ambientes intelectuales cristianos no fue, por ende, nada fácil. Había varios intentándolo, no sólo San Alberto (también lo estaba intentando San Buenaventura, franciscano insigne en la historia de la filosofía que fuera después amigo de Sto Tomás). Pero San Alberto tiene una especial ventaja comparativa. Tiene a Tomás de Aquino como discípulo». Vez pasada un franciscano me dijo San Buenaventura también escribió una suma teológica pero la Iglesia adoptó la de Tomás de Aquino. ¿Cuáles son las principales diferencias entre estas dos sumas teológicas?

Gabriel Zanotti dijo...

Muy interesante, Oscar, te contesto en estos días.

Gabriel Zanotti dijo...

Ah!!! Y para MS (devenido en el "contestador" de los socialistas en el foro): si llueve mucho, tenés un amigo que irá a estar en la lluvia con vos.

Anónimo dijo...

Hay una forma de pensar desde el encierro y otra forma de pensar desde el desierto . Quien piensa desde el encierro , como en un monasterio por ejemplo , está en cierta forma protegido por la propia comunidad . Pero aquel que piensa desde el desierto busca el desamparo intencionalmente . No es la lluvia , ni el sol , ni el frío lo que lo preocupa , sino el significado de las cosas . M.S

Anónimo dijo...

(vengo del foro)

Cabalito tu post para dar un respiro a las dudas que siempre se asoman en los temas que venimos debatiendo en el curso. Realmente vivo la fe como leo que la explicas. Esto no se me debate cuando leo a Rand. Rand me hace razonar por otra ruta.
Así que creo que voy por buen camino.

Vuelvo al curso reconvencida (nunca lo dudé realmente) de que el liberalismo y el cristianismo bien pueden razonar de la mano.
¡Gracias! Y cariños, Sil.

Pd. ¿te conté la vez que un amigo liberal me regaló “la rebelión de atlas”? Yo le dije: ¡muchas gracias, gracias a Dios me conseguiste el libro!, me respondió: Dios no tiene nada que ver con esto. Chan.

Máster en Nubes dijo...

Toc, toc, con permiso y si se puede,

Mira, ya no sé ni por dónde he venido, pero el que caso es que te he leído un par de posts y me gustan, mucho.

Éste me ha encantado.

Y el debate también.

Y el final de encierro o desierto todavía más casi.

Bueno, saludos y gracias. Volveré (como McArthur)

aurora