sábado, 15 de noviembre de 2008

SOBRE EL DEBATE EN TORNO A "TIEMPO": ¿QUÉ "TIEMPO" LE DAMOS A LA METAFÍSICA?

Ante el debate que se ha producido por mi cuentito, quiero decir que fue sorprendente aunque, en cierto sentido, no tanto. Me explico. Pero antes, unas cositas puntuales:
Hugo, según el autor a quien sigo en estos temas, Santo Tomás y cierta escolástica posterior, las llamadas leyes metafísicas son precisamente aquellas que, marcadas por el principio de no contradicción, no admiten excepción. Sí las físicas, y por ello la posibilidad del milagro. La escolástica tomista (a la cual no sigo siempre, pero en este caso sí) habla de “potencia obediencial”. Eso quiere decir que en manos de Dios, ciertas cosas pueden “hacer” aquello que está “por encima de” su naturaleza pero sin anular su naturaleza. Esto lo maneja Santo Tomás para dos casos, siendo el segundo el más importante. Primero, Dios puede hacer, por ejemplo, que una piedra vuele. Es “más allá de” lo que en ppio. es una piedra pero no la anula. Segundo, Dios da la Gracia, aquello que ubica al ser humano en el orden sobre-natural, que supone la naturaleza humana y la eleva, no sólo sin contradecir esa naturaleza, sino llevándola a su total plenitud. En ese sentido todos los sacramentos, que pertenecen al orden sobrenatural, son milagros en sentido estricto. Y las virtudes teologales y los dones, también. Por eso (y esto va para mi querido amigo MS de Baso) la Fe es un milagro…
Para Juan R.: nunca había leído ese cuento de Borges. Ahora sí. Mejor escrito que el mío, indudablemente…
Ahora sí, al debate.
El debate entre Juan R y MS tiene que ver con todo el tema de la Providencia según Santo Tomás de Aquino. No crean que voy a sintetizar la cuestión. Justamente, no se puede. Hay que ir a la Suma Contra Gentiles, libro III, especialmente caps. 71-74; 95-96, y libro I, caps. 66-67…
Pero este es uno de los metamensajes de mi cuentito. Nuestra época no dimensiona estas cuestiones en su cualidad y cantidad. No lo hace en su cualidad, porque las creencias habituales (según el sentido de “creencias” en Ortega) presuponen que estas son sólo cuestiones “de fe”, cuando en realidad están en la base de una armonía y diálogo entre la razón y la fe (del cual Santo Tomás es un ejemplo perenne) que vamos a tardar mucho en recuperar culturalmente…
Y por esto, también, no dimensionamos “la cantidad”. Creemos que son temas cortos, cuando en realidad son cuestiones teoréticamente largas y delicadas, al menos si hacemos teología o filosofía cristiana (no me refiero a la predicación de la Fe que es y debe ser “para todos”). Durante mucho tiempo enseñé el tema de la Providencia según Santo Tomás en la Unsta: duraba un año, luego de que los alumnos ya habían visto dos años previos de metafísica. Así son estas cosas. Nuestra época cree que ese “tiempo” sólo lo merecen la física y la matemática, pero no la metafísica. Seguimos siendo kantianos. Pero yo, que ya saben, habito alegremente el no-existir, me he ubicado en el re-sistir cultural y no tengo problema en decir estas cosas y esperar el paso de los siglos… Ni siquiera in-sisto, porque in-sistir es un acto de violencia…
Por último, sí, siempre vamos a ser más los creyentes que no damos testimonio, que los que sí. Porque abandonarse a la Gracia de Dios presupone el milagro de no decir que no al milagro de la Gracia. O sea, lo que quiero decir es que la Fe y la Caridad son un milagro secreto y no precisamente abundante. Sí, mi querido MS, siempre vas a ver más creyentes agobiados por nuestras faltas, que lo contrario. Pero así como vos dijiste “veo una luz, debe ser un camión”, yo siempre he visto luces, y no eran extraterrestres: eran santos. Pero verlos, a su vez, implica la Fe… El gato se muerde la cola… Afortunadamente :-))
Un abrazo a todos…

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante lo de la luz y el camión . A veces la interpretaciones son simples .
Esperaba hacía días un camión de insumos ( fertilizantes , herbicidas ) porque se está sembrando . Estaba en la cocina que mira hacia la ruta con la notebook a las 2200hs y para terminar la contestación a JR me apuré a acabar , porque vi los focos doblando en el acceso . Para mi fue un gran alivio y alegría la llegada de ese camión . A veces una luz es sólo una luz y la filosofías ceden a realidades mundanas . Esta era una luz buena de Sta Fe ( la provincia aclaro )
Alguna vez hace unos años vi OVNIS en el cielo de noche . Sería lindo que fueran ET , pero a lo mejor eran otra cosa .
Contame si querés y sólo si querés por mail algo de la reunión con los catalinos . Giorda mandó unas fotos de unos señores muy mayores , reconozco 4 o 5 , pero al resto no , y eso que la cámara es buena . Relajate un poco please . Comprate un gato . (vaya a saber que vas a interpretar ahora ) Gran abrazo para descargar energías negativas . M.S

Gabriel Zanotti dijo...

Che MS, dicen que al parecer fue Frued el que dijo "un zapato a veces es simplemente un zapato". Así que simplemente tomé tu ejemplo de la luz del camión para seguir con lo mío.
Eso sí: MUY interesante que haya sido de "Santa Fe"................
:-))

Después te cuento de la cena.

Poéticamente Insurrecto dijo...

Solo para decirle que pasé, leí, reflexioné, creí, y me fuí.

Gabriel Zanotti dijo...

Che "poético": vos nunca te vas........ :-))

Juan Manuel Bulacio dijo...

Cuántas dimensiones tiene el tiempo!
Objetivo al extremo por un lado (en nuestra realidad social cotidiana), biológico (interrelacionado con la naturaleza), relativo ( en las complejidades de Einstein) y subjetivo (en nuestra contradictoria psiquis).
En cualquier caso, en nuestra humanidad, tiempo para ser vivido (biológica, física, psíquica, metafísica y existencialmente).

Hugo dijo...

Gracias Gabriel; hoy estuve releyendo "El tiempo de las cosas y el hombre" de Bolsan. Interesante libro.

Saludos, Hugo

Mario Iruña dijo...

Alguna vez leí en un libro (Innerarity, Ética de la hosptalidad) que la mayoría de los problemas actuales -incluso los políticos- son problemas "de tiempo". La legitimidad de los conflictos hoy no viene dada tanto por la categoría "espacio" como por la de "tiempo": los otros son los que viven en "tiempos pasados" o están en etapas previas del "desarrollo", o "atrasados". En el plano personal, los otros suelen ir más lento ("a este se le escapa la tortuga...") o más rápido ("este es un acelerado") que uno. Es como si el tiempo tuviera que medirse con una sola medida rectora, la del tiempo propio, claro está. Siempre me es útil pensar e intentar vivir la paciencia desde esta perspectiva e la que se envuelve de 'humildad'. Ya que a veces somos muy cuidadosos en no imponer ideas o convicciones propias, pero sin darnos cuenta cuánto podemos atropellar al imponer sutilmente nuestra propia unidad métrica temporal como si fuera 'la' medida objetiva. Humildad es también saber que 'mi' tiempo no es "el" tiempo.